Guía para reconocer a esos pequeños y astutos demonios llamados virus
Guía para reconocer a esos pequeños y astutos demonios llamados virus

Guía para reconocer a esos pequeños y astutos demonios llamados virus

/
2 minutos de lectura

Qué son, cómo y cuándo los descubrimos, cómo nos afectan y cómo los afectamos… y cómo logran apropiarse de funciones de nuestro cuerpo para prosperar

Pequeños demonios astutos. Así los definió el virólogo Jonathan Ball, uno de los expertos que consultamos, cuando quisimos investigar a los protagonistas de la actual alarma global: los virus

Empecemos con el resfriado… el común… ¿qué es precisamente?

Pues resulta que en realidad no es una sola cosa, como explicó el virólogo Jonathan Ball. «Probablemente hay más 200 virus distintos que causan los síntomas del resfriado común y esos incluyen el virus de la influenza (gripe), lo que quiere decir que a veces puedes tener gripe pero experimentar síntomas tan leves que los confundes con un resfriado.

«Pero realmente, alrededor del 50% de las infecciones en cada invierno típico son causadas por el virus del resfriado común, que se llama rinovirus (el virus de la nariz)».

El coronavirus también puede causar un resfriado común. «Hay cuatro coronavirus humanos que circulan por el mundo y provocan en los infectados los mismos síntomas que el resfriado común. También pueden causar enfermedades más graves, pero eso es inusual. Lo que sucede es que hay varias cepas de esos virus y por eso cada año tenemos 3 o más tipos de gripes», explica el experto.

La clave en este caso es que el nuevo coronavirus, covid-19, no es un virus humano, sino que saltó de animales a humanos y eso significa que aún no hemos desarrollado inmunidad a él.

¿Cómo se descubrieron los virus?

Los virus salieron a la luz sorprendentemente tarde en la historia de la medicina.

Antes de eso, había muchas teorías sobre la causa principal de las enfermedades infecciosas.

Una de las más populares se centraba en una neblina nociva llamada «miasma», como explica la historiadora médica Claire Jones.

«La teoría de miasma afirmaba que las enfermedades venían de aire tóxico, que tenía partículas de materia en descomposición suspendidas las cuales creaban un vapor viciado y ese vapor causaba la dolencia.

«Esa teoría emergió en el Medioevo, por eso vemos imágenes de doctores que atendían a víctimas de la peste negra con máscaras usualmente hechas de cuero.

«Su apariencia era aterradora: las máscaras tenían un largo pico que estaba lleno de popurrí o sales aromáticas para que los malos olores no pudieran penetrar e infectar a los que las tenían puestas».

Y si le temías a los malos olores, por razones científicas, tenías mucho a qué temerle en el pasado: por más que te esforzaras, los sistemas de saneamiento no eran ideales, así que había mucho que apestaba.

Con las suciedad, viene la enfermedad. Y en ese momento era fácil vincularlas directamente con el olor.

De hecho, hay un mal que lleva en su nombre trazos de la teoría de miasma: el paludismo es también conocido como malaria que significa «mal aire».

La teoría del miasma persistió durante mucho tiempo, con algunos defensores muy famosos.

«Florence Nightingale se aferró a su convicción de que la enfermedad estaba en el aire hasta su muerte en 1910. Y no fue la única.

«Lo que pasaba era que al introducir medidas higiénicas -algo por lo que Nightingale abogó sin tregua-, las tasa de enfermedad efectivamente disminuía, así que la práctica validaba la teoría, a pesar de que no era la conclusión correcta», explica Kent.

La nueva teoría

Así, Nightingale, la legendaria dama de la lámpara, murió convencida de que al mantener limpios los hospitales estaba eliminando el mal aire, sin saber que lo que realmente estaba haciendo era matando los gérmenes.

Curiosamente, algunas «teorías de los gérmenes» comenzaron a surgir en la era medieval en el Medio Oriente, pero la idea tardó mucho en llegar a Occidente.

 

Continúe leyendo esta interesante noticia en  BBC MUNDO

1 Comment

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog