Franklin Virgüez en las Vivencias de Milagros S. Castro

9 minutos de lectura

Conozco muchas personas, de distintas profesiones, que sin vivir en la ciudad que las vio nacer, siempre hablan del orgullo que sienten por su región. Franklin Virgüez es uno de ellos. En cada ocasión especial, este barquisimetano se expresa tan bonito de su tierra, que emociona a quienes han elegido vivir en la capital larense, sin haber crecido aquí. Así como yo.

Soy caraqueña y estoy orgullosa de haber nacido en esa hermosa ciudad. Para mí, siempre será lo máximo y la disfruto, cada vez que la visito. Pero por circunstancias de la vida, Barquisimeto me recibió con cariño desde 1986. A esta región también la quiero con mucha satisfacción, porque ha sido una tierra noble, única y maravillosa. También es lo máximo y aquí seguiré.

Por eso, a Franklin le tengo un cariño y una admiración especial, porque cuando lo vi por primera vez, su tema de conversación fue lo nota que es vivir en la capital de Lara.

Sus comienzos en la actuación.

La UCV fue el escenario

Lo curioso es que yo no formaba parte del grupo que participaba en esa conversación. Yo estaba en la mesa de al lado con unos amigos y compañeros de clases. El escenario era el cafetín de la Escuela de Comunicación Social, de la Universidad Central de Venezuela.

No recuerdo la fecha exacta, pero estoy segura que fue a comienzos de la década de los ochenta. Yo comenzaba a estudiar Comunicación Social y Franklin ya estaba mucho más avanzado.

Estaba echando cuentos sobre algunas de sus vivencias en Barquisimeto. Unas, muy divertidas. Otras, tristes. Yo estaba como un “ventilador”. Veía a Franklin y sus amigos y luego volteaba para ver a mis amigos.

Más o menos, durante media hora, yo estuve en ese plan. Escuchando sus historias. Pero todo acabó cuando el reloj indicaba el comienzo de un nuevo ciclo de dos horas académicas de clases. Teníamos que regresar a los salones.

Solo miradas, nunca conversaciones

A partir de entonces, veía a Franklin en cualquier lugar de la escuela. Incluso, le presté mayor atención a sus actuaciones en las distintas telenovelas de Venevisión y Radio Caracas Televisión.

Y vi las películas del ciclo Cine Venezolano que se hicieron famosas entonces. Me refiero a Domingo de Resurrección, Cangrejo y Homicidio Culposo.

Sin embargo, nunca me atreví a hablarle, ni siquiera a saludarlo. Y mucho menos a entrevistarlo. Aunque un par de años después, se me presentó la oportunidad.

Franklin Virgüez en La Casa de Agua

Durante mi pasantía en el Bloque De Armas, específicamente en la revista Variedades, que dirigía acertadamente mi querida amiga periodista Silvia Bernardini, me tocó cubrir el estreno de la película venezolana La Casa de Agua, dirigida por Jacobo Penzo.

Una historia nacionalista, que contó con las actuaciones de artistas de la talla de Doris Wells, Hilda Vera, Elba Escobar, Alicia Plaza y Franklin Virgüez, entre otros.

Franklin Virgüez en una de las escenas de la película La Casa de Agua.

Confieso que no recuerdo el por qué no entrevisté a este admirado barquisimetano en ese importante evento cinematográfico. Pero la intención siempre estuvo presente.

Especialmente, cuando la vida se encargó de cambiar mis planes profesionales. Mis deseos de trabajar profesionalmente en Caracas se esfumaron. Ese punto de comienzo periodístico tuvo como partida Barquisimeto. Yo no quería. Pero así estaba escrito mi futuro.

Y en mis momentos de nostalgia, cuando quería estar en Caracas, recordaba algunos de los comentarios de Franklin en aquella mesa del cafetín de la escuela.

Una visita que me sorprendió

Los años pasaron. Y yo comencé a trabajar en el diario El Informador de Barquisimeto. Una experiencia indescriptible y fascinante. Pasé por todas las fuentes periodísticas, menos deportes, tribunales y sucesos.

Un día, como todos los días, estaba en el Aeropuerto Internacional Jacinto Lara de esta ciudad, para entrevistar a las personas conocidas que viajaban desde y hasta Maiquetía. Así podía redactar la columna Terminal Aéreo.

Entre esos pasajeros que llegaron a la ciudad, no recuerdo la fecha, pero sé que fue en el año 1992, destacaba mi admirado Franklin Virgüez.

Con su simpatía de siempre, entró al área de desembarque saludando a todos. Luego me enteré que llegó a Barquisimeto para realizar unas promociones y encontrarse con algunos familiares y amigos.

La popularidad de Franklin Virgüez como Eudomar Santos

En ese momento, la popularidad de Franklin crecía como la espuma, ya que su personaje de Eudomar Santos, en la telenovela Por Estas Calles, era uno de los más queridos. Al igual que Eloína Rangel, interpretada por la actriz Gledys Ibarra. Una singular historia que transmitía todas las noches Radio Caracas Televisión y que duró dos años al aire, con total sintonía.

Franklin Virgüez y Gledys Ibarra, años después de Eudomar y Eloína.

Entonces… Ahora sí tocaba. Luego de tantos años, me presenté ante el cotizado actor y al comentarle que lo quería entrevistar, aceptó con mucho gusto y con una amplia sonrisa.

Hablamos principalmente de la novela, de la problemática social que se presentaba en nuestro país en ese momento. Y que, por cierto, no ha dejado de estar latente.

Destacó que le encantaba su personaje y que cada día sentía nuevas satisfacciones. Al igual que el elenco de primera que participaba en esa importante producción dramática.

Pasamos mucho tiempo hablando de la televisión, el cine y el teatro. Proyectos, planes y deseos que tenía previsto para esos tiempos.

Y llegó el momento de despedirnos. Pero no sin antes pedirle la tradicional fotografía para recordar ese agradable encuentro.

Mi encuentro con Franklin en el Aeropuerto Internacional Jacinto Lara de Barquisimeto.

Además de contarle, con cierta timidez, mi historia cuando estudiaba en la universidad. Risas y remembranzas llegaron a la amena conversación.

Definitivamente, es una singular historia. La vida de este actor es admirable, por su ímpetu y deseos de superación constante. Y por todos los trabajos realizados en televisión, cine y teatro. Arriba FV. Un buen recuerdo de este encuentro en nuestra tierra querida… Barquisimeto.

A pesar del tiempo transcurrido, aún guardo esta foto.

Finalmente, solo puedo decir que me complace mucho compartir estas Vivencias con mi admirado Franklin Virgüez.

Hasta la próxima.

Saludos y bendiciones.

Milagros S. Castro

@milicas33

Más Vivencias

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog