Categorías
Otras Vivencias

Floria Márquez en las Vivencias de Milagros S. Castro

Hoy está Floria Márquez en las Vivencias de Milagros S. Castro con una historia muy especial. Son recuerdos muy agradables.

Compartir en:

Hoy comienzo mis Vivencias con una historia muy especial para mí. Se traduce en recuerdos agradables, que hoy forman parte de mi vida y de mi familia.

¿Por qué?

Pues, porque Dios me dio la dicha de contar con una amiga muy querida, que se ha convertido en otra mamá.

Me refiero, nada más y nada menos, que a Floria Márquez. Una destacada cantante, conocida como la Show Woman de Venezuela, por su exitosa trayectoria musical dentro y fuera de nuestras fronteras.

El primer encuentro

Les cuento… Estas Vivencias comenzaron a finales de los años ochenta. Yo estaba trabajando en el diario El Informador de Barquisimeto.

Además de cubrir la fuente de espectáculos, me tocaba redactar la columna denominada Terminal Aéreo. Consistía en visitar todas las mañanas el Aeropuerto Internacional Jacinto Lara de Barquisimeto y entrevistar a los personajes conocidos que llegaban o partían de esta ciudad a Maiquetía, generalmente, con rumbo a Caracas.

El caso es que un día, cuando llegó el avión de Avensa procedente de la capital, muchos pasajeros ingresaron al terminal.

Yo estaba en la entrada, con mi inseparable amigo, compañero y fotógrafo Julio Colménarez, observando detalladamente a cada una de esas personas. Debíamos detectar quién era noticia.

En un momento, a los dos nos llamó la atención una dama distinguida, alta, morena y elegante, acompañada por un caballero de barba, muy serio y sobrio.

Al verlos, Julio me preguntó si los conocía. Le contesté que no. “Nunca los he visto”.

¿Y si son conocidos? Me comentó. Pues, no creo. Pasaron muy rápido, deben estar apurados… Esa fue mi respuesta, pero me quedó la duda de preguntar por la singular pareja. Pero, al rato, esa interrogante pasó al olvido.

El segundo encuentro

Al salir del aeropuerto, cumplimos con nuestras otras pautas periodísticas. Por cierto, ese día, terminamos tarde. Por eso, almorzamos algo rápido y, de una, regresamos al diario para cumplir con la faena diaria.

Por cierto, en ese entonces, nuestro trabajo en el periódico era muy estresante en horas de la tarde. Teníamos que redactar todo lo realizado e investigado en la mañana. La mayoría de las veces, eran numerosas las informaciones, entrevistas y columnas. Y, esa tarde, yo estaba en esa nota de redacción.

Cuando más estresada estaba, me llaman de recepción para decirme que la señora Floria Márquez quería hablar conmigo… Nooooo ¿Quién es Floria Márquez? Aún no termino y tengo mucho por escribir. Pregunta qué quiere hablar conmigo.

No habían pasado cinco minutos, cuando me llamaron de nuevo de recepción para decirme que era una cantante de boleros, que venía de Caracas. Y que se encontraba de gira promocional de su primer CD.

Diosss, estoy full, pensé. Pero ese era mi deber, atender a los artistas regionales, nacionales e internacionales que visitaban nuestro periódico.

Una corta espera

Le dije a la joven de la recepción que me diera diez minutos y que luego la atendería con mucho gusto. Esto me generó estrés adicional, pero no tenía de otra.

Y en esos diez minutos logré culminar las informaciones que tenía pendientes para entregarlas y tener el tiempo de sobra para atender a esa señora.

Luego de quince minutos, decidí bajar a la recepción. Pensé que allí podríamos hablar mejor, ya que en la redacción, los colegas estaban estresados y apurados. Todos querían terminar e irse a casa de una vez.

Cuando vi a la señora Floria Márquez, me di cuenta que era la misma dama distinguida, alta, morena y elegante, que estaba en el aeropuerto en la mañana, acompañada por el caballero de barba, muy serio y sobrio.

Ella me recibió con una enorme sonrisa y con una simpatía que me sorprendió gratamente. Esa cordialidad fue el inicio de una grata conversación, en la que me enteré quién era, cómo había comenzado en el mundo de la canción y la identidad de ese caballero de barba, muy serio y sobrio.

El comienzo de Vivencias y de una hermosa amistad

Afortunadamente había terminado de escribir todas mis informaciones, porque la amena charla se extendió por más de una hora.

Para muchos, su historia es conocida. Pero en ese momento me enteré que se trataba de una ama de casa, de profesión cosmetóloga, que al enviudar de su segundo esposo, sus amigas la invitaron a cenar en el Restaurante El Parque para celebrar su cumpleaños.

Pero además de conmemorar ese aniversario, fue el comienzo de su carrera musical. Las amigas la motivaron a cantar unos boleros en ese restaurante. Y le fue tan bien, que esa misma noche recibió la propuesta de cantar en ese lugar todas las noches.

Fue una oferta interesante que apenas analizó. Pero que después aceptó convencida de darle un vuelco a su vida. Y lo logró.

Y así comenzó el “gusanillo de la canción”, a despertar pasiones. Incluso, a ver en los boleros una forma de expresión y de proyección. Al poco tiempo, decidió que ese sería su mundo. Pero, no podía hacerlo sola. Tenía que buscar un productor, o sea el mejor productor.

Entonces, en ese momento de la narración de su vida, entendí que el caballero de barba, muy serio y sobrio, era su productor exclusivo…

Pedrito, Floria y yo.

Nada más y nada menos que el maestro Pedrito López, ultra conocido en el mundo de la música nacional e internacional. Director de orquesta, arreglista, compositor, extraordinario profesional y me quedo… Son innumerables las iniciativas y los proyectos musicales que ha cristalizado.

Ah, y lo más importante, también era el novio de la madrina. Un amor que es eterno.

En fin, pasé una tarde fascinante hablando con estos dos personajes, a los que despedí con mucho cariño. Sin saber que, en los próximos años, se convertirían en parte de mi familia.

Una ascendente popularidad

A partir de ese primer encuentro, ver a Floria y a Pedrito en Barquisimeto era de lo más normal. La conocida Show Woman de Venezuela se proyectó de tal forma en Venezuela, que sus conciertos tenían mucha demanda en clubes, eventos especiales y fiestas privadas.

La capital musical de Venezuela figuraba en los primeros lugares en ese ranking de presentaciones. Barquisimeto siempre le ha abierto las puertas con mucho cariño y admiración. No solo en sus conciertos, sino también en sus simpáticas obras musicales. Por cierto, extraordinarias y con masiva asistencia del público.

En uno de sus conciertos, Floria le canta al Maestro Pedro López.

Incluso, siempre estaba pautada su actuación en la Feria Internacional de Barquisimeto y en la Feria Mundial del Caballo. Importantes eventos barquisimetanos que muchos esperaban y todos disfrutaban, por la variedad de su programación.

Otro de los lugares que siempre incluía a Floria en su cartelera musical trimestral, era el recordado y muy famoso restaurante Costa del Sol…. Un imponente y hermoso local, que estaba ubicado en la Carrera 19 con Calle 30.

Su propietario, el amigo José Antonio Miguez, era fanático de la música, especialmente de los boleros. Por ello, presentaba talento vivo todas las noches, con los mejores intérpretes regionales. Y, de manera especial, los viernes y sábados, cuando invitaba a artistas nacionales.

Y yo siempre presente en cada recital, no me perdí ninguno. Uno mejor que el otro, gracias a la creatividad de esta formidable pareja.

Incluso, cuando tenían una presentación en Caracas, yo viajaba para estar allí y ver a Floria y a Pedrito, para darles mi apoyo. Y, por supuesto, disfrutar del show.

Mi madre de corazón

Con el tiempo, la admiración, la amistad y el cariño entre Floria, Pedrito y yo se convirtieron en lazos familiares. Entre bromas y tantos encuentros, pasé a ser una hija adoptiva.

Y mi amiga se convirtió en mi madreeeeee, como siempre le digo. Mientras que ella me contesta hijaaaaaaaaa. Uno de los aspectos jocosos que disfrutamos con mi padreeee… Claro, me refiero a Pedrito.   

Y, a partir de entonces, siempre he tratado de acompañarlos en conciertos, teatros musicales, gira de medios, bautizos de sus producciones musicales y encuentros familiares.

Floria Márquez en Vivencias

Y feliz de compartir con personas que admiro, quienes con el tiempo logran sus objetivos.

Para mí, Floria y Pedro son un excelente ejemplo de profesionales perseverantes, dedicados y dispuestos a crear lo inimaginable, para deleitar a su público, con su talento y carisma. Siempre estaré orgullosa de ellos.

Vivencias
Floria Márquez en agosto de 1992, antes de su exitoso show en el recordado restaurante Costa del Sol.

Definitivamente, Costa del Sol fue un lugar especial para la época, donde Floria se presentó varias veces con un full total.

Definitivamente, una de mis Vivencias más apreciadas.

@floriamarquezoficial @pedrolopezmusica #soyperiodista #floriamarquez #showwomandevenezuela #costadelsolbarquisimeto #gratosmomentos #inolvidablesmomentoe #soyloprohibido #pedritolopez  #yoteentreviste #cantantesvenezolanos

Compartir en:

8 respuestas a «Floria Márquez en las Vivencias de Milagros S. Castro»

Costa del Sol, Floria, El Informafor, Julio Colmenarez… Recuerdos. Que lindo leer a mí colega, profesora y amiga. Placer total terminar el día con esto. Gracias.

Saludos milagros, que bueno saber de ti. Donde vives ahora, pues nunca más supe de ti, hasta ahorita que mi amigo Alberto me envío esta nota tuya de la cantante Floria.

Querida Milagros: No sabes cuanta alegría me da el sabe que escribiste esta nota sobre la génesis de nuestra ahora larga amistad, que más que amistad realmente se convirtió en un amor filial. Bien sabes que Pedro y yo te queremos como si tuviéramos la misma sangre, y que sí me considero tu segunda mamá, lo que me llena de mucha honra. Siempre nos hemos alegrado de tus logros profesionales y personales, y no podemos pensar en Barquisimeto sin pensar en ti y en todos los momentos que hemos vivido juntos. Te queremos. Eres parte de nuestra vida. Besos y apurruños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *