Melissa en las Vivencias de Milagros S. Castro

12 minutos de lectura

Desde que fue presentada como uno de los talentos líderes de Sonorodven, me convertí en fan de la inigualable Reina del Rock, Melissa. Una extraordinaria cantante que cautivó a multitudes, con su singular estilo y excelente voz.

Esa admiración comenzó a mediados de la década de los 80’, cuando dejaba Caracas para abrirme paso profesional en Barquisimeto.

A partir de 1986, en mi playlist destacaban sus interpretaciones que, para mí, eran lo máximo. Canciones  que se convirtieron en sus primeros éxitos como: «Me estoy sintiendo sola», «No soy una señora», «Alguien que vive sola», «Noches eternas», «Por fortuna», entre otras.

Como siempre lo comento en mis Vivencias, al llegar a Barquisimeto formé parte del staff de periodistas del diario El Informador. Allí redactaba la columna Terminal Aéreo y coordinaba la fuente de espectáculos.

Por supuesto, disfruté mucho ambas responsabilidades periodísticas. La primera, porque debía estar todas las mañanas en el Aeropuerto Internacional Jacinto Lara de Barquisimeto para entrevistar a personalidades destacadas de todos los ámbitos. Y la segunda, me permitía conocer a aquellos artistas que admiraba desde siempre. Así como a las nuevas figuras.

Una sorpresiva y grata noticia

Recuerdo con agrado que un día de octubre o noviembre (no recuerdo el mes exacto) de 1986, recibí la llamada de mi querido amigo, el promotor artístico Alfredo Raben. El objetivo era darme una magnífica noticia: “Milagros, te tengo una sorpresa. Melissa va para Barquisimeto la semana próxima y estará promocionando su nueva producción discográfica Melissa III. Como sé que quieres conocerla, nos vas a acompañar en la gira ¿Te parece?”.

Hubo un silencio de cinco segundo y la respuesta fue: “Acepto”. Alegría total me causó esa buena nueva. Y a partir de ese momento, comencé a adelantar todo mi trabajo, para estar libre durante esos días.

Y es que esas giras eran una nota. Se disfrutaba mucho el compartir con todos los representantes de los medios de comunicación impresos y audiovisuales. Eran momentos de encuentros, bromas y amenas conversaciones. Por eso, yo siempre estaba dispuesta.

Llegó el día de la llegada de Melissa

Alfredo me comentó que nos veríamos en el aeropuerto, ya que él venía por carro desde Maracay y Melissa llegaba en el primer vuelo de Avensa procedente de Maiquetía.

Cuando ella se apareció en el terminal de llegada, la gente se alborotó. Y el encuentro con nuestra Reina del Rock fue genial. Nos quedamos hablando durante más de media hora y me pareció que estaba compartiendo con una amiga de toda la vida.

Ese día quedamos de cenar los tres en el recordado Hotel Barquisimeto Hilton, hoy Hotel Jirahara. Ellos comenzaron su gira promocional y yo continué con mi labor periodística.

La tradicional foto con Melissa en el Aeropuerto de Barquisimeto.

Las casualidades de la vida

Esa noche cenamos como lo habíamos acordado. Recuerdo que fueron horas y horas de amena conversación, risas e historias. A lo lejos se escuchaba su tema promocional “A Volar”, que nos acompañó varias veces.

Entre cuento y cuento. Hubo uno muy especial. Resulta que su hermana era muy amiga de un amigo mío, quien también estudió Comunicación Social en la Universidad Central de Venezuela y luego ejerció en Barquisimeto.

Una persona muy querida, inteligente, talentosa y creativa. Me refiero a Arnaldo Veracoechea. Gracias a la hermana de Melissa, nos reencontramos y compartimos nuevamente. Por cierto, su hermano Bayardo Veracoechea fue mi compañero de estudios de primaria en la Escuela Experimental Venezuela en Caracas. A ambos, los recuerdo con cariño.

Exitosa gira promocional de Melissa

Al día siguiente, acompañé a Alfredo, a Melissa y al personal de seguridad en su segundo día de promoción y seguimos disfrutando las visitas a los medios de comunicación, hasta que llegó el día de la despedida.

En fin, fueron tres días inolvidables, que me permitieron compartir una amistad con Melissa y estar con ella en muchos conciertos en varias ciudades del país. Incluyendo la gira que realizó con Ricardo Montaner y que iniciaron en el Anfiteatro Oscar Martínez de Barquisimeto.

En el Anfiteatro Oscar Martínez con Ricardo Montaner.

Un domingo inolvidable

El domingo en la noche, Alfredo Raben me invitó a acompañarlo al Aeropuerto de Barquisimeto para despedir a Melissa. Había mucha gente en esas instalaciones, ya que se había suspendido el vuelo a Maiquetía de la tarde.

La gente estaba como loca para obtener un cupo para el vuelo de la noche. Alfredo llegó al local de Avensa y le dijeron que había mucha demanda y que ya Melissa no se podía ir. Mientras tanto, la gente acosaba a la intérprete de “A punto de caramelo”. Por lo que el personal de seguridad de Sonorodven solicitó respaldo de los efectivos de la recordada Disip para garantizar su resguardo.

Para evitar problemas, nos metieron en una oficina muy pequeña y allí estábamos todos como “sardinas en lata”. Mientras tanto, Alfredo seguía bregando por obtener el cupo en el avión a Maiquetía para que Melissa pudiera ir a Caracas, ya que el lunes en la mañana tenía un compromiso con los representantes de Sonorodven.

Recuerdo que el avión llegó y los pasajeros comenzaron a abordar. El personal de Avensa le dijo a Alfredo que no había chance. Él llegó a la oficina y nos notificó la nueva mala. Pero a los diez minutos, lo llamaron de la línea aérea.

Al parecer, una de las aeromozas le comentó el problema al capitán de la aeronave y como era fan de Melissa, autorizó que abordara el avión. Y así fue como la Reina del Rock fue la última en subir a bordo.

Guaooo, fueron momentos de angustia, sobre todo para Alfredo. Pero al final, afortunadamente se solucionó el problema.

Nuevos encuentros musicales con Melissa

Luego de ese incidente, ella estuvo en Barquisimeto con sus conciertos. Incluso, fue una de las atracciones cuando Sábado Sensacional presentó la elección de la Reina de la Feria Internacional de Barquisimeto, en el Domo Bolivariano.

Melissa

Y yo estuve en Caracas varias veces y vi algunos conciertos de Melissa. Pero el que quedó grabado en mi mente fue uno en el Poliedro de Caracas Fui testigo del lleno total de esas instalaciones y fue sensacional.

Definitivamente, una experiencia extraordinaria. Ver el Poliedro cargado de música, emociones, alegría y entusiasmo, con el talento y la energía de esta cantante que todos quieren, recuerdan y echan de menos. Fue indescriptible.

Luego del show compartí un momento con ella, su hermana y su hijo. Fue breve, pero con mucho cariño y orgullo pude felicitarla y conversar un poco.

Concierto en una fiesta privada

Otra anécdota que recuerdo la viví un domingo en la mañana, el mes no lo recuerdo, pero con seguridad fue en el año 1991. Yo estaba de guardia en el Aeropuerto de Barquisimeto. Y al llegar el vuelo de Avensa, procedente de Maiquetía, recibí una grata sorpresa.

Un selecto grupo de cantantes de Sonorodven llegó a capital larense para animar musicalmente una fiesta privada.

Los visitantes eran José Antonio García, Kiara, Melissa y Antonieta. Fue una bonita sorpresa que disfruté en forma exclusiva, aunque ya los conocía por sus constantes visitas a Barquisimeto. En ese momento aproveché para entrevistarlos y ponernos al día.

Melissa
José Antonio García, Kiara, Melissa y Antonieta.

Los cuatro estaban felices con el éxito de sus respectivas carreras musicales. La pasamos buenísimo, como siempre. Y, por supuesto, no olvidé la tradicional fotografía que evidencia los gratos momentos que disfruté durante mi labor como periodista en el diario El Informador.

Siempre en el recuerdo de todos

Con el tiempo, los caminos cambiaron. Yo renuncié a El Informador para iniciar nuevos proyectos y La Reina del Rock se retiró.

Pero me ha quedado un bonito recuerdo. Sin lugar a dudas, fue una experiencia inolvidable haber compartido con Melissa, una de las mejores cantantes de los 80′ y 90′, que nos dejó un excelente legado musical. Como siempre, desde Barquisimeto le envío muchas bendiciones.

Melissa
Otra foto del recuerdo.

Y a mi amigo Alfredo Raben, con quien mantengo comunicación permanente, siempre le agradeceré muchas de las exclusivas que me permitió disfrutar para entrevistar a sus artistas de Sonorodven. Especialmente a Melissa.

Una estrella inimitable que siempre recuerdo con respeto y mucho cariño. Ahora forma parte de mis Vivencias.

Hasta la próxima.

Saludos y bendiciones.

Milagros S. Castro

@milicas33

Más Vivencias

5 Comments

  1. Melissa no solo era la mejor cantante y con talla de sobra en el escenario, sino que sus canciones y voz son recordadas como himnos eternos que nos dieron, «por fortuna», esa base en nuestra memoria colectiva. Los tiempos cambiaron y al comienzo nos afecto su retiro, pero la historia no terminaba ya que hoy por hoy, al mirar todos estos a~os, sigue estando en la cuspide.

    • Hola Gabriel. Estoy de acuerdo contigo. Melissa fue, es y será una de las mejores exponentes en su género. Lamento, como tú, su retiro y su poca aparición en los medios. Pero seguimos admirándola con cariño. Gracias por tu comentario. Saludos y bendiciones.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog