Venezuela: Rumbo a la recuperación del Esequibo
Venezuela: Rumbo a la recuperación del Esequibo

Venezuela: Rumbo a la recuperación del Esequibo, II Fase – 68va. entrega

//
21 minutos de lectura

(Continuación)

Continuando con la evaluación y estructuración de las variables fundamentales que deberían constituir la ecuación matriz de Venezuela para atender sistémicamente el caso de la recuperación del espacio geográfico integral del Esequibo, habíamos abordado la semana pasada el contexto poblacional que habita hoy en día en el propio territorio en reclamación, y considero sobre este particular que debemos afrontar de una vez por todas los pro y los contra que implica interactuar con todos ellos, dado que la viabilidad de consolidar un Estado Esequibo venezolano no estriba únicamente en la consolidación del poder estructural o táctico, sino más bien en la capacidad que tenga el Estado venezolano de ejercer acciones contundentes que culminen como producto final en que los esequibanos sientan que son venezolanos de forma y de fondo, y que las tierras en las que han habitado y aun ocupan, le pertenecen a la República Bolivariana de Venezuela, y para ello se requieren plantear soluciones reales que generen cambios sustanciales, en aprovechamiento al vacío que aun Guyana no ha logrado consolidar en esa región, pese a los errores y bandono que se han generado por parte de nuestro país para con nuestros connacionales.

Las diferencias de valores y costumbres han llevado a los hindúes y la raza negra guyanesa a establecer severas divergencias en cuanto a entendimiento, acercamiento e integración. Los hindúes han considerado que su religión (musulmana) está distante y por encima del negro-guyanés. Con estas diferencias marcadas, se presenta a continuación la comparación de las tendencias y comportamientos de ambas razas en el tiempo:

Raza negra guyanesa

  • Representan el 37% de la población guyanesa.
  • Interés marcado en el manejo de la política.
  • La mayoría ocupa cargos para el manejo de la administración pública.
  • Existe un relativo rechazo por las matanzas de la comunidad portuguesa en el siglo XIX de parte del populacho de esa raza.
  • Han permitido que los anglosajones exploten los recursos minerales en el Esequibo.
  • Los hindúes dejaron de lado la alerta espiritual por lo guyanés nacional. Esto ayudó al ascenso del poder a la raza negra.
  • Miles de negros cambiaron en el tiempo su religión a la musulmana.
  • Desconfianza manifiesta hacia el hindú.
  • Consideran que ellos hicieron a la Guyana actual, y es una usurpación de los hindúes manifestar lo contrario.

Hindúes

  • Representan el 54% de la población guyanesa.
  • Han ido tomando lugar en el manejo de la política como miembros de la comunidad guyanesa.
  • Son una minoría en la administración pública: (10%); en agricultura 75% y en pesca 50%.
  • Prefieren en general cultivar los dialectos originales de su propia lengua de la India: el hindi.
  • Se ha complicado la comprensión entre los mismos hindúes por su dialecto, sin cohesión mayor entre ellos.
  • Simpatía y adhesión a causa de la India, dejando de lado la alerta espiritual por lo guyanés nacional.
  • Su religión está muy distante de la mediocridad de la raza negra guyanesa.
  • Consideran que son de raza superior al negro, con una desconfianza manifiesta.
  • Se atribuyen como obra la Guyana actual.

La Constitución de Guyana establece en su artículo 1 del Capítulo 1,”…es un Estado soberano, unido, tradicional y democrático, en curso de transición del capitalismo al socialismo y será conocida como la República Cooperativa de Guyana”. (Constitución de la República Cooperativa de Guyana, p. 9), y respecto al territorio, no hace mención del espacio geográfico esequibense, sino más bien establece en el artículo 2 “ …que comprende las áreas que le pertenecen antes del inicio de esta Constitución junto con los demás espacios que sean declarados por el parlamento para formar parte del territorio del Estado” (ibidem, p.9).

La población que habita en el espacio geográfico integral esequibense actúa independientemente en la aplicación y desarrollo de actividades que comprenden los ámbitos del interés nacional, no por desconocimiento, sino por el abandono generalizado del Estado, la escasez de recursos e insuficiente conectividad, vacío que la República Bolivariana de Venezuela debe atender y brindar respuestas acordes a los derechos establecidos en la Constitución de 1999, a propósito de la salvaguarda de la integridad territorial comprendida en el contexto de la Defensa integral.

Guyana luego de su independencia de Gran Bretaña, ha exteriorizado formas de relaciones sociales que lucen agotadas por efecto de la saturación del pensamiento que cada una de las razas mayoritarias ha manifestado y actuado como señal de contradicciones inherentes a las políticas de Estado. Estas indicaciones conducen al análisis de la situación política, social y cultural de la Nación guyanesa en el contexto de su lógica racional adaptada a la dimensión que comprende para ellos “la salvaguarda de la integridad territorial”. Sobre este particular, se presentan fundamentos obtenidos en esta investigación, que permiten resaltar sensibles divergencias:

  1. El Libertador Presidente Simón Bolívar luchó desde la Declaración de la Independencia de Venezuela contra las fuerzas imperialistas españolas, sin dar tregua a sus objetivos, hasta lograr la emancipación y soberanía de este espacio geográfico integral, cuyo costo fue entre tantos, el derramamiento de sangre de hombres, mujeres y niños, que con su actuación enaltecieron en cada batalla el gentilicio venezolano.
  2. Estos hechos circunscriben el nacer, crecer y sentir de una integridad territorial dimensionada ampliamente que año tras año rememora el pensamiento, doctrina y hechos de todos aquellos patriotas que convencidos de la necesidad de liberarse del yugo español, originaron la historia que permitió obtener amplitud en el sentido de exclusividad e interacción societal que se fortalece en el tiempo, acrecentando como consecuencia de estas variables la territorialidad de los venezolanos.
  3. En cambio, la historia de Guyana es totalmente distinta, dado que allí se establecieron los españoles, luego los holandeses, quienes decidieron traer a 100.000 hombres de raza negra como esclavos en el lapso del dominio ejercido que fue desde 1625 hasta 1814. De allí, entre 1846 y 1870, unos cien mil hindúes fueron traídos por los ingleses como trabajadores contratados a propósito de la liberación de los esclavos negros.
  4. Tanto en Guyana como en el Esequibo no hubo ni se libraron batallas de ninguna naturaleza por los guyaneses para obtener la independencia. Estas fueron foráneas, entre España, Holanda y Gran Bretaña, cediendo el territorio mediante tratados. Ni la raza negra ni los hindúes, siendo éstos últimos mayoría de la población actual, participaron en batalla o conquista alguna en pro de la emancipación de la Nación que representan.
  5. A este factor se agrega la ausencia hasta de manera casi absoluta de la población guyanesa (aparte de los amerindios) en el Esequibo, que está habitada entre negros, hindúes y mestizos “…por apenas 60.000 habitantes, lo que representa para el total de esa población el 7,8%, en contraposición con los amerindios que suman unos 30.000, representando el 66% (Barandarián, 1983, p.177)
  6. Guyana se ha quejado ante la comunidad internacional sobre el supuesto imperialismo de Venezuela en arrebatarle un espacio geográfico integral que no le pertenece, intentando afectar su integridad territorial, pero en el fondo los hechos demuestran otra realidad, dado que la poca habitabilidad e interés sobre el Esequibo, no representan un elemento trascendental en la racionalidad y prioridad del guyanés. Sin embargo, a raíz de la explotación petrolera en la plataforma continental y del cambio realizado por Guyana de darle la espalda al Acuerdo de Ginebra de 1966 acudiendo a la Corte Internacional de Justicia, podrían haber sensibles cambios que Venezuela debe atender a la brevedad.
  7. La lógica comunitaria en el marco de la sensibilidad antagónica entre la raza negra e hindúes de Guyana, ha dado cabida a otros tejidos societales con experiencias colectivas sin fundamentos ni identidades compulsivas, originando en los albores del siglo XXI sentimientos compartidos capaces de concebir compromisos e implicancias ajenas a las políticas que fueron impuestas en contra de los principios y de la verdad inocultable: “el espacio geográfico integral del Esequibo es de los venezolanos”.
  8. Guyana a pocos años de su independencia de la Gran Bretaña, ha revelado límites de formas de sus políticas y relaciones sociales internas que lucen agotadas por efecto de la saturación del pensamiento que cada una de las razas mayoritarias ha manifestado y actuado como señal de contradicciones inherentes al Estado.
  9. En cambio, Venezuela a pesar de la condición geopolítica actual, ya ha iniciado la fragmentación de errores cometidos y esquemas con racionalidad flexible y abierta, plural, horizontal y compleja en los siete ámbitos del interés nacional definida hacia la defensa integral de la Nación, hecho que origina la apertura hacia nuevos modelos que funcionan como conmoción de acciones que tienden a dinamizar el pensamiento del hombre, su actitud, identificación con la percepción espacial y su sentido de exclusividad, fortaleciendo escalonadamente su integridad territorial.
  10. El ámbito de actuación de la sociedad guyanesa, dada la coyuntura histórica “de sometimiento y no de conquista” al penetrar e instalarse en un espacio geográfico en que los sentimientos y actitudes exteriorizadas son muy particulares, ha originado reacciones internas – externas por el desorden de valores que lo pone al descubierto como una comunidad con sentido de pertenencia un tanto extraño, cuya reacción como mecanismo de defensa en el tiempo ha sido proyectar que la sociedad venezolana ha desafiado y coaccionado la existencia de la población guyanesa, al tratar de violar su libertad, que reside en la cultura exteriorizada del espíritu, lo que supuestamente representa ante la comunidad internacional una amenaza a su seguridad.
  11. La actitud venezolana ha sido más bien amistosa, flexible, con amplio espíritu de cooperación e integración, lo que no se corresponde bajo ningún concepto sostenido con las declaraciones manipuladas por Guyana. Los intentos formales y de entendimiento en cuanto el acercamiento de esa Nación a Venezuela en los últimos años no ha sido ni someramente tangible, por la poca seriedad demostrada en el proceso de entendimiento, por haber intentado darle la espalda al Acuerdo de Ginebra de 1966 acudiendo a la Corte Internacional de Justicia, por haber explotado los recursos energéticos existentes en las aguas del Esequibo mediante el otorgamiento de concesiones a trasnacionales, por haber delimitado con Suriname los espacios acuáticos tomando en referencia la costa esequibense (espacio geográfico en reclamación), entre otros actos ilegítimos.
  12. Con la independencia de la India, los hindúes residentes en Guyana dejaron de lado la alerta espiritual por lo guyanés. En su falta de cohesión supranacional o por encima de los particularismos limitantes de cada comunidad, se observa el profundo racismo latente que mantiene separada a la población, resaltando que existe un complejo marcado de superioridad sobre la raza negra, su cultura y religión. Esta diferencia racial ha originado una marcada desconfianza mutua.
  13. El idioma oficial es el inglés-guyanés con un gran aporte afro-hindú. Los hindúes que son la mayoría, hablan los dialectos originales de su propia lengua, con distintos dialectos, lo que ha complicado la comprensión entre ellos, generando fragmentación en las comunidades. La raza negra habla el inglés criollo llamado toqui toqui. Esta diversidad de credos religiosos dificulta enormemente en Guyana las unidades económicas, políticas y sociales.
  14. Existen arraigos muy marcados hacia sus orígenes y son estos elementos propios del sentimiento del hombre que interactúa con una comunidad determinada, donde se visualizan divisiones marcadas entre los guyaneses, en el sentir compenetrado con el espacio geográfico de origen y no de residencia donde obtuvieron su independencia.
  15. Caso contrario ocurre con los venezolanos, en que el idioma oficial y la religión practicada por la mayoría de su población es uno solo, creando mejor entendimiento, cohesión y adhesión por su espacio geográfico con arraigado sentido de exclusividad nacional.

El análisis presentado en el presente artículo demuestra la exigua percepción espacial de la población donde prácticamente no habitan los guyaneses, por lo que la interacción del hombre con la sociedad en dicho espacio geográfico integral no es lo suficientemente cónsono con los planteamientos realizados ante la comunidad internacional. Alineado al planteamiento anterior, el sentido de exclusividad del hombre sobre un territorio no conquistado, habitado sin conocer destino alguno, con una racionalidad dividida internamente por pensamientos, sentimientos y exteriorización racial y llena de complejos y, con un espacio geográfico recibido mediante el legado de otra Nación (Gran Bretaña), adquiere valor y connotación distinta caso que hubiese sido librado del yugo extranjero.

La historia que accede a la conducta del hombre en el tiempo como fundamento del presente y de los futuros eventos, particularmente para los guyaneses, señala que además de su larga estadía en esa tierra, que constituye un irrespeto hacia ellos mismos por haber intentado usurparla a los venezolanos, señala que la territorialidad fundamentada en valores y actitudes, ha sido insuficientemente profundizada. Guyana a pocos años de su independencia de la Gran Bretaña, ha revelado límites de formas de sus políticas y relaciones sociales internas que lucen agotadas por efecto de la saturación del pensamiento que cada una de las razas mayoritarias ha manifestado y actuado como señal de contradicciones inherentes al Estado.

Como lo manifesté al principio, es necesario que nos sinceremos con los esequibenses, tratándolos como venezolanos y no como agregados o vecinos, mientras que seguimos navegando en las turbias aguas creadas por el Gobierno de Guyana, en el que la historia juzgará la torpeza con la que han venido actuando en el ámbito internacional y en el intento de haberle dado la espalda al Acuerdo de Ginebra de 1966. No debemos dejar que ante la opinión pública internacional se tenga una falsa percepción del supuesto abandono o desinterés de los venezolanos hacia el Esequibo por los errores del pasado…Aún con nuestras fallas y ante la situación interna de Guyana, estamos muy a tiempo de seguir perseverando hasta alcanzar el fin con nuestros connacionales esequibenses…Tenemos mucho que hacer además de foros, reuniones y escritos. Enarbolemos pues con optimismo nuestra bandera en el espacio geográfico que nos corresponde históricamente por derecho, y que ello lo haga nuestro gentilicio que habita en esa región.

Por: CA (r) Dr. José Chachati Ata

Curadas.com | Tu compañía en información

Somos Curadas.com Tu compañía en información

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Nota Anterior

Fiscalía suiza cierra investigación sobre el empresario colombiano Alex Saab

Nota Próxima

Agricultura en el mundo se revaloriza pese al efecto covid-19 en países pobres

Recientes de Blog