Grelos: el superalimento oculto de la huerta gallega

Grelos: el superalimento oculto de la huerta gallega

3 minutos de lectura

La cantidad de nutrientes que contiene los grelos, lo convierte en uno de los mejores alimentos para combatir algunas dolencias y patologías

Los platos e ingredientes típicos de Galicia que nos encandilan son muchos. Podemos citar la empanada, las vieiras, el lacón, los pimientos de padrón y la carne de vaca, sin olvidar, por supuesto, la fantástica tarta de Santiago, la queimada o el licor de café. El listado es largo: hay fantásticos ejemplos para todos los gustos, del dulce al salado; de la carne al pescado y marisco; y, cómo no, verdura. Es precisamente de un vegetal de lo que vamos a hablar: los grelos.

En realidad, los grelos no son una especie en sí misma. Con este término nos referimos al brote floral del nabo, en cuyo extremo aparecen las flores. Por tanto, forma parte de la familia de las verduras crucíferas, como la col rizada y el brócoli.

Grelos

Al igual que el cuerpo del nabo, estas hojas son perfectamente comestibles, y destacan por ser ricas en nutrientes y bajas en calorías. De hecho, este alimento se encuentra entre los mejores alimentos en términos densidad de nutrientes en relación con el contenido calórico de los alimentos.

Con solo 32 calorías por cada 100 gramos, aporta 7 gramos de carbohidratos, 1,50 gramos de proteína, 0,13 gramos de grasas, 3,2 gramos de fibra dietética y nada de colesterol. En cuanto a vitaminas y minerales, destaca en vitamina A, C y K, así como en calcio, cobre, hierro -3 gramos por cada 100, igual que la carne roja-, magnesio, manganeso, fósforo y nitrato.

Además, son una excelente fuente de B-caroteno, luteína y zeaxantina, flavonoides con potentes actividades antioxidantes y anticancerígenas. Repasemos, a continuación, algunos de sus potenciales beneficios.

Piel y cabello saludables

Las hojas de nabo pueden ayudar a mantener la piel y el cabello sanos debido a su alto contenido de vitamina A. Esta también es necesaria para el crecimiento de todos los tejidos corporales, incluidos la piel y el cabello.

Por su parte, la vitamina C es importante para crear y mantener el colágeno, que tiene entre sus principales funciones proporcionar la estructura a la piel y el cabello. Sin olvidar sus positivos efectos para el sistema inmunológico.

El hierro es otro de los nutrientes que ayudan a cuidar el cabello. De hecho, la pérdida del pelo puede resultar de la deficiencia de hierro, por lo que una ingesta adecuada de alimentos que lo contienen, como los grelos, puede ayudar a prevenirlo.

Contra la anemia

De nuevo el hierro juega aquí un papel fundamental, ya que la deficiencia de mineral es una de las causas más comunes de anemia. Pero no queda aquí, sino que su buen contenido en vitamina C facilita que el cuerpo lo absorba mejor, maximizando sus potenciales efectos.

Prevención de la osteoporosis

Los expertos han asociado la baja ingesta de vitamina K y calcio con un mayor riesgo de fractura ósea. Así, su consumo adecuado puede beneficiar la salud ósea al mejorar la absorción de calcio, reducir su excreción urinaria y actuar como modificador de las proteínas de la matriz ósea.

En esto, de nuevo, la vitamina C es fundamental, al igual que la vitamina A, el fósforo y el magnesio. Todos ellos son muy importantes para el bienestar de nuestro sistema óseo.

Grelos

Diabetes

Las hojas de nabo son ricas en fibra. Los estudios han demostrado que las personas con diabetes tipo 1 que consumen dietas ricas en fibra tienen niveles más bajos de glucosa en sangre. Igualmente, las personas con diabetes tipo 2 pueden tener niveles mejorados de azúcar en sangre, lípidos e insulina.

Además, los grelos también contienen un antioxidante conocido como ácido alfa lipoico. Se ha demostrado que reduce los niveles de glucosa, aumenta la sensibilidad a la insulina y previene los cambios inducidos por el estrés oxidativo en pacientes con diabetes.

Sueño y memoria

Los grelos contienen colina, un nutriente importante para ayudar a conciliar el sueño, el movimiento muscular, el aprendizaje y la memoria. También ayuda a mantener la estructura de las membranas celulares, beneficia la transmisión de impulsos nerviosos, ayuda en la absorción de grasa y reduce la inflamación crónica.

El folato es otra de las sustancias que puede ayudar con la depresión al evitar que se forme un exceso de homocisteína en el cuerpo, Esta sustancia puede evitar que la sangre y otros nutrientes lleguen al cerebro, interfiriendo con la producción de las hormonas serotonina, dopamina y norepinefrina que nos hacen sentir bien y regulan el estado de ánimo, el sueño y el apetito.

Tomado de EL ESPAÑOL

CURADAS | Tu compañía en información…

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog