Trastonro de la personalidad evitativa

Trastorno de personalidad evitativa y cómo identificarlo

3 minutos de lectura

¿Qué ocurre si la timidez es tan intensa y extrema que nos aislamos del mundo? Hay señales demostrativas del denominado TPE.

Trastorno de personalidad evitativa y cómo identificarlo.

¿Cuántas veces has descrito a una persona que conoces como tímida?

Seguro que se te ocurre alguien, o quizá tú mismo, a quien calificarías de persona tímida e introvertida.

Esto no es necesariamente algo malo y a menudo se puede llevar una vida muy normal siendo tímido.

Sin embargo, ¿qué ocurre si la timidez es tan intensa y extrema que nos aislamos del mundo?

¿Y si tememos tanto las críticas y la desaprobación de los demás que limitamos lo que podemos hacer?

Esto es lo que suele ocurrir con el trastorno de la personalidad evitativa o TPE.

Conozcamos señales que lo identifican.

Trastorno de personalidad evitativa: Miedo intenso al rechazo

¿Haces todo lo posible por evitar el rechazo?

¿Eres extremadamente sensible a las críticas?

El miedo al rechazo es el mayor signo revelador del trastorno de la personalidad evitativa.

Aunque el miedo a que te rechacen es relativamente común, el trastorno de la personalidad evitativa lo lleva a su máxima expresión.

Trastorno de personalidad evitativa

Afectará a todos los aspectos de tu vida, especialmente a las relaciones personales y a tu vida laboral.

Quienes lo padecen también suelen percibir repetidamente las situaciones como negativas aunque no lo sean en sí mismas.

Esto puede llegar a ser tan grave hasta el punto de preferir el aislamiento a la mera posibilidad de ser rechazado.

Falta de relaciones estrechas: Trastorno de personalidad evitativa

Imagina que ves a un compañero de trabajo en un centro comercial.

¿Cuál es tu curso de acción inmediato?

¿Te resulta más tentador esconderte o saludarlo?

En última instancia, este enorme miedo a ser rechazado se traduce en dificultades para establecer relaciones.

Si haces todo lo posible para evitar encuentros sorpresivos, incluso con aquellos que ves regularmente por otros motivos, esto podría ser una gran señal de alarma.

Las personas con este trastorno prefieren evitar a los demás a toda costa, a menos que sepan que serán plenamente aceptados.

Incluso en sus relaciones, temen la intimidad y alejan sistemáticamente a los demás.

Como les resulta difícil e intimidante interactuar con los demás, prefieren mantenerse lejos de todos ellos, limitando así sus relaciones sociales cercanas.

Evitar cualquier riesgo: Trastorno de personalidad evitativa

¿Has rechazado alguna vez oportunidades de ascenso o cambios de trabajo por miedo a hacer algo mal?

Las personas con TPE tienen tendencia a evitar los riesgos o cualquier cosa que pueda suponer un fracaso.

Trastorno de personalidad evitativa

Esto se debe a que el fracaso puede ser vergonzoso, lo que abre la puerta al rechazo y al ridículo.

Todo ello les limita en lo que están dispuestos a hacer, lo que a su vez les hace muy difícil lograr tener experiencias nuevas.

Y esto puede extenderse también a las situaciones laborales.

Ganarse cualquier tipo de desaprobación es un pensamiento aterrador para las personas con TPE, por lo que tratan de limitarlo al máximo.

Trastorno de personalidad evitativa: Timidez extrema

¿Te resulta estresante y poco atractivo conocer a gente nueva?

¿Tu necesidad de evitar a otras personas a toda costa te lleva a menudo al aislamiento social?

Incluso hablar con otras personas que sí conoces puede resultarte difícil, ya que ello abre la puerta a una eventual desaprobación.

Cuando estás con otras personas te das cuenta de que tus pensamientos son revueltos y abrumadores, con frecuencia negativos y autodespreciativos.

Por ello es posible que prefieras quedarte en casa en lugar de salir con los demás, aunque se trate de una actividad que crees que podría ser divertida.

Un intenso miedo al rechazo se apodera de ti e influye en tus decisiones.

Muy baja autoestima

El trastorno de la personalidad evitativa conlleva sentimientos de inadecuación.

Puedes compararte con los demás y sentirte una persona indigna.

También puedes sentirte socialmente inepto debido a la limitada interacción social y a tu constante autocrítica.

Todos estos problemas de autoestima dificultan la interacción con los demás y pueden hacer que te aísles progresivamente más.

Huir del conflicto

Dado que este trastorno gira principalmente en torno al miedo, a la desaprobación y al rechazo, probablemente notarás si lo padeces que evitas el conflicto a toda costa.

Complacer a la gente es algo que intentas constantemente, pero puede darte lugar a problemas.

Es posible que te conformes con menos de lo que deberías o te involucres en situaciones indeseables para evitar la desaprobación de los demás.

Todo esto también puede causar problemas en otras áreas, ya que podrías ser incapaz de tomar decisiones cuando hay otras personas involucradas.

Ojo, es preciso tomar en cuenta que este trastorno puede variar de una persona a otra.

El trastorno puede también ser comórbido con otras anomalías como la ansiedad y la depresión, que pueden igualmente ser el resultado del aislamiento social y el miedo al rechazo.

Con todo, es importante saber que este trastorno puede tratarse. Y con la ayuda profesional adecuada mejorar notablemente.

Tomado de Sapiencia Práctica.

También puede interesarte: Empatía oscura: Una categoría de personalidad peculiar (+Video).

¿Te gustó el contenido? Tenemos mucho más para ti. Únete a Curadas haciendo clic en este enlace.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog