¿Qué es mejor, el jabón , los desinfectantes o los sanitizantes?

//
4 minutos de lectura

Como consecuencia de la emergencia sanitaria acontecida a nivel mundial por la propagación de la pandemia generada por el coronavirus SARS-CoV-2, fue recomendada la desinfección de las superficies para detener la transmisión del virus entre personas. ¿Pero con qué productos?

Desinfectantes, sanitizantes y antisépticos

Hoy en día, los productos desinfectantes de superficies están sujetos a requisitos rigurosos y deben superar pruebas exigentes para comprobar la eficacia que muestran en la desinfección de superficies.

Muchos de estos productos están registrados como sanitizantes y desinfectantes, pero ambos conceptos son diferentes y muestran notables diferencias. También existen diferencias entre los términos antiséptico y desinfectante.

Un germicida es un agente que puede matar microorganismos, en particular organismos patógenos que comúnmente llamamos gérmenes.

El término germicida incluye tanto antisépticos como desinfectantes. Los antisépticos son germicidas que se aplican a los tejidos vivos y a la piel, mientras que los desinfectantes son antimicrobianos que se aplican solo a objetos inanimados.

Antes de realizar un proceso de saneamiento o de desinfección es aconsejable efectuar un trámite de limpieza con agua acompañada de jabón o algún tipo de detergente.

Esta actividad ayuda a eliminar los agentes patógenos o reduce considerablemente su concentración en las superficies contaminadas. Por eso es indispensable limpiar previamente a cualquier método de desinfección. Si no, corremos el riesgo de que la materia orgánica impida el contacto directo de un desinfectante con la superficie y anule las propiedades microbicidas o el modo de acción del producto.

La sanitización, saneamiento o higienización emplea productos químicos para eliminar gérmenes en objetos y superficies, reduciendo la población microbiana en el material inerte o tejido vivo hasta niveles seguros. Algunos sanitizantes comunes son las soluciones de alcohol.

Por su parte, el concepto de esterilización hace referencia a la destrucción de todos los microorganismos, patógenos y no patógenos, contenidos en una parte u objeto empleando medios físicos o químicos.

En cuanto a la desinfección, se trata de un proceso que puede realizarse limpiando, saneando o combinando ambas prácticas y describe un proceso que elimina muchos o todos los microorganismos patógenos, excepto las esporas bacterianas, en objetos inanimados, aunque algunos desinfectantes matan las esporas con tiempos de exposición prolongados (3 a 12 horas).

Los factores que afectan a la eficacia de la desinfección incluyen la limpieza previa del objeto, la carga orgánica e inorgánica presente, el tipo y nivel de contaminación microbiana, la concentración y tiempo de exposición al germicida, la naturaleza física del objeto, la presencia de biopelículas, la temperatura y pH del proceso de desinfección. E incluso, en algunos casos, la humedad relativa.

Continúa leyendo en El Nacional

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog