Economía de Bodegón

De «el bolívar dejó de caer» a inflación en dólares -León Hernández +Audio

2 minutos de lectura

Título original: De la ilusoria sensación de que el bolívar dejó de caer, a la inflación en dólares

Por León Hernández

Escucha el audio o sigue leyendo

De la ilusoria sensación de que el bolívar dejó de caer, a la inflación en dólares

Se habla del cese de la hiperinflación en Venezuela. Pero surge una duda importante. ¿Ese cálculo tomó en cuenta la dolarizada economía y el alza de precios en divisa extranjera que se vive en materia de alimentos y servicios en el país?

Después de una caída monstruosa de la moneda nacional, el mito del bolívar digital surge en medio de propaganda oficial y a la par de un intercambio cada vez más dolarizado. Marginado de esa dinámica de grandes bodegones, vive todo aquel que sigue recibiendo salarios en bolívares.

Muchos participan de ese mundo de anaqueles llenos de productos importados gracias a propinas en verdes o ayudas de familiares y amigos en el exterior, pero estos ya ven cómo sus auxilios rinden cada vez menos en una Venezuela en crisis.  La precariedad aumenta, con vidrieras caras e inalcanzables para muchos.

En la presentación de memoria y cuenta del pasado fin de semana, Nicolás Maduro dejó asuntos sin respuesta ¿Qué se dice de la inflación en dólares? ¿Cómo es posible que en algunos comercios y restaurantes existan productos que se vendan más caros en Venezuela que en Miami?

Haremos preguntas al aire: ¿Es usted de los que ve que ante la inexistencia de centavos en divisa, la tarifa mínima en Venezuela es el dólar? ¿También de los que ve cómo esa tarifa mínima va en ascenso en nuestra sembrada cultura alcista? ¿Ha presenciado que el redondeo en la economía informal favorece a quienes pagan en divisas, y que son penalizados los que pagan en bolívares con la aplicación de otras tasas de cambio? ¿Le rinde más el dinero con esta supuesta desaceleración inflacionaria?

¿Ha visto como ciertos “lujos” de una mayoría empobrecida, tales como comprarse una torta, un cachito en una panadería, se disparan, al pasar de dos dólares, a tres; de tres dólares, a cinco? ¿Quiénes, desde el gobierno, miden esto? ¿Quiénes rinden cuentas sobre esta materia?

La aparente seguridad y tranquilidad del bolívar y la supuesta mejora de la economía venezolana no se ve en prosperidad, sino en un aumento de la oferta de productos importados, bajo esquemas que empobrecen la alicaída producción nacional.

Se percibe una economía abierta de bodegón. Al discurso gubernamental socialista, lo contradice una nación más neoliberal y excluyente. Cada vez rinden menos las dos lochas a los pensionados y jubilados. ¿Les llegó a ellos el crecimiento económico? Después de una vida de trabajo en el sector público, ¿qué se recibe como liquidación? ¿Para cuántas bolsas de bodegón alcanza?


León Hernández es un periodista, profesor y documentalista venezolano, autor de «Hablan los periodistas» y «Pasquali» y coautor de «La pantalla censurada RCTV Globovision».

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog