Niños: Buenos modales

Buenos modales para niños: Enseñando al futuro ciudadano ejemplar

//
4 minutos de lectura

Es en el entorno doméstico donde el infante aprende sus primeras nociones del comportamiento a exhibir en la sociedad y el trato para con los semejantes.

Buenos modales para niños.

Hay que entender que más que en la escuela es en el seno del hogar donde el infante aprende las normas elementales de educación y convivencia.

En la actualidad con todas las responsabilidades que tienen, pareciera que los padres deben hacer malabarismos para instruir a sus hijos.

Hacer comprender a los párvulos lo que está bien hecho de lo que está mal hecho.

No hay nada que cause mayor vergüenza a los progenitores que el que sus hijos muestren modales inapropiados frente a otros adultos.

La verdad es que los niños aprenden imitando a sus padres. Por eso es que estos deben brindar el mejor ejemplo.

Si un padre pretende que su hijo manifieste unos gestos adecuados, entonces, en primer lugar, tendrá que observarse a sí mismo.

Desde las expresiones corporales hasta la forma de hablar de los adultos constituirán lecciones para los hijos.

Cada adulto debe rememorar que cuando era pequeño lo aprendió a su vez de sus padres.

De seguido, unas enseñanza fundamentales para que los infantes aprendan a ser bien educados.

Buenos modales para niños

Buenos modales para niños: Decir «por favor» y «gracias»

Sorprende conocer la escasa frecuencia con que hoy en día se escuchan tales muestras de educación en el diálogo adulto. El «gracias» y el «por favor», lamentablemente, en muchas ocasiones brillan por su ausencia.

Los niños ignoran per se estas reglas y deben asimilarlas observando.

Por ello hay que hacerles entender que cuando alguien les hace un favor o les entrega algo lo correcto es responder con un agradecimiento.

Cuando se pide algo, asimismo, como transmisión de respeto y amabilidad, el niño debe estar claro de que lo correcto es decir «por favor».

Otra palabra mágica es «con permiso». Igualmente, hay que promover su inserción en el verbo del menor.

Buenos modales para niños

Buenos modales para niños: Saludar

Otra de las anomalías de la vida en la sociedad presente está signada por las pocas veces que se pronuncia «hola».

Incluso, muchos evitan el saludo.

Entonces, lo que los niños deben aprender es a saludar cuando se cruzan con alguien conocido en la calle, o al ingresar a una habitación o local con personas.

Es una prueba de cortesía que los pequeños tienen que ejercer en concordancia con los buenos modales.

Esto, inclusive, cuando algunos tengan como hábito no devolver el saludo.

Buenos modales para niños: Contestar el teléfono

Procurar que el niño hable de forma correcta con la persona que está al otro extremo del teléfono es la regla idònea.

Lo ideal en la comunicación que se establece es que primero se diga «hola», para que el interlocutor sepa que puede comenzar a hablar.

Que los hijos vean a sus padres identificándose y enunciando el propósito de la llamada es una norma de oro después del saludo.

De esta manera los niños aprenderán a hacer lo propio en la medida que crecen y comiencen a efectuar sus propias llamadas telefónicas.

Buenos modales para niños

Esperar el turno para hablar

Por el ejemplo que los padres ofrecen, los menores deben descubrir que no solo se trata de hablar sino también de saber escuchar.

Hay que enseñarlos a tener conciencia del momento en que se puede interrumpir al que habla, aunque esto no sea totalmente evitable por característico del flujo de cualquier conversación.

Lo que sí se debe admitir es que las interrupciones en exceso resultan groseras y afectan una buena interlocución.

Ser generoso

Es muy importante enseñar a los niños a practicar la generosidad, a mostrar consideración con el prójimo.

Algunos de los ejemplos que los padres y representantes pueden enseñar a los chiquillos contemplan, entre otros casos, a llevar las bolsas de la compra a personas mayores.

Asimismo, ceder el asiento en el transporte público – autobús, metro – a representantes de la tercera edad, mujeres embarazadas o discapacitados.

Eso hará que los hijos establezcan un buen comportamiento y se manejen con nobleza.

Buenos modales para niños

En la mesa

A la hora de comer es cuando más hay que estar pendiente de la forma cómo se comportan los niños y orientarlos debidamente.

La primera norma es enseñarlos a comerse todos los alimentos que están servidos.

Luego, no hacer tonterías durante la comida tales como lanzar migas de pan o dar patadas por debajo de la mesa.

También, instruirlos para que coman durante el tiempo establecido para ello.

Los progenitores o representantes deben instruir a los párvulos a comportarse bien con reglas específicas y sencillas, dentro de todos los hábitos que corresponden a la hora de la comida.

Es fundamental que este proceso educativo comience desde temprano. Cuando sean niños de 7 u 8 años, observarán una conducta óptima con el menor esfuerzo.

Y si se presenta el caso de que siendo mayores a tales edades incurran en actos reprobables, hay que abordarlos para que no desacaten lo que se espera de ellos: usar correctamente los cubiertos o no hablar con la boca llena, entre otros.

Hay quienes optan por premiar la buena conducta del niño llevándolo a comer fuera de casa después de que presenta pruebas reiteradas de su obediencia.

No reírse de los demás

Es común que un niño se ría si ve en la calle a alguien con un impedimento físico. También con respecto a la apariencia física y la vestimenta de alguno de sus compañeros de clase o amigos.

Los más pequeños pueden considerar estas características como algo gracioso, digno de hacer bromas.

Los padres tienen que reconvenir a sus hijos por esta actitud, objetarles que hagan chistes en la materia.

En definitiva, un niño que exhiba buenos modales será siempre mejor recibido en todos los ámbitos que otro que no.

Además, lógicamente, los valores de la correcta educación contribuirán para que en el futuro se forje una sólida base convirtiéndose en un ciudadano ejemplar.

Tomado de Etapa Infantil, Pampers, Ser Padres, Hacer Familia.

También puede interesarte: La enseñanza de los niños en la pandemia.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog