Camilo Sesto en las Vivencias de Milagros S. Castro

10 minutos de lectura

Camilo Sesto fue uno de los intérpretes españoles que siempre llamó mi atención. Su voz, su estilo y sus canciones me convirtieron en su fan desde sus inicios, específicamente cuando  comenzó su proyección con el tema Algo de Mí, en 1972.

A partir de ese momento, sus éxitos invadieron al mundo y cada tema era mejor que otro. Cada producción musical superaba a la anterior. Y, por supuesto, su intensidad interpretativa era su principal atractivo. Además de su físico, su porte, su elegancia y sus enigmáticos ojos azules.

Camilo Sesto destacaba por su singular estilo.

Y yo siempre estaba siguiendo sus pasos y sus composiciones. No era fanática, pero sí estaba pendiente de su carrera, cantando sus éxitos. Algunos formaban parte de mi playlist, que albergaba como un tesoro en un cassette TDK.

Al igual que temas de otros cantantes españoles que también me encantan como Raphael, Julio Iglesias y José Luis Perales.

Camilo Sesto… Solo por televisión

Confieso que nunca sentí deseos de conocerlo personalmente. Me gustaban muchos de sus temas, los cantaba en diversas ocasiones, pero hasta allí.

Eso sí, cuando anunciaban su presentación en televisión, por ejemplo en Sábado Sensacional con Amador Bendayán o, posteriormente, con Gilberto Correa, no me lo perdía.

Gilberto Correa con Camilo Sesto en Sábado Sensacional.

Me atraía su sobriedad, su elegancia, su personalidad. Cada actuación era mágica, fascinante.  

Luego, esa atracción disminuyó un poco por mis ocupaciones. Solo me limitaba a escuchar su música, sin seguir sus pasos artísticos en cada país o en cada estudio de grabación.

Doce años después

Aunque confesé que no estaba en mis planes buscar la manera de conocer personalmente a Camilo Sesto, la vida me llevó a encontrarlo de frente.

Sí, de frente. En un momento y en un lugar donde él había solicitado que nadie lo molestara antes de su show.

Eso sucedió el viernes 11 de mayo de 1984.

Una pasante con suerte

La historia comienza cuando estudiaba Comunicación Social en el Universidad Central de Venezuela. Específicamente durante mi periodo de pasantía en la revista Variedades, del Bloque De Armas en Caracas.

A comienzos del mes de mayo de 1984, me pautaron cubrir todas las actividades relacionadas con el certamen Miss Venezuela de ese año, que se desarrollaban en las instalaciones del Hotel Macuto Sheraton, en el litoral central.

Durante dos semanas compartí con los organizadores del evento y con las candidatas, siguiendo paso a paso, cada una de las incidencias que estaban previstas. El objetivo era reseñar cada evento en una publicación especial que se publicaría después de la elección de la mujer más bella del país.

Asimismo,  tuve la oportunidad de entrevistar a todas las misses y a todo el equipo de trabajo que hizo posible la presentación de ese fastuoso espectáculo, que antes atraía la atención de la mayoría de los venezolanos.

Lo mejor de todo es que me divertí muchísimo. Y tuve la suerte de conocer a personas interesantes que ahora son mis amigos.

Un Miss Venezuela muy especial

El momento menos esperado por mí lo viví, precisamente, esa noche del 11 de mayo de 1984. Yo asistí a la elección de Miss Venezuela con unos amigos, con los que disfruté el evento de principio a fin.

El show contó con la animación de Carmen Victoria Pérez, Gilberto Correa y, como invitado especial, el mexicano Raúl Velasco.

Recuerdo que entre los miembros del jurado calificador destacaban: la diseñadora Carolina Herrera, la Miss Universo Irene Sáez y el director de orquestas Eduardo Marturet, entre otros.

Y como siempre, las atracciones del show fueron geniales. Todas formaban parte de la sensacional iniciativa del recordado  productor Joaquín Riviera.

Por cierto, una de las que más llamó la atención fue El Circo, en la cual la Miss Mundo Pilín León aparecía encima de un inmenso elefante.

El Circo, el atractivo musical del Miss Venezuela 1984 con Pilín León montada en un elefante.

Particularmente, me encantó ver a Joaquín Riviera, disfrazado de payaso, bailando en el escenario, mientras dirigía a todos. Y el público no se dio cuenta que se trataba del famoso productor.

¡Hola Camilo Sesto!

En esa ocasión, el artista internacional invitado especialmente para culminar la gala de la belleza era Camilo Sesto.

Para mí representaba la primera vez que lo vería personalmente en escena. Y eso me emocionaba un poco.

Recuerdo que antes de su presentación, decidí ir a la parte de atrás del escenario para darle unas indicaciones a mi compañero reportero gráfico que estaba captando las fotografías tras las cámaras.

Como estaba ocupado en ese momento, me dijo que lo esperara en el estar que había establecido la producción para los artistas. Yo me senté con paciencia y de repente cuando me levanté para tomar un vaso de agua, me encontré de frente nada más y nada menos que a Camilo Sesto.

Me dio taquicardia. Y así sería la cara que puse cuando lo vi, que él me sonrió y dijo… Hola.

En mi rostro se dibujó una enorme sonrisa y me acerqué para saludarlo. Me presenté y le dije que era periodista de una revista. A la vez le pregunté si le podría hacer un par de preguntas.

Para mi sorpresa, me respondió que sí y hablamos unos diez minutos. Luego de conversar sobre su reciente éxito “Amor de Mujer”, le comenté que desde 1972 era su fan. Y que en mis cassettes preferidos estaban muchas de sus canciones.

Agradecido por mis palabras, me dijo que Venezuela era muy especial para él. Un país generoso, que siempre ha respaldado su carrerea artística y al que adoraba visitar.

Justamente en ese momento, llegó mi compañero de equipo y le pedí que me tomara una foto para el recuerdo.

Al rato, se cambió el traje blanco por el smoking negro y cantó varias canciones. Las más aplaudidas fueron Perdóname, Cómplice, y Amor de Mujer.

La presentación de Camilo Sesto en el certamen Miss Venezuela 1984.

Mi corta Vivencia con Camilo Sesto

Aunque mi encuentro con el cantautor español tuvo los minutos contados, lo disfruté mucho. Más cuando una de las personas de la Organización Miss Venezuela me comentó la suerte que tuve de hablar con él. Bajo ningún concepto estaba previsto que nadie se le acercara, pues le gustaba la soledad total antes de una presentación.

Pues, entonces fui muy afortunada, como siempre he sido durante toda mi vida, gracias a Dios.

Al final del espectáculo, resultó electa como Miss Venezuela la zuliana Carmen María Montiel y como primera finalista Astrid Carolina Herrera, quien luego ganaría la banda de  Miss Mundo en Londres.

Al final, me quedó ese hermoso recuerdo. Un personaje famoso como Camilo Sesto que tuve la oportunidad de conocer y entrevistar y, de verdad, a mí me encantó. Sin duda, este recordado español forma parte de mis valiosas Vivencias.

Hasta la próxima.

Saludos y bendiciones.

Milagros S. Castro

@milicas33

4 Comments

  1. Te felicito por ese acontecimiento, es como » un sueño hecho realidad», solo para ti.
    Tambien soy amante de las composiciones e interpretaciones de este emblematico cantautor español. Tanto así, que llevo mucho tiempo recopilando sus canciones tambien en playlist.

  2. Qué bonita historia! Sin duda «todos los planetas se alinearon» para ese encuentro que tantas fans de Camilo hubieramos deseado tener.
    Nos podrías compartir la entrevista que le hiciste? Me encantaría leerlo. Muchas gracias.

    • Hola María. Gracias por tus comentarios. Realmente fue un momento inolvidable y único. Lamentablemente no tengo esa entrevista. La he buscado en mis archivos y nada que la encuentro. De verdad que sigo buscando. Saludos y bendiciones.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog