Venganza suicida

Venganza suicida: planificó su suicidio para desquitarse (+Video)

/
5 minutos de lectura

La venganza suicida de Dennis se llevó a cabo en enero de 1989.

De 52 años, abrió la ventana de una oficina en el piso 26 de cierto edificio bancario en París.

Y trepando a la cornisa avanzó por aquel estrecho asidero.

Cuando algunas personas le pidieron que desistiera de aquella locura, Dennis contestó que si intentaban acercársele, saltaría.

Mientras se razonaba con él, se suponía que sus razones eran que su empresa estaba en quiebra y Dennis, arruinado.

Venganza suicida: ¿Qué había detrás de aquella trágica decisión?

Un oficial de la policía informó: «no podíamos ni imaginar el verdadero motivo que había tras su grave decisión».

A medida que transcurría el tiempo el tránsito se arremolinaba en la calle, 26 pisos más abajo.

Mientras, agentes del organismo de seguridad, compañeros de trabajo e incluso la esposa de Dennis, intentaban razonar con él.

A todo el insistía en que nadie debía intentar acercársele pues saltaría al vacío.

El presidente de un instituto bancario quiso hablar con él para ofrecerle renovar la hipoteca y otorgarle un préstamo adicional. Pero Dennis rehusó escucharle o abandonar su precario asidero.

Fue entonces cuando un pastor protestante, amigo de la familia, enterado de quien era aquel hombre en la cornisa del piso 26, subió de inmediato para evitar que se quitara la vida.

Cuando Dennis escucho la voz del religioso su rostro cambió de expresión y para asombro de todos aceptó que este saliera hacia la cornisa y se acercara a a él.

Cientos de testigos contemplaron emocionados como el valiente pastor arriesgaba su vida para colocarse al lado de Dennis en aquel estrecho filo a 26 pisos sobre la calle.

Conversación en una cornisa

De aquella forma se inició un diálogo entre los dos hombres que más nadie pudo escuchar.

Un drama de vida y muerte que fue prolongado por varios horas hasta que ocurrió algo que electrizo a todos: clérigo y potencial suicida, quienes durante el diálogo se habían sentado en la cornisa, se incorporaron cuidadosamente para no resbalar.

Y los testigos pudieron ver claramente a Dennis que extendía la mano hacia el padre como para dejarse guiar por este hacia el interior del edificio.

El religioso extendió su mano para tomar la que Dennis le ofrecía, pero fue Dennis quien agarró al religioso con fuerza por la muñeca y se lanzó al vacío arrastrándolo consigo.

Fue cuando la policía revisó el cadáver de Dennis que todo se aclaró: en un bolsillo interior del traje del suicida había una breve esquela.

En ella Dennis explicaba que su razón para quitarse la vida no era la quiebra de su empresa sino la infidelidad de su esposa.

Había ideado su venganza suicida con un plan bien elaborado: colocarse en aquella cornisa sabiendo muy bien que tarde o temprano el amante de su mujer aparecería y para impresionar a los demás fingiría querer impedir que él se suicidara.

Supuso que sería era capaz de arriesgarse a trepar junto a él en la cornisa del piso 26. Dennis dejaría hablar hasta que el amante de su mujer pensara que lo había convencido.

Y en el último instante agarraría al amante de su cónyuge por la muñeca y lo arrastraría consigo al vacío.

Su venganza funcionó exactamente como la había planeado.

Fuente: Nuestro insólito universo

También puede interesarte: OMS: el suicidio es la cuarta causa principal de muerte entre jóvenes

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog