Tortugas

El desove de tortugas en Venezuela es un interesante proceso natural

4 minutos de lectura

Entre las especies que forman parte de nuestra fauna se encuentran la tortuga laúd, la carey y la verde. La tarea conservacionista de muchos quelonios es ardua por encontrarse en peligro de extinción.

El desove de tortugas en Venezuela es un interesante proceso natural.

La temporada de anidación y desove de tortugas marinas en el país se extiende entre los meses de marzo y octubre.

El territorio nacional cuenta con varios perímetros que acogen este episodio de la fauna.

El desove de tortugas: Enclaves en nuestra geografía

Entre otros encontramos lugares del Parque Nacional Morrocoy, en jurisdicción del estado Falcón, declarado, por cierto, área protegida de especies marinas.

Otra zona privilegiada son las dependencias federales, específicamente, la Isla la Tortuga, los Roques e Isla de Aves.

Asimismo en Nueva Esparta – en playas de Margarita, Coche y Cubagua -; en Choroní, en Aragua; y hasta en La Guaira.

En la entidad insular son muy conocidas las áreas de desove en las costas de los municipios Antolín del Campo, Mariño, Gómez y Península de Macanao, donde obviamente se produce el avistaje.

Y en lo que corresponde a la antigua región varguense se puede observar en La Sabana, en la parroquia Caruao; y en Tanaguarena y Camurí Grande, en la parroquia Naiguatá.

el desove de tortugas

Datos del proceso: El desove de tortugas

Científicamente, el desove acontece cuando el quelonio escoge un sitio idóneo para depositar sus huevos.

La tortuga crea un espacio en forma de óvalo – denominado «cama» por los especialistas -, donde reposa su cuerpo para excavar un hueco. Para ello usa sus aletas traseras colocando los huevos.

En cifras, 100 huevos, o incluso 200, pueden ser colocados por cada tortuga madre.

El período de incubación depende cada especie de tortuga marina y podría prolongarse entre 30 a 60 días, de acuerdo a la palabra de los expertos.

Todo este procedimiento sucede, por supuesto, al apareamiento, que se verifica en el agua.

La mayor parte se reproducen a los 4 a 5 años de edad, pero hay especies que se aparean entre los 15 y los 20 años.

El desove de tortugas: Aspectos interesantes y especies

La madre nunca vuelve a comprobar el estado de sus huevos o a ver a las nuevas tortugas, tras salir del caparazón.

Un detalle curioso es que las hembras ponen sus huevos en el mismo sector donde vinieron al mundo.

De estos reptiles existen siete especies a nivel global, poseyendo Venezuela la mayoría de ellas.

A saber, la tortuga laúd, que es el ejemplar de mayores dimensiones. Es la única entre sus congéneres capaz de regular su temperatura corporal, controlando el flujo sanguíneo.

el desove de tortugas

Luego, tenemos a la caretta-caretta, a quien también llaman tortuga boba.

Le sigue la carey, que debido a sus conchas de colores es considerada por muchos como la más bella.

Contamos, asimismo, con la tortuga verde, Su denominación no se debe al color de su caparazón sino al matiz de la grasa que se encuentra debajo de este.

Y también citamos en la lista a la tortuga golfina, a la que se conoce popularmente como maní, que viaja hasta el Caribe por alimento.

Peligro de extinción: El desove de tortugas

En lo que respecta a al alimentación de las tortugas diremos que es variada. Consumen algas, peces, erizos, medusas, calamares, esponjas, crustáceos, algas, plantas marinas, moluscos y coral.

Parte de esta alimentación dota al quelonio del calcio que requiere para fortalecer su caparazón.

Se conoce que casi toldas las especies de tortugas marinas se hallan en peligro de extinción.

Así lo dictaminó en 1996 la Unión Internacional por la Conservación de la Naturaleza, con base en la constante destrucción de su hábitat natural.

Otros motivos que han reducido las poblaciones son el consumo y tráfico de especies, la pesca accidental al quedar atrapadas en las redes y morir ahogadas y el cambio climático.

Las tortugas marinas demoran entre 20 y 30 años en alcanzar la edad adulta. Durante su vida migran grandes distancias en busca de alimento y áreas para su reproducción. 

Entre otros detalles sobre estos interesantes criaturas destacamos que compiten para conseguir territorio o una hembra. Para elegir al vencedor, estiran el cuello lo más largo posible.

Pueden llegar a permanecer sumergidas hasta 8 horas, en tanto que la velocidad que alcanzan en el agua puede llegar hasta 35 kilómetros por hora.

Un aspecto a subrayar es que para limpiar sus ojos de la sal vierten lágrimas en grandes cantidades.

Testimonio de un conservacionista

«Tenemos seis nidos contabilizados hasta ahora. Uno de ellos está en el lugar donde desovó la tortuga y los otros cinco restantes están en nidarios protegidos».

Tal es el testimonio que ofrece el voluntario ecologista Pedro Pérez, quien durante veinte años se ha dedicado a proteger a las tortugas que desovan en el litoral central.

Indicó el ciudadano que se ha detectado la presencia de quelonios de la especie cardón, pendientes de la liberación de los tortuguillos.

«Gracias al apoyo de iniciativas privadas y del gobierno regional se logró la restricción del paso de carros en rustiqueo y se construyeron nidarios en La Sabana», dijo.

Manifestó que se existe un proyecto que contempla la formación de brigadas con la presencia de estudiantes en carreras afines. Su labor consistirá en cercar nidos, liberar tortugas e identificar las especies para llevar una data de crecimiento.

«Recomendamos notificar a las autoridades si ven algún nido o alguna tortuga marina. No manipular los ejemplares o huevos, ni molestarles. Por otra parte, evitar que los vehículos entren hasta la arena en algunos sitios», manifestó este amante de la naturaleza.

Tomado de El Universal, Últimas Noticias, Max.4×4.

También puede interesarte: No hay tigres en Venezuela, hay jaguares. (Pero aquí les decimos tigres).

¿Te gustó el contenido? Tenemos mucho más para ti. Únete a Curadas haciendo clic en este enlace.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog