Aula Magna UCV

Aula Magna de la UCV: Hecho en Venezuela

//
6 minutos de lectura

La Universidad Central de Venezuela tiene en el Aula Magna una de las facetas más genuinas de su institucionalidad y academicismo. Es signo identificativo del alma mater.

El Aula Magna de la UCV es uno de los recintos de mayor prestigio no solo en el país sino a nivel internacional.

Es un espacio fundamental de la Ciudad Universitaria, declarada esta por la Unesco Patrimonio Mundial de la Humanidad.

La obra constituye uno de los mejores ejemplos de la integración de las artes y la construcción civil.

De hecho, es el edificio principal del denominado Proyecto de Síntesis de las Artes.

Aula Magna de la UCV: Obra de Villanueva

Es creación del célebre arquitecto venezolano Carlos Raúl Villanueva, bajo la égida de la compañía “Christiani & Neilsen”.

Aunque fue bautizada el 3 de diciembre de 1953 en una ceremonia eclesiástica y protocolar, su inauguración oficial data del 2 de marzo de 1954.

En esa oportunidad fue sede de la X Conferencia Iberoamericana de Jefes de Estado y Gobierno.

El estilo del Aula Magna se inspira en el teatro greco-romano.

Su planta es de ¼ de círculo y el techo tiene forma de abanico.

La concepción de la obra incluye un balcón suspendido, novedad para la época, foso para orquesta y amplio proscenio.

Su aforo oficial es de 2.696 puestos, 1.722 de ellos en el patio y el resto ubicados en el balcón. También cuenta con sillas removibles.

Aula Magna de la UCV: Calder la engalanó

Sus elementos están diseñados en pro de la acústica. De hecho, es una de las cinco salas del mundo que mejor define tal propiedad.

En ello contribuyen las estructuras colocadas en el techo de nombre «Platillos Voladores» – también se les dice «nubes flotantes» -.

Estas creaciones con un fin artístico, decorativo y acústico son del afamado escultor y pintor estadounidense Alexander Calder.

Aunque originalmente las piezas fueron concebidas para las áreas adyacentes al Aula Magna, específicamente, para la Plaza Cubierta, al final se adosaron a sus interior.

La firma «Bolt, Beranek & Newman» supervisó su instalación, mientras se realizaban pruebas de sonido para percibir su efecto.

Los paneles de Caldera son de acero recubierto por madera contraenchapada. De ellos 22 están ubicados en el techo.

La mayor estructura mide 80m² y tiene un peso de 2,5 toneladas.

Síntesis de la armonía

Otros elementos que contribuyen a la calidad del ambiente son las butacas, diseñadas de tal forma que contrarrestan cualquier variación del sonido ante ausencia de público.

Igual ocurre con las puertas que son dobles, interior y exterior, evitando así que penetre cualquier ruido a la sala.

Integran un total de siete entradas, con dos salidas de emergencia.

La iluminación cuenta con dos sistemas de luces superiores, incandescentes y fluorescentes, además de focos de refuerzo y proyectores.

Detalle de asombro lo representa la consola diseñada por un ingeniero inglés, combinando las luces con el teclado de un órgano.

En cuanto a la dotación de video, grabación y reproducción es, igualmente, de la mejor tecnología.

Los alrededores del Aula Magna de la UCV presentan obras de arte como vitrales de Victor Vasarely, Mateo Manaure y Pascual Navarro.

También algunas esculturas como la simbólica «Pastor de Nubes», de Jean Arp.

Recinto para la presentación de celebridades

En el recinto se han desarrollado eventos de toda índole y presentado figuras de talla nacional y mundial.

Sus espacios han acogido, entre otros, al reconocido compositor y director de orquesta ruso Igor Stravinsky, su coterráneo y chelista Mstislav Rostropovich y a la Orquesta Sinfónica de Moscú,

Asimismo, se han presentado, el arpista español Nicanor Zabaleta, la cantante ibérica de ópera Monserrat Caballé, así como el mimo francés Marcel Marceau y el Premio Nobel chileno Pablo Neruda.

Y entre los artistas populares ha sido escenario para Louis Armstrong, Charly García, Facundo Cabral, Soledad Bravo, Alí Primera, Ilan Chester y Yordano, por nombras algunos de la pléyade que allí intervino.

Hasta el mismísimo Fidel Castro ofreció en 1959 una alocución en el podio del lugar.

Así es que el Aula Magna de la UCV no solo concita la admiración del orbe sino que es motivo de orgullo patrio por ser uno de los mejores ejemplos de lo «Hecho en Venezuela».

Tomado de Universidad Central de Venezuela, Wikipedia.

También puede interesarte: La Ciudad Universitaria de Caracas, joya arquitectónica, referente educativo de Venezuela y su lamentable deterioro.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog