Natilla de vainilla y limón: deliciosa para un desayuno muy dulce

Natilla de vainilla y limón: deliciosa para un desayuno muy dulce

1 minuto de lectura

La natilla de vainilla y limón la puedes preparar para comenzar tu desayuno o para acompañar otros platos dulces de la mañana

Desayunar un plato delicioso y dulce no tiene porqué ser difícil, sobre todo cuando existen unas ricas recetas que puedes llevar a cabo en minutos y que no te llevarán más de unos pocos ingredientes para tenerlas listas, tal es el caso de esta deliciosa natilla de vainilla y limón, perfecta para iniciar el día con un postre sencillo o para acompañar tus otros platos del desayuno como los hot cakes o unos esponjosos panquecitos.

Su textura es suave y cremosa, la obtenemos gracias a la fécula de maíz y el huevo, esta característica rivaliza con su intenso sabor y delicioso aroma que vamos a obtener gracias al limón que añadiremos a nuestra leche, no obstante, puedes sustituir este por otros cítricos de tu agrado, para así darle un toque especial. Puedes preparar está receta y dejarla enfriar para que tome más cuerpo o comerla directamente recién hecha si quieres un postre caliente y reconfortante.

Natilla de vainilla y limón

Ingredientes:

  • 2 tazas de Leche
  • 1/2 taza de Azúcar
  • 1 rama de Canela
  • 1 Limón
  • 2 yemas de Huevo
  • 50 gramos de Fécula de maíz
  • Esencia de vainilla

Preparación:

1-Comienza pelando tu limón para obtener la piel, debes extraer solo la parte superficial ya que la parte blanca puede amargar la preparación, una vez lista coloca en una olla junto con la leche, la canela, la esencia de vainilla y la mitad del azúcar, deja que esta preparación se caliente y mientras tanto debes batir las yemas con el resto del azúcar y la fécula de maíz hasta lograr una pasta fluida y con un color pálido, deberás batir hasta lograr el punto de listón.

2-Cuando tengas tus yemas listas y la leche ya haya comenzado a hervir, retira la canela y el limón del líquido, baja el fuego y toma un poco de leche caliente para agregarla a tus yemas, integra muy bien y la mezcla deberás regresarla a la olla donde tienes el resto de la leche, cocina a fuego bajo sin dejar de mover hasta que la natilla vaya tomando consistencia y se vuelva espesa, cuando tenga la textura que más te guste retira del fuego y deja enfriar un poco para servir y disfrutar.

¿Te gustó el artículo? Tenemos mucho más para ti. Únete a Curadas haciendo clic en este enlace.

Tomado de GASTROLAB

CURADAS | Tu compañía en información…

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog