Cerebro

El ejercicio ayuda al cerebro. Veamos cómo ser más inteligente

//
11 minutos de lectura

El ejercicio aumenta la producción de neurotrofinas, encargadas de ayudar a producir nuevas neuronas y a mantener un cerebro sano y flexible. Asimismo, estimula la generación de serotonina y dopamina.

El ejercicio ayuda al cerebro.

Ser más inteligente es el propósito.

Hay algo que se puede hacer por el cerebro para mejorar el humor y la concentración.

Además, tiene un efecto por un largo período protegiéndolo de Alzheimer, de demencia y de depresión.

Eso existe: estamos hablando de ejercicio y de movimiento.

El galeno argentino Sebastián La Rosa, a través de su canal en Youtube, aborda tópicos para mejorar la inteligencia.

El ejercicio ayuda al cerebro: A menos movimiento menos cerebro

«El cerebro existe en primera instancia para moverse: una neurona y es que la persona está viva, dos y es que se está moviendo», dice el facultativo.

Él toma la mejor del estudio clínico convencional y de terapias alternativas como la homeopatía y medicina china.

«A más desarrollo cerebral más movimientos complejos y adaptables se pueden hacer», manifiesta.

«Esto se ve en claramente en un tipo de animal que se llaman las ascidias – especie marina del subfilo Urochordata -: una vez que se ubican en el lugar que van a permanecer toda su vida, digieren su propio cerebro en forma de energía», explica.

El ejercicio ayuda al cerebro
Glowing brain with spine

«A menos movimiento menos cerebro».

«Esto es importante en cuanto a gasto energético»,

«Nadie se compra una cámara fotográfica costosa para tomar un par de estampas en un evento social, sino que usa su teléfono celular».

Indica que el mismo concepto de eficiencia sucede con el cerebro.

«El cerebro gasta mucha energía y no tiene sentido mantener un cerebro complejo si no se va a utilizar».

El ejercicio ayuda al cerebro: Producción de neurotrofinas

¿Cuáles con, entonces, los beneficios del ejercicio para el cerebro?

«En primer lugar, el ejercicio aumenta la producción de neurotrofinas – más neuronas -«.

«Puede que la gente no sepa qué es la neurotrofina pero sí recuerda cuando los seres humanos aún pensaban que una persona adulta ya no podía producir neuronas nuevas.

Alega que la neutrofina es precisamente eso: es la encargada de ayudar a producir nuevas neuronas y es una parte esencial para mantener un cerebro sano y flexible.

«Ya que si la persona tiene que cambiar la forma de pensar, cambiar hábito y cualquier cosa que genere nuevas redes neuronales, se necesita la neurotrofina», indica el diplomado.

Es lo que evita a largo plazo pérdidas cognitivas, alteraciones de la memoria o demencias».

Expresa el Dr. La Rosa que además en el cerebro el ejercicio estimula la velocidad con la cual se almacena información nueva. De hecho, si se tuviera que hacer una sola cosa para mejorar el rendimiento cerebral no sería tomar un suplemento o alguna droga inteligente», señala.

«Sería hacer ejercicios de fuerza».

El ejercicio ayuda al cerebro

El ejercicio ayuda al cerebro: Reduce ansiedad y estrés

Revela que hay investigaciones que realizar ejercicios de alta intensidad podía lograr que los individuos aprendan palabras nuevas en otro idioma, 20 % más rápido que quienes se quedan quietos.

«Siempre hay que recordar que para que el cerebro aprenda algo nuevo debe modificarse y cambiar su estructura. O, incluso, generar neuronas nuevas», acota el médico.

Veinte a cuarenta minutos de entrenamiento – menos si son de alta intensidad – son suficientes para aumentar los niveles de neurotrofina.

«Esto, además, reduce la ansiedad y el estrés por una razón clave».

«Cuando un león persigue a una cebra esta se muere de miedo por razones lógicas y corre a su máxima velocidad para sobrevivir. El estrés y la ansiedad son producidos por una amenaza real».

«Y si la cebra escapa del félido ese ejercicio le habrá servido para bajar sus niveles de cortisol y de otros neurotransmisores», asevera Sebastián La Rosa.

Apunta que en el ser humano la amenaza suele ser imaginaria.

«El problema es que luego la persona ni se mueve para disminuir el impacto del cortisol en el organismo. Simplemente, se va por la vida trabajando y funcionando con esos altos niveles de cortisol 24 horas al día».

Subraya que se trata de un asunto muy serio que no solo afecta el estado de ánimo. El cortisol elevado por mucho tiempo acelera el ritmo en que se destruye tejido cerebral».

Por tal razón, recuerda, el ejercicio es la mejor manera de adaptar el cuerpo a reaccionar mejor frente al estrés,

Cambio de la estructura cerebral

«Se puede cambiar la estructura cerebral de muchas maneras: haciendo ejercicio, aprendiendo información nueva, estando sometido a una frecuencia electromagnética específica y muchos otros mecanismos más».

El movimiento le dice al cerebro que algo importante está sucediendo. Si la persona se queda quieta para el cerebro significa estar seguro y no justifica aprender algo nuevo.

¿Qué pasa con la motivación y el ejercicio?

«Todo lo que hacemos tiene una recompensa y este tipo de motivaciones está dada en el cerebro por una sustancia llamada dopamina».

Obviamente, la motivación es más compleja que solamente estimular a la dopamina.

«Pero el ejercicio, además de aumentar la dopamina hace que el sujeto tenga más receptores para la dopamina y los centros de recompensa. Y esto es crucial».

«Significa que lo que antes daba un placer, 8 de 10, para colocarle un valor imaginario, ahora va a dar 10 de 10».

Expone que el ejercicio también incrementa la serotonina y la noradrenalina.

El ejercicio ayuda al cerebro

Con buen ánimo igual se requiere de ejercicio

Supongamos que la persona ya está motivada, que no tiene ningún problema para sentarse a estudiar lo que quiera, y que tiene un buen estado de ánimo. ¿Por qué haría ejercicio, entonces?

«Porque el ejercicio no solo ayuda en estas áreas si se tiene un problema, sino que siempre va a colaborar a mejorar el rendimiento aún más», sentencia el Dr. La Rosa.

Todos saben que el ejercicio es bueno para el corazón y que es utilizado para bajar de peso.

«Pero los beneficios para el corazón son muy vagos que solo van a importar si la persona tiene muchos años o si le preocupa sufrir un infarto».

Sostiene que el ejercicio usado para bajar de peso de forma exclusiva no es tan efectivo, a menos que el individuo se dedique específicamente a aumentar el metabolismo como sucede con los ejercicios de intervalo o cuando se aumenta de masa muscular.

«De hecho, corriendo distancias largas las calorías que se consumen no tienen relación con el peso que se pierde».

Las mitocondrias salen a relucir

«Esto no significa que sea malo, simplemente decimos que el ejercicio correcto tiene que estar orientado a dos cosas: a aumentar la cantidad de mitocondrias, que son las fábricas de energía, o a incrementar la masa muscular».

«A más mitocondrias más energía se produce por célula. Esto consume más calorías, por ende es más efectivo como mecanismo para corregir el peso».

De modo que es importante lo que el ejercicio puede hacer a nivel mental.

«En una persona sana, a mi modo de ver, es más trascendente que los ejercicios cardiovasculares, porque es probable que el corazón esté funcionando bien pero que el estado de ánimo no sea el ideal».

Si se aplica todo esto el ánimo y la productividad van a mejorar, incluso si la persona no confronta problemas en el particular.

Tomado de Doctor La Rosa, ISEP, Mayo Clinic.

También puede interesarte: ¿Un cerebro más grande es la causa de ser organismos más inteligentes?.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog