Sesgo cognitivo

Sesgos cognitivos: definición, explicación y ejemplos +Video

/
3 minutos de lectura

Si una persona desea realizarse de mejor manera se hace necesario que se desprenda de los sesgos, para que llegue a conclusiones más realistas.

Sesgos cognitivos y creencias: cuando obviamos hasta lo evidente.

Sesgo cognitivo: la interpretación particular de las cosas.

Las personas vemos, escuchamos, recordamos y procesamos mensajes de forma diferente a nivel subconsciente producto de lo que se denomina sesgos cognitivos.

Sesgos cognitivos y creencias: Experimento inicial

En la década de 1950 se hizo un experimento en Estados Unidos con estudiantes de las universidades de Princeton y Darmouth.

Se les pidió que contaran la cantidad de infracciones cometidas durante un partido de rugby.

Como resultado los estudiantes de Princeton informaron sobre más faltas por parte del equipo de Darmouth y viceversa.

A pesar de que los alumnos habían observado el mismo encuentro lo procesaron de distinta forma. Filtraron la información no deseada cuando su equipo violaba las reglas.

Al mismo tiempo, amplificando las infracciones del conjunto opositor.

Este y una serie de investigaciones posteriores demuestran que hay una diferencia real de percepción entre miembros de una misma audiencia.

sesgos cognitivos y creencias

Qué son los sesgos cognitivos: Definición del concepto

Definamos, entones, sesgo cognitivo.

Es un efecto psicológico que se produce por una desviación en el proceso mental.

Esto nos lleva a una distorsión, juicio inexacto o interpretación ilógica que se da por la forma de procesar la información disponible.

Ello aunque los datos no sean lógicos o no estén relacionados entre sí.

Creemos que miramos objetivamente las noticias o un juego deportivo.

Pero en realidad nuestras mentes filtran la información haciendo selecciones sobre lo que estamos de acuerdo y bloqueando la información no deseada.

Cómo se filtra la información en los sesgos cognitivos

¿Con que base nuestra mente filtra la información?

Las personas, generalmente, fundamentamos nuestras decisiones a través de la intuición, las cuales se basan en nuestras creencias, y estas a su vez en experiencias personales previas.

El problema radica en la forma cómo interpretamos las experiencias, lo cual está condicionado por la forma en la que funciona el cerebro.

El cerebro humano presenta ciertos defectos que distorsionan la forma de entender al mundo cuando nos basamos únicamente en la experiencia personal.

Por eso se dan casos de dos personas que han pasado por una misma experiencia pueden tener opiniones contrarias sobre ella.

sesgos cognitivos y creencias

El cerebro nos engaña

El cerebro no solo nos engaña sobre lo que percibimos sino que también modifica nuestras percepciones, con mecanismos para ajustar la forma en que pensamos y recordamos.

Estos mecanismos nos alejan del pensamiento objetivo y nos llevan a tomar decisiones muchas veces con base en nuestras emociones más que en lo racional.

Por ejemplo, hay personas que les da más miedo a volar en avión que en automóvil, cuando las estadísticas refieren que hay más accidentes de tránsito terrestre.

Como consecuencia de estos mecanismos de ajuste cognitivo los humanos padecemos de distintos sesgos, que influyen en nuestra manera de entender al mundo, razonar y tomar decisiones.

Los investigadores han identificado decenas de sesgos.

Sesgo cognitivo de confirmación

Uno de los más destacados es el sesgo de confirmación.

Es la tendencia a advertir, atender y recordar preferentemente la información que confirma nuestras propias creencias y evitar la información que las contradice.

Este sesgo provoca que interpretamos la información de manera distinta a cómo lo harían otras personas, orientándola más hacia nuestras creencias.

Incluso hace que obviemos las evidencias y que solo atendamos a las que nos dan la razón.

Este sesgo también hace que olvidemos la información que no encaja con nuestras ideas.

Es más evidente cuando nuestras creencias se ven comprometidas. En ese caso podemos llegar a sentirnos atacados, debido a que mientras más arraigadas están las creencias más integran nuestra identidad.

sesgos cognitivos y creencias

Disonancia cognitiva

¿Qué pasa cuando alguna información no concuerda con nuestras creencias?

El conflicto interior que se produce cuando nuestras ideas chocan con alguna información o experiencia que las contradice es un fenómeno llamado disonancia cognitiva.

Cuando vivimos una disonancia cognitiva tratamos de recuperar el equilibrio mediante un sesgo de confirmación, refutando hasta las evidencias que contrarían nuestras creencias.

Hay una resistencia inconsciente a cambiar nuestras ideas, una especie de sistema para proteger nuestra identidad.

Podemos deducir que los sesos cognitivos no nos permiten ser objetivos a la hora de analizar el mundo.

Por ello, si una persona desea realizarse de mejor forma en la vida es necesario que se desprenda de los sesgos para que llegue a conclusiones más realistas.

Esto a partir de evidencias que no estén alteradas por nuestras creencias.

Tomado de TeoCom.

También puede interesarte: Redes sociales y manipulación: Santiago Bilinkis lo descubre.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog