Hipnosis

Hipnosis: Mitos y realidades. Descubre sus aspectos

///
4 minutos de lectura

La hipnosis implica detalles muy particulares que despiertan la curiosidad de todos. Por supuesto, lo idóneo es buscar la verdad del asunto y despejar las incógnitas que prevalecen.

Hipnosis: mitos y realidades. ¿Qué tiene de cierto y que no?

Primero diremos que la hipnosis es, básicamente, sugestión.

Cuando alguien se refiere a la hipnosis lo que se viene a la mente es un presentador o un mago que, con voz solemne, le ordena a una persona que se duerma.

Lo imaginamos, entonces, «hipnotizando» al sujeto para que haga actos ridículos en un escenario.

Estos actos comprenden estratagemas de prestidigitación y actores infiltrados. También los que hipnotizan en shows de este tipo se aprovechan de la presión social y hasta de trucos del cuerpo del hipnotizado.

Todas estas situaciones le han dado mala reputación a la hipnosis.

La credibilidad de la hipnosis también queda en entredicho al usarse como parte de terapias pseudocientíficas.

Esto incluye las técnicas de regresión a vidas pasadas o la recuperación de memorias previas al nacimiento.

Debido al mal uso que se le conferido a la hipnosis es ilegal en países como Bélgica. En Israel solo pueden practicarla médicos, dentistas o psicólogos.

Hipnosis: Mitos y realidades. Definitivamente, no es magia.

La verdadera hipnosis no tiene relación con la magia o las pseudociencias.

No se trata de estar dormido ni inconsciente, ni de encontrarse sometido a un estado bajo el cual a la persona supuestamente hipnotizada la manejan como una marioneta.

Aunque no sea de la creencia común, la persona sujeta a hipnosis se halla en completo control y no haría algo que no la pareciera correcto.

Además, hay que querer participar: resulta imposible hipnotizar a alguien que no se preste a ello.

La hipnosis es un estado profundo de concentración y, como ya informamos, sugestión.

Algunos afirman que se parece a lo que sucede cuando una lector se pierde en el relato de un libro, o cuando se arriba al domicilio sin haber percibido el camino.

Hipnosis: Mitos y realidades

Hipnosis: Mitos y realidades. Susceptibilidad del individuo

Aunque algunos son más susceptibles que otros, todos los individuos pueden llegar al grado de hipnosis.

Los científicos han realizado descubrimientos muy interesantes en torno a la hipnosis.

Poe ejemplo, en un estudio se le pidió a los participantes contar objetos en una pantalla, primero en condiciones normales y luego bajo hipnosis.

Durante la hipnosis se les advirtió que en ocasiones la pantalla estaría obstruida por una tabla de madera. Lo cierto es que esta no fue colocada.

El resultado fue que las personas susceptibles a la hipnosis comunicaron haber visto la tabla.

Hipnosis: Mitos y realidades

Efecto Stroop: Una prueba reveladora

Otra investigación se basó en el llamado «Efecto Stroop»: las personas debían señalar, lo más rápido posible, determinado color que veían. Pero el color no se correspondía con la identificación escrita.

El proceso es complejo y eso es motivado a que después de cierta edad leemos de forma automática.

La prueba se hizo en condiciones normales y con hipnosis. Durante el trance se les dijo a los participantes que verían símbolos coloreados sin sentido y que lo único que debían decir era el color.

Las palabras no constituían símbolos extraños pero eso fue lo que se les hizo creer.

Los propensos a la sugestión cometieron menos errores bajo hipnosis.

Lo increíble es que cuando se analizaron los cerebros hipnotizados, se determinó que el área que funciona como decodificadora de las palabras no se encontraba activa.

Hipnosis: Mitos y realidades

Hipnosis y alteración de los sentidos

Con la hipnosis se han registrado alteraciones de la visión y de la audición, además de sensaciones y creencias.

Asimismo, se encuentran diferencias en la función cerebral cuando una persona está hipnotizada y cuando no.

Pero en todas las pruebas ejecutadas no se ha definido todavía un rasgo característico de la hipnosis. Se sabe solo que tiene aspectos en común con la meditación y el denominado efecto placebo.

En resumidas cuentas, aunque no se comprenda del todo, la hipnosis es una técnica útil para descifrar la cognición y la percepción.

Bajo hipnosis se ha convencido a una persona para que no pueda reconocerse a sí misma en un espejo, fenómeno que ocurre en el delirio de identificación.

Todo esto lleva a tener un mayor conocimiento de los trastornos mentales.

Tratamientos contra dolores

Igualmente, se usa en terapias para el dolor, insomnio, síndrome de intestino irritable, estrés postraumático, ansiedad y fobias.

En torno a emplear hipnosis para que las personas dejen de fumar, se sabe que funge igual a programas de asesoramiento de tabaquismo.

La hipnosis es una alternativa a la anestesia en procedimientos quirúrgicos u odontológicos.

En este sentido se recuerda el caso de la vocalista guineana Alama Kante, a quien bajo hipnosis le extirparon en 2014 un tumor de glándula paratiroidea mientras la paciente cantaba.

Por otra parte, la hipnosis se empleó durante un tiempo en la recuperación de recuerdos, como recurso para esclarecer la comisión de un crimen. Con el tiempo se comprobó que tal método no era eficaz.

Eso se debe a que las personas hipnotizadas pueden crear recuerdos falsos. Incluso, perder la memoria.

En este particular tenemos que testimonios de abducciones extraterrestres se verificaron muchas veces bajo hipnosis.

Lo que no se comprueba aún es si la hipnosis, aunque sea real, constituya un estado diferente de la conciencia tal como la vigilia o el sueño.

Al final, lo que pudiéramos consentir es que la hipnosis se trata de un proceso normal de concentración, en el que las personas se dejan llevar conducidas por la susceptibilidad.

Tomado de CuriosaMente, Mayo Clinic, Wikipedia.

También puede interesarte: La hipnosis está dando buenos resultados como terapia contra el dolor.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog