Cáncer de cuello uterino

Vacunación contra el cáncer de cérvix. Caso del VPH

//
3 minutos de lectura

Cuando se habla de virus de papiloma humano es frecuente asociarlo al cáncer de cuello uterino. Recurramos, entonces, a la ciencia médica para detallar aspectos que resulta prioritario conocer con exactitud. Uno de ellos es la vacunación.

Vacunación contra el cáncer de cérvix o de cuello uterino.

El cáncer de cuello uterino es un tema médico de recurrente consulta y preocupación por su alta incidencia.

De acuerdo con resultados clínicos tal procedimiento ha constituido una eficaz estrategia con el objetivo de controlar los tipos de virus de papiloma humano.

Como es del conocimiento público, los VPH generan cáncer y verrugas genitales.

Vacunación contra el cáncer de cérvix: Ahondando en el asunto

Hasta ahora se sabe que la vacuna más completa abarca nueve tipos de virus de papiloma humano distintos.

Entre estos VPH siete pueden provocar cáncer en tanto que las dos clases restantes inducen a la aparición de verrugas genitales.

Se estima según las investigaciones que se desarrollan sobre la materia que la vacunación reducirá en 90 % la incidencia de cáncer cervical.

Datos estadísticos sitúan entre 100 y 120 millones de personas las que han recibido la aplicación de la vacuna.

Eso desde que se iniciaron las respectivas campañas divulgativas entre los años 2006 y 2007.

Los especialistas en el tópico afirman poseer excelentes resultados de seguridad y de acierto en todas las patologías asociadas.

Esto se refiere a la disminuciòn de las infecciones por los tipos de virus de papiloma humano incluidos en las vacunas.

Asimismo, una merma en las infecciones persistentes, además de descenso de las lesiones preneoplásicas de alto grado – ello se refiere a los estadios precursores del cáncer -.

Finalmente, se incluye la reducción del cáncer cervical.

Vacunación contra el cáncer de cérvix

Vacunación contra el cáncer de cérvix: OMS en acción

Cabe destacar que la evidencia científica es suficientemente sólida y universal como para influir al máximo a nivel político-sanitario.

Recordemos que en el año 2018 la Organización Mundial de la Salud declaró al cáncer cervical en el rol de patología eliminable como problema de salud pública.

Eso se alcanza cuando se reduce la incidencia por debajo de 4 casos por 100 mil mujeres-año.

Luego, en el 2020 la Asamblea Mundial de la Salud corroboró la propuesta y divulgó en el orbe la campaña de eliminación del cáncer de cérvix.

Los lineamientos difundidos recomiendan la vacunación generalizada de niñas antes de los 15 años de edad; entre los 35 y 45 años el cribado con test de VPH; y el acceso a tratamientos adecuados en los casos que se identifiquen en el cribado.

En unos 30 países se ha incluido también la vacunación de niños, luego de los reportes más recientes sobre el papel que juegan los varones en la transmisión del virus de papiloma humano y la confirmación de las lesiones tumorales inducidas por el VPH.

Revisemos, ahora, aspectos positivos de la vacunación frente al VPH.

Vacunación contra el cáncer de cérvix

Vacunación contra el cáncer de cérvix: Protección prolongada.

Las primeras niñas vacunadas tienen ya veinte años de seguimiento. Hasta ahora no se detecta pérdida de anticuerpos. Tampoco aparición de nuevas infecciones o lesiones.

La meta es que la vacuna brinde una protección duradera sin necesidad de dosis de recuerdo o revacunaciones.

Protección en todos los subgrupos de población investigados.

Estamos hablando de todos los grupos etarios, pacientes inmunosuprimidos, trasplantados, infectados por el VIH/SIDA, varones, embarazadas, personas ya con VPH y pacientes con lesiones por VPH, entre otros individuos.

La seguridad de las vacunas está monitoreada,

Con unos 120 millones de personas vacunadas y observadas desde 2006, entidades adscritas a la OMS y otros organismos han revisado hasta en nueve ocasiones todas las sospechas de efectos secundarios.

Tales procedimientos no arrojan hasta el momento toxicidades asociadas a la vacuna.

Vacunación contra el cáncer de cérvix

Confirmada en 2020 y 2021 la protección contra el cáncer de cérvix.

En 2020 fueron verificados datos de Suecia y otros países nórdicos sobre la vacunación de adolescentes, detectándose significativas reducciones en los casos de cáncer invasor de cuello uterino.

En 2021, en Reino Unido, se corroboraron las estadísticas.

Para ello fueron comparadas las incidencias de cáncer invasivo en cohortes de niñas vacunadas – 12 a 14 años, vacunadas sistemáticamente – con las cohortes de no vacunadas – que alcanzaron los 12/14 años antes de la introducción de las vacunaciones sistemáticas -.

Lo recabado se sumó a las investigaciones previas sobre protección frente a las invasiones por VPH, infecciones persistentes y lesiones preneoplásicas del cérvix causadas por los VPH vacunales.

Protección frente a otros cánceres.

Se pondrá de manifiesto en los venideros años, cuando aparezcan tumores de vulva, vagina, canal anal o cavidad oral, que son menos frecuentes y aparecen a edades más avanzadas que los tumores del cérvix.

Lo cierto es que el 90 % de los casos de cáncer de cuello uterino y otros tumores anogenitales promovidos por el VPH son prevenibles. por la vacunación. Estas vacunas son muy eficientes y no tienen efectos secundarios graves.

Después de medir las repercusiones que ha ejercido la vacunación para resolver infecciones virales como el covid-19, el proceso contra el VPH es un paradigma de las posibilidades que la ciencia tiene a mano para prevenir cánceres potencialmente letales.

Tomado de The Conversation, Mayo Clinic, Medline Plus.

También puede interesarte: Primera vacuna contra el cáncer en humanos prueban BioNTech y Pfizer.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog