Los sindicatos italianos exigen medidas contra la escalada de la energía

2 minutos de lectura

Roma, 1 may (EFE). Los principales sindicatos de Italia volvieron hoy a celebrar su gran manifestación del Primero de Mayo, tras dos años de pandemia, para exigir medidas que ayuden a las familias a afrontar en encarecimiento de la energía, entre otras reclamaciones.

Los tres principales sindicatos italianos, CGIL, CISL y UIL, se congregaron bajo el lema «Al trabajo por la paz» a los pies de la basílica de San Francisco en Asís (centro), pues en el centro de la jornada estuvo el rechazo a la invasión rusa de Ucrania.

Sus respectivos líderes reclamaron al Gobierno medidas contra la inflación, que apuntalen la recuperación tras más de dos años y medio de pandemia, una renovación de los convenios colectivos, acciones contra el cambio climático y, sobre todo, inversiones que ayuden a las familias a paliar la escalada de los precios de la energía.

El secretario de la CISL, Luigi Sbarra, se dirigió a la Unión Europea para pedir un mecanismo similar al Plan de Recuperación que «ayude a los países miembro a afrontar la emergencia energética».

En este sentido, consideró «absolutamente insuficientes» los 5.000 millones de euros que el Gobierno de Mario Draghi destinará a ayudar a las familias con sus facturas de la luz y del gas, ya que «la crisis permanecerá durante los próximos meses».

Por ello, pidió al Ejecutivo valorar una desviación presupuestaria para destinar el dinero a tal fin, así como tasar los beneficios de las multinacionales y redistribuir los ingresos por el IVA.

En la misma línea, el líder del mayor sindicato, la CGIL, Maurizio Landini, emplazó al Gobierno a aumentar la platea de los potenciales beneficiados de esas ayudas, familias con rentas de 12.500 euros anuales: «Alzad ese nivel, dádselas a más personas», exclamó.

Landini exigió «un verdadero plan energético» para acabar con la dependencia de Italia, ya que por ejemplo importa del extranjero el 90 % del gas que consume, y un 40 % proviene de territorio ruso.

El sindicalista apostó por «un plan serio» que invierta en energías renovables y cree todo un sector nacional.

«Tenemos viento, agua, sol… con inversiones, se pueden crear decenas de miles de puestos de trabajo», defendió, pues a su parecer Italia podría fabricar sus propios paneles solares o molinos de viento y evitar así comprárselos a otros países como China.

Otro de los temas que preocupan cada año sobremanera es el de las muertes en el puesto de trabajo, al que aludieron hasta el papa Francisco o el presidente de la República, Sergio Mattarella.

El secretario de la UIL, Pierpaolo Bombardieri, apostó por «más formación y prevención» y propuso al Gobierno excluir de los concursos públicos a aquellas empresas que violen las normas de seguridad.

Por otro lado, como cada año, el presidente Mattarella recibió en el Palacio del Quirinale a los principales cargos del Estado para conmemorar esta fecha especialmente sentida en un país como Italia, que se reconoce como «una República democrática basada en el trabajo» en el primer artículo de su Constitución, de 1948.

En su discurso, el jefe del Estado expresó su preocupación por la inflación, especialmente por el encarecimiento de la energía y de las materias primas, por lo que pidió medidas en su apoyo: «No podemos permitirnos fallar», dijo ante representantes del Ejecutivo.

En Turín (noroeste) la Policía cargó en dos ocasiones contra una manifestación de repartidores de comida, en la que se vivieron algunos momentos de tensión.

Tras la pandemia, en Roma volverá a sonar el concierto del Primero de Mayo organizado por los sindicatos en su plaza histórica, la de San Juan de Letrán, adonde acudirán miles de personas para escuchar a los artistas nacionales del momento. EFE

Curadas | Vía Agencia EFE 

Somos Curadas.com Tu compañía en información

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog