Esequibo

El Esequibo es de Venezuela y aquí tienes una explicación fácil (+Video)

//
8 minutos de lectura

El Esequibo es de Venezuela. ¿Pasó igual que con Las Malvinas?

En nuestro país existe una frase que dice «el sol de Venezuela nace en el Esequibo».

Una expresión con un profundo significado, no solo lírico sino también geopolítico.

Para entenderlo tenemos que revisar la historia.

El Esequibo es las Malvinas de Venezuela: Historia del conflicto

En 1821 se constituía la República de la Gran Colombia de la que Venezuela formada parte junto con Colombia, Ecuador y Panamá.

Incluía también un territorio: la Guayana Esequiba.

La Gran Colombia, que nacía tras largas y cruentas guerras de independencia, limitaba al este con las Guayanas.

Estas se la disputaban potencias europeas coloniales como Reino Unido y Holanda.

La diplomacia venezolana informó a los británicos que la línea divisora entre la Gran Colombia y la colonia inglesa vecina estaba demarcada por el río Esequibo.

Una demarcación nada gratuita porque se correspondía con los territorios españoles de lo que fuera la Capitanía General de Venezuela antes de la independencia.

La diplomacia británica aceptó esa división fronteriza sin oponerse.

El Esequibo es de Venezuela: crónica de un despojo

Sin embargo, los británicos aprovechando la debilidad militar venezolana que aún no se había recuperado de la Guerra de Independencia.

Colonos ingleses traspasaron la frontera acordada y ocuparon partes al oeste del Esequibo.

A pesar de la protesta de la Gran Colombia, Reino Unido prosiguió su política expansionista en la zona.

La muerte de Simón Bolívar en 1830, la disolución de la Gran Colombia al año siguiente y las sucesivas guerras internas en Venezuela le allanaron el terreno a los británicos.

En 1835 los ingleses establecieron unilateralmente la llamada Línea Schomburgk.

Esta dejaba atrás el río Esequibo como frontera oficial.

Fronteras movedizas

En las décadas siguientes fueron moviendo la línea más y más hacia el oeste.

Se llegaron a anexar de facto 80 mil kilómetros cuadrados de la Guayana Británica a costa del territorio venezolano.

Hasta Estados Unidos sintió que se estaba violando su principio de «América para los americanos».

Así en 1895 el presidente norteamericano Stephen Grover Cleveland instó a Venezuela y a Gran Bretaña a dirimir el conflicto.

Propuso un arbitraje internacional. Pero este no sería imparcial.

Aunque el Esequibo es de Venezuela, se pudo hacer muy poco con un tribunal parcializado

El Laudo Arbitral de París de 1899 contó con dos jueves estadounidenses, uno ruso y dos británicos. Ninguno venezolano.

Venezuela basó su caso en la titularidad heredada de su independencia de España, demostrada con abundantes documentos históricos.

Por su parte, Reino Unido básicamente presentó mapas.

Los jueces británicos favorecieron la postura del Reino Unido e hicieron lobby para lograr un veredicto unánime.

Amenazaron con que de lo contrario su país ignoraría cualquier otro dictamen.

El magistrado ruso que presidía el Tribunal, Fiodor Martens. recibió títulos honoríficos por parte de prestigiosas universidades inglesas.

De esta manera Reino Unido arrebató de facto a Venezuela unos 160 mil kilómetros cuadrados.

La República Cooperativa de Guyana los considera suyos.

Acuerdo de Ginebra

En 1962 Venezuela elevó sus protestas a la Organización de las Naciones Unidas y cuatro años después, en 1966, se llegó al llamado Acuerdo de Ginebra.

El acuerdo mantiene el status quo y otorga la autoridad y derechos de ocupación al Reino Unido, pero también reconoce los derechos de soberanía venezolanos sobre la zona.

Exhorta a las partes a encontrar una solución pacífica y concluyente. Se considera «un acuerdo para llegar a un acuerdo».

Desde 1966, ya con Guyana como república independiente, las relaciones entre Caracas y Georgetown dejaron el conflicto en un punto latente.

Ni se avanzaba ni se retrocedía en la búsqueda de ese primer paso para alcanzar un entendimiento.

Pero los motivos de ambas partes para considerar ese territorio como propio no solo se perciben en términos históricos.

¿Cuál será el destino del diferendo?

La Guayana Esequiba, a pesar de su escasa población, es el principal motor económico de Guyana.

Es inmensamente rica en recursos naturales. Bosques vírgenes, oro, bauxita y frente a sus costas petróleo en abundancia.

El descubrimiento y explotación de hidrocarburos durante la última década reabrió las tensiones entre Guyana y Venezuela.

La petrolera Exxon, a pesar de las enérgicas protestas de Caracas, ya opera en el denominado Campo Liza.

Ese perímetro podría contener unos 1.440 millones de barriles de crudo.

¿El caso cambia de manos?

En 2018, el Secretario General de la ONU puso el asunto en manos de la Corte Internacional de Justicia.

Guyana tomó la decisión con gran satisfacción.

Venezuela la rechaza al interpretarla como un intento de enterrar el Acuerdo de Ginebra y reavivar el Laudo de París.

Otra vez un tribunal radicado en Europa determinaría el futuro del Esequibo.

Si la suerte y la justicia en los años por venir se ponen del lado de Venezuela también surgirían dificultades a la hora de retornar ese territorio.

En la Guayana Esequiba viven más de cien mil personas

A excepción de las comunidades indígenas, tienen una cultura, idioma e identidad diferente a la de los venezolanos.

¿Estarían de acuerdo en el cambio de soberanía? ¿Cómo se integrarían a la nueva situación?

No obstante, esto no puede opacar el hecho de que estamos ante un claro vestigio de la época colonia.

Una época que en ocasiones, en pleno siglo XXI, parece cosa del pasado solo en el papel.

Tomado de Ahí les va, Wikipedia.

También te puede interesar: La FAN se atrinchera en discurso político y nacionalista para defender el Esequibo

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog