Osteopenia

¿Qué es la osteopenia? Conozcamos aspectos importantes

//
4 minutos de lectura

Cuando hablamos de situaciones referidas a los huesos tenemos que aludir a la osteopenia. No tan conocida como la osteoporosis, sin embargo hay que tenerla en cuenta al evaluar el cuadro de salud.

¿Qué es la osteopenia? ¿Conoces esta afección?

Muchos no saben de ella. Antes han oído más hablar de la osteoporosis.

Pues bien, algunos la consideran precursora de la osteoporosis. Aunque no siempre.

La osteopenia constituye en términos médicos una pérdida de densidad ósea.

Entendamos densidad ósea como la cantidad de mineral óseo que contiene una cierta cantidad de hueso.

¿Qué es la osteopenia? Generalidades

Lo habitual es que la osteopenia no manifieste síntomas. Está extendido el error de considerar que la pérdida de masa ósea provoca dolores musculoesqueléticos.

En promedio, la sufren más las mujeres que los hombres.

La osteopenia tiene su origen en una dieta baja en calcio, cambios hormonales que se vinculan con la edad, algunas patologías, ciertos medicamentos y el tabaquismo.

El tratamiento de la osteopenia y de la osteoporosis es similar, toda vez que los objetivos terapéuticos coinciden en fortalecer los huesos para hacer más lenta la pérdida ósea.

Resulta que los huesos se hallan en permanente estado de renovación.

El cuerpo descompone, de manera regular, el, hueso viejo y crea nuevo hueso.

Cuando la persona es joven crea hueso nuevo de forma más rápida de lo que descompone el hueso viejo.

Esto aumenta la masa ósea.

¿Qué es la osteopenia? Un asunto de masa ósea

Entre los 25 y los 35 años es la edad en la que la mayoría de las personas alcanza el pico de masa muscular.

Esa pérdida de masa ósea a medida que se envejece significa que mientras más alto sea el pico de masa muscular alcanzado en la juventud, más hueso tendrá el cuerpo para mantener la salud ósea durante el resto de la vida.

En la osteopenia, corroboramos, la densidad ósea de una persona se encuentra por debajo de lo normal. Esta situación aumenta el riesgo de sufrir fracturas.

Por lo general, tanto osteopenia como osteoporosis se diagnostican en base a los resultados de la densidad ósea.

La prueba mide la cantidad de gramos de calcio y otros minerales óseos presentes en un segmento de hueso.

Son los huesos de la columna, de la cadera y el antebrazo donde normalmente se lleva a cabo la prueba de densidad ósea.

¿Qué es la osteopenia?

¿Qué es la osteopenia? Prueba de densidad ósea

Mientras mayor es el contenido mineral del hueso tiene más densidad ósea. Por supuesto, mientras más densidad ósea poseen los huesos son más fuertes y tenderán menos a fracturarse.

Los resultados que arroja la prueba de densidad ósea – densitometría ósea – se presentan en una cifra clínica llamada puntaje T.

Un puntaje T que indique -1 o más se considera normal.

Un puntaje T que oscile entre -1 y -2,5 nos revelará la presencia de osteopenia.

Mientras que un puntaje de -2,5 o menos se refiere a la osteoporosis.

En aquellas situaciones en las que un individuo se fracture fácilmente los huesos, también se puede iagnostiacr osteoporosis aunque el puntaje T no recaiga dentro del rango respectivo.

¿Qué es la osteopenia?

¿Qué es la osteopenia? Tratamientos y alimentos

El tratamiento para la osteopenia se resume en una dieta sana y planes nutricionales/dietéticos; ejercicios y actividades físicas; y la receta médica.

Con respecto a la dieta algunos alimentos deben añadirse. Hay que consumir suficiente calcio y vitamina D.

Los hombres y mujeres entre los 18 y los 50 años de edad necesitan 1000 miligramos de calcio diarios. Esa cantidad aumenta a 1200 miligramos en féminas de 50 años o más, y en los varones a partir de los 70 años.

Las mejores fuentes de calcio son los productos lácteos bajos en grasa, las verduras de hojas verde oscuro, las sardinas sin deshuesar enlatadas, el salmón enlatado y la soja.

También están fortificados en calcio muchos cereales para el desayuno.

En general, resulta bueno para fortalecer los huesos el consumo de proteínas, una dieta baja en calorías, alimentos ricos en magnesio y zinc y el colágeno.

El cuerpo necesita la vitamina D para absorber el calcio. Las personas pueden obtener toda la vitamina D que requieren de la exposición a la luz solar.

En la observancia de la dieta se debe tener presente que hay alimentos que desmineralizan la masa ósea.

Se recomienda a los pacientes evitar el exceso de alcohol, el tabaco y la cafeína. Esta se encuentra presente, por supuesto, en el café, así como en el té, en las bebidas energéticas y el chocolate.

¿Qué es la osteopenia?

El ejercicio y sus efectos saludables

Tal como dijimos, en el tratamiento contra la osteopenia se observan los ejercicios.

Hacer ejercicio con regularidad ayuda a fortalecer los huesos y a lentificar la pérdida ósea.

La mejor estrategia es combinar los ejercicios de fortalecimiento muscular con los ejercicios físicos que implican cargar el peso del propio cuerpo.

El fortalecimiento muscular coadyuva a reforzar los músculos y los huesos de los brazos y la columna dorsal.

Cargar el peso del propio cuerpo resulta provechoso para los huesos de las piernas, caderas y columna lumbar.

Se aconseja caminar, trotar, corre, subir y bajas escaleras, saltar la cuerda y esquiar.

Asimismo, se contempla nadar, andar en bicicleta y usar aparatos como las máquinas elípticas. Dichas prácticas, aunque de bajo impacto, son igualmente positivas para el sistema cardiovascular.

Además, se ha descubierto que el tai chi – un sistema no competitivo de ejercicio físico suave y estiramiento – tiene efectos beneficiosos para los huesos.

Igualmente, colabora con la reducción del estrés y con el mejoramiento del equilibrio.

Lo aconsejable es una actividad moderada durante al menos 30 minutos al día, cinco días a la semana.

La receta médica

En lo que corresponde al tratamiento con fármacos los facultativos son especialmente cuidadosos en que las personas con osteopenia no se automediquen.

Por lo común, se recetan los medicamentos conocidos como bisfosfonatos.

Estos fármacos son útiles porque han demostrado ralentizar el proceso de descomposición ósea.

Algunos ejemplos de bisfosfonatos son, entre otros, el alendronato, el risedronato y el ibandronato.

Igualmente, pueden prescribirse – tanto para la osteopenia como la osteoporosis -moduladores selectivos del receptor de estrógeno. Uno de los más conocidos es el raloxifene.

Asimismo, los estrógenos, la calcitonina y el teriparatide.

Como apreciamos, seguir lo aconsejable en el aspecto de alimentación y evitar el sedentarismo contribuyen a reducir la incidencia de osteopenia y de los inconvenientes que acarrea, llevando así una vida sana.

Tomado de Mayo Clinic, News Medical, Wikipedia, FisioOnline.

También puede interesarte: El estrés oxidativo acelera el envejecimiento (+Video).

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog