Münchhausen

El síndrome de Münchhausen. Un inquietante trastorno +Video

3 minutos de lectura

No se trata de un relato fantástico como su nombre lo sugiere. Es un interesante problema médico sobre el que cada día más indaga la ciencia.

El síndrome de Münchhausen. Un inquietante trastorno.

Cada día escuchamos términos científicos que nos dejan asombrados por su complejidad.

Conozcamos en esta oportunidad el síndrome de Münchhausen.

El síndrome de Münchhausen: Enfermedad fingida

Se trata de una afección mental por la cual el paciente finge dolencias para asumir el papel de enfermo.

De acuerdo con los estudios médicos lo hace de forma constante en ausencia de enfermedades mentales o somáticas confirmadas.

El grado de turbación de la persona que lo padece lo conduce hasta el punto de producirse a sí mismo cortes o erosiones para sangrar.

En algunos casos, llega hasta inyectarse sustancias tóxicas.

El síndrome de Münchhausen

El síndrome de Münchhausen: De hospital en hospital

Se les llama «pacientes peregrinos» porque en su persistente actitud se somete a repetidos exámenes de laboratorios e intervenciones clínicas en diferentes centros de salud.

Esto con el fin de constatar la patología que según el individuo está convencido que lo aflige. Y sigue en su contumaz actitud pese a los resultados negativos.

Algo así como la comedia «El paciente imaginario» del dramaturgo francés Molière.

El síndrome de Münchhausen: Una figura de la historia

Los facultativos comenzaron a denominarlo síndrome de Münchhausen en la década de los 50 del siglo XX, en referencia al noble alemán Karl Friedrich Hieronymus, barón de Münchhausen.

Conocido por narrar historias increíbles que luego resultaban falsas, su figura fue realzada por el escritor germano Rudolph Erich Raspe.

Este hombre de letras trató de compararlo con el Quijote de la Mancha, de Miguel de Cervantes Saavedra.

El síndrome de Münchhausen

El síndrome de Münchhausen: Cuando una persona depende de otra

Después. entre los especialistas se bautizó una variante como el “síndrome de Münchhausen por poderes”, relativo a fingidas dolencias en otra persona que depende de ellas, por ejemplo un niño.

La madre del infante suele cambiar con asiduidad de galenos buscando un diagnóstico, y los familiares tienden a negar las sospechas.

Incluso, se da el caso de impúberes que asumen el rol de enfermos para proteger a la madre.

La miniserie estadounidense «The Act», de 2009, se basa en un caso de la vida real: la vida de una mujer de nombre Gypsy Rose Blanchard sometida por su progenitora a todo tipo de terapias y tratamientos.

La conducta de la madre es tan radical que obliga a la hija a usar silla de ruedas.

Captar la atención

Una de las principales hipótesis que se manifiestan en el síndrome de Münchhausen por poderes es que la madre quiere captar la atención de los demás y obtener reconocimiento por sus sacrificios.

Ello les permite recibir protección y crear una especie de «familia extendida» entre el personal del nosocomio donde el paciente es atendido.

También de esta forma se dejan de lado otros conflictos, problemas u obligaciones.

Para emitir un diagnóstico posible el profesional debe disponer de toda la información para valorarla a fin de emitir una explicación de este especie rara de maltrato.

En muchos casos le resulta arduo a los métodos psicológicos aclarar la anomalía puesto que no existen síntomas recurrentes sin una explicación lógica.

El síndrome de Münchhausen

Cuadro médico

Ante un alta inminente empeoran los síntomas y las dolencias o se presentan nuevos cuadros.

En el caso de que haya un niño involucrado, este muestra una mejoría una vez separado de la persona de referencia.

Para que la búsqueda de una cura surta efecto el paciente debe admitir los hechos y tomar conciencia de los daños que pudo haberle causado al hijo.

Debe confrontarse con su responsabilidad en los acontecimientos.

Muchos de los que padecen el síndrome de Münchhausen por poderes también sufrieron experiencias traumáticas a corta edad.

Les resulta arduo reconocer necesidades emocionales sin mortificar al niño.

Una de los procedimientos más seguidos es el tratamiento en cada uno de los miembros de la familia y determinar cómo ha perjudicado la situación a cada uno de ellos.

De esta manera se persigue superar la vivencia individual y evitar las posibles consecuencias dirigidas a las relaciones personales.

Con suma prudencia en la supervisión respectiva, ese será el eje principal de una solución al perturbador síndrome de Münchhausen.

Tomado de MDZ, Psicoactiva.

También puede interesarte: Empatía oscura: Una categoría de personalidad peculiar (+Video).

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog