motivación después de los cuarenta

Motivación después de los cuarenta: consejos para aumentarla

7 minutos de lectura

A medida que avanzamos en edad se hace más difícil motivarnos. Aquí ofrecemos claves para mantener la motivación después de los cuarenta años.

La motivación explica porqué se emprende, se continúa o se finaliza cierto comportamiento en un momento determinado.

Etimológicamente, motivación, que es la causa de una acción, deriva de motivo (motivus) o movimiento.

La motivación puede venir del deseo, las creencias o las intenciones y es una fuerza motora que empuja a avanzar y a perseguir metas en los distintos ámbitos de la vida, pero es tan frágil como necesaria.

Según los psicólogos, la falta de motivación constituye una situación frecuente después de los 40 años y genera indiferencia, infelicidad e insatisfacción.

Claves para mantener la motivación después de los cuarenta años

¿Por qué perdemos motivación con la edad?

El aburrimiento, la rutina, la falta de un propósito, la búsqueda de la perfección, el estrés y las preocupaciones son algunas de las causas por las cuales perdemos motivación a medida que cumplimos más años.

Motivación después de los cuarenta años: Claves para aumentarla

1. Visualizar un propósito claro

Todo lo que se hace está destinado a cumplir un propósito y es más fácil mantener la motivación cuando el propósito es claro y su visualización trae cierta satisfacción.

Una estrategia útil es hacer una lista de propósitos y leerla con frecuencia para recordar la motivación. Es recomendable mantenerla siempre visible pegándola en la nevera o en un espejo, en cualquier lugar con el que nos topemos con frecuencia.

2. Definir objetivos intermedios

El coach motivacional Tony Robbins explica: «Tener la sensación de que hay un número imposible de cosas que hacer produce estrés.

Si en un proyecto se trata de hacer todo a la vez la sensación final será desconcertante». Por eso hay que establecer objetivos intermedios y un sistema de mini-recompensas para experimentar que se progresa en lo que se busca y mantener la motivación.

3. No satanizar los pasos en falso

Un propósito puede lograrse de diversas formas y el que una estrategia no ofrezca resultados lo que quiere decir es que hay que intentarlo de otra manera, no que no se vaya a lograr el objetivo.

4. Estar con gente positiva

Tener a la gente positiva alrededor es determinante para el éxito pues emite una energía motivadora que ayuda a mantenerse en la búsqueda del objetivo.

5. Pensar más allá de uno mismo

Muchas veces, el propósito de la búsqueda tiene resultados positivos para alguien más que para uno mismo. Concentrarse en el bien que puede aportarse al prójimo es una fuente de motivación.

6. Considerar los éxitos ya alcanzados

Cualquier tipo de éxito que se haya conseguido previamente puede ayudar a no subestimar el poder y la perseverancia de uno mismo para lograr los objetivos perseguidos.

8. Llevar un diario

Para muchos esto exterioriza y plasma sentimientos que a veces no se pueden procesar mentalmente, por eso, mantener un diario también será de utilidad para llevar registro de las sensaciones experimentadas.

9. Hacerse preguntas

Las preguntas suscitan ideas, despiertan la motivación de encontrar respuestas, estimulan el interés y crean deseo.  Es decir, generan el entusiasmo necesario para seguir adelante.

La motivación después de los cuarenta

La motivación es uno de los aspectos más importantes que se debe fomentar para que los adultos mantengamos la vitalidad y el interés por seguir alcanzando metas.

Tras la jubilación, con los hijos independizados y los cambios físicos propios de la edad, los adultos podemos sentirnos desorientados, dando lugar a un proceso de adaptación a menudo difícil de controlar.

Igualmente, en esta etapa es fundamental mantener la motivación y autoestima puesto que las personas adultas poseemos algo muy valioso: la experiencia de los años vividos.

Para esto hay que hacer que los retos propuestos sean personalizados, participativos y colaborativos. 

También el apoyo mutuo, la cohesión y las relaciones personales serán útiles si se elige una actividad que divierta, que se pueda realizar y en la que se disponga de cierta autonomía.

Compartir el tiempo en familia, con personas de la misma edad o con las mismas predilecciones hará que se compartan recuerdos y sueños, favoreciendo positivamente el aspecto psicológico.

Se debe cuidar la autoestima mediante el desarrollo de la sociabilidad y los entornos favorables.

Hay que vigorizar el sentimiento de utilidad y asumir retos. Esto hará sentir que son capaces de llevarlos a cabo, generándose sentimientos de realización y orgullo.

Consejos para aumentar la motivación después de los cuarenta años

  • Recuperar una vieja afición
  • Practicar alguna actividad física
  • Adaptarse al entorno tecnológico
  • Desarrollar una agenda social, cultural y educativa
  • Organizar charlas de interés temático
  • Abandonar los malos hábitos

Tomado de Bioguía, Geriatricarea.

Te puede interesar


¿Qué es la sexalescencia? ¿Usted pertenece a este grupo?

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Nota Anterior

Dirigentes denuncian uso de la pandemia y la escasez de combustible como método de control social

Nota Próxima

El bolívar como moneda «no se puede recuperar», asegura José Guerra

Recientes de Blog