Venezuela: Rumbo a la recuperación del Esequibo
Venezuela: Rumbo a la recuperación del Esequibo

Venezuela: Rumbo a la recuperación del Esequibo, II Fase (23ra. entrega)

//
4 minutos de lectura

(Continuación)

Además de los intereses existentes por parte de Venezuela sobre el espacio geográfico continental del Esequibo, es imprescindible incluir el mar como parte de dichos intereses nacionales, en el que el Océano Atlántico juega un papel muy importante; al respecto Hennig y Körhoiz (1.977) han expresado en cuanto al mar que es el factor geopolítico más importante de las naciones, dado
que “… poseer buenas costas marítimas ha llegado a ser la médula cardinal en los acontecimientos políticos” (p.83).

La libre y natural salida de la República Bolivariana de Venezuela al océano Atlántico, plantea como exigencia interpretar realidades inmersas en cuanto el potencial y la dimensión acuática en su cuenca, considerando que la posición geográfica de las Naciones ribereñas allí existentes con sus aspectos estáticos y dinámicos, origina una realidad social que integra la idea de lugar (percepción espacial) y comunidad de vida (interacción del hombre con la sociedad).

Leer También: Venezuela: Rumbo a la recuperación del Esequibo (19na. Entrega)

Esta salida natural concibe jurídicamente mar territorial, zona contigua, zona económica exclusiva y plataforma continental que convergen a un espacio acuático particular, hecho que le precisa a todas las Naciones allí existentes, percibir el océano Atlántico con conciencia individual y responsabilidad colectiva, que le da cabida al desarrollo integral sustentable en un ámbito natural y social con variables que de cara al inicio de este tercer milenio, plantean el estudio científico y la preservación como desafíos. (ver Mapa siguiente)

El artículo 3 de la Ley Orgánica de los Espacios Acuáticos de la República contempla que son considerados como intereses acuáticos, aquellos relativos a la utilización y el aprovechamiento sustentable de los espacios acuáticos de la Nación que derivan de los intereses nacionales. El océano Atlántico constituye para Venezuela uno de los elementos fundamentales del poder estructural
agregado en cuanto a la aplicación de su política exterior y posición geográfica; esta variable permite plantear que debe asumirse esta ventaja en términos relacionales con el entorno, como un entramado socio-cultural de intereses y valores regulados por políticas acordadas que respondan a los siete ámbitos del interés nacional.

Leer También: Venezuela: Rumbo a la recuperación del Esequibo (20ma. Entrega)

Como aproximación interdisciplinaria entre la política, geografía, oceanopolítica, sociología, economía, tecnología, ecología y cultura, que incorporan al mar en la estructura del escenario geopolítico venezolano, el océano Atlántico ofrece una respuesta válida a los Estados privilegiados con estos espacios acuáticos y, que forman parte del desafío para el desarrollo marítimo
integral. El espacio geográfico integral venezolano como interés vital de la Nación en el área sur-oriental, lo conforman el binomio Eje Orinoco – Apure y el Océano Atlántico, cuyo desarrollo requiere en esencia el re-ordenamiento territorial para el asentamiento humano en los Estados del sur y las zonas fronterizas correspondientes (Estados Bolívar y Delta Amacuro).

En este contexto, la insuficiencia poblacional no permite un desarrollo sustentado en la explotación racional y controlada de los recursos; se ha logrado apenas subsistir a los problemas existentes, dado que el 86% de los venezolanos ha concentrado como lugar de vida el área geográfica centro costera y andina.

Leer También: Venezuela: Rumbo a la recuperación del Esequibo (21ra. Entrega)

Promover la integración y el desarrollo integral de un espacio geográfico donde la dimensión geopolítica es trascendental para el Estado venezolano, constituye el punto de inicio y complemento para el logro de una verdadera cohesión nacional con proyección internacional, sostenido como objetivo de las instituciones y no como proyecto a ser ejecutado por sectores individualistas, dada la
complejidad que reviste.

El desarrollo del binomio Eje Orinoco Apure-océano Atlántico, eleva la posibilidad de abrir las puertas para explotar consciente, controlada y con tendencia a su crecimiento el vasto espacio amazónico, bajo estricto cumplimiento del contexto que implica un desarrollo sustentable. Los venezolanos hemos podido observar cómo los intereses de algunas potencias extranjeras en los últimos años, han buscando compartir y consolidar posiciones en espacios geográficos con los inmensos potenciales y el acceso al resto de las Naciones ubicadas al sur de la América Meridional, lo que nos debe alertar sobre la visión estratégica que el Estado venezolano debe procurar en el proceso de planificación y toma de decisiones en el área de seguridad, defensa y desarrollo
integral sobre esa región, en particular la que compete al espacio geográfico en reclamación.

Leer También: Venezuela: Rumbo a la recuperación del Esequibo (22da. Entrega)

El binomio Orinoco Apure – océano Atlántico es el centro de desarrollo geopolítico con independencia energética, hídrica, gasífera, petrolera, mineral, agrícola, forestal y turística de Venezuela, donde deben concentrarse gran parte de las acciones del Estado con el propósito de contrarrestar el abandono generalizado, protegerse de la invasión foránea e intentos de vulnerar su integridad territorial. La ejecución de políticas para la defensa integral de la Nación venezolana, se traduce en incremento y solidificación del ejercicio de la soberanía en áreas con dificultades geográficas por la cantidad de caños existentes a la salida del río Orinoco al océano Atlántico, que hacen de ella un área apropiada para el ejercicio de actividades ilícitas tanto a nivel nacional como internacional.

Mapa Mar Territorial, Zona Contigua, Zona Económica Exclusiva, Plataforma Continental y Libre Salida de Venezuela al Océano Atlántico

Fuente: Ministerio del Poder Popular Para las Relaciones Exteriores
Unidad Especial: Guyana, 1988

LEYENDA:

Delimitación superior correspondiente a la línea establecida entre Venezuela y Trinidad & Tobago, extendida en alcance proyeccional sobre las 350 millas náuticas.

Línea inferior aún no delimitada que se establece en el azimut respectivo, en atención al tratado realizado también con Brasil y Guayana Francesa, originando la libre salida al océano Atlántico de las Naciones ubicadas al norte de la América Meridional.

José Chachati Ata

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog