Chilaquiles divorciados: deliciosa receta para desayunar el domingo

Chilaquiles divorciados: deliciosa receta para desayunar el domingo

2 minutos de lectura

Los chilaquiles divorciados son el plato ideal para un desayuno en familia sin complicaciones

El desayuno es una de las comidas más importante del día, así que este debe ser un plato muy abundante y llenador para que puedas comenzar con tus actividades del día lleno de energía. Los chilaquiles divorciados son por excelencia el desayuno típico mexicano, en especial después de una noche de celebración o exceso de copas que nos despiertan con ganas de una receta picosita que nos ayude a aliviar los síntomas de una desvelada para seguir con la vida.

El término “divorciados” es muy utilizado para hacer referencia a las preparación que llevan dos tipos de salsas y aunque opuestas se complementan de forma perfecta para darle vida a una receta espectacular. En este caso, los chilaquiles son un muy buen ejemplo de este término, ya que pueden ir acompañados de una sola salsa o dos, así como su porción de proteína como huevo, pollo, arrachera o cecina. Sin más rodeos, aquí te dejamos la receta de los chilaquiles divorciados para que la prepares en casa.

Chilaquiles divorciados

Ingredientes:

Para los chilaquiles

  • ½ kilo de tortillas cortadas en triángulos
  • 2 tazas de crema
  • 100 gramos de queso fresco
  • ½ cebolla cortada en tiras
  • Aceite, el necesario

La salsa roja

  • ½ kilo de tomate
  • 2 chiles pasilla
  • ¼ de cebolla pequeña
  • 1 diente de ajo pelado
  • Sal al gusto

Para la salsa verde

  • ½ kilo de tomate
  • 1 diente de ajo pelado
  • ¼ de cebolla pequeña
  • 7 chiles verdes
  • Sal al gusto

Preparación:

Para los chilaquiles

Corta todas las tortillas en triángulos, coloca en una sartén un poco de aceite, deja calentar a fuego medio por un minuto. Vierte poco a poco las tortillas y deja que se doren por unos 5 minutos o hasta que se conviertan en pequeñas tostadas; recuerda voltearlas de forma constante para que no se quemen y se doren. Retira del fuego y deja escurrir en un papel de cocina absorbente. Reserva.

Salsa roja

En la plancha, coloca los chiles pasilla, junto con los tomates, la cebolla y el ajo, deja asar a fuego medio hasta que la piel de los tomates comiencen a desprenderse. Vierte todos los ingredientes en la licuadora junto con una pizca de sal y un chorrito de agua.

En una olla, agrega un chorrito de aceite y vierte la salsa. Deja cocinar a fuego medio por unos 5 minutos hasta que espese un poco. Retira del fuego y reserva.

Para la salsa verde

En una olla, vierte todos los ingredientes y cubre con suficiente agua. Deja cocinar por unos 5 minutos o hasta que llegue al hervor. Vierte todos los ingredientes en la licuadora junto con un chorrito de agua y licúa por unos 2 minutos hasta obtener una salsa.

En otra olla, coloca un poquito de aceite y vierte la salsa. Deja cocinar por 5 minutos hasta que sazone. Retira del fuego y reserva.

Sirve

En platos hondos, coloca un poco de las tortillas que freíste previamente y enseguida baña la mitad con salsa roja y la otra mitad con salsa verde. Decora con un poco de crema, queso fresco y cebolla, incluso puedes añadir un huevo estrellado o un poco de pollo deshebrado al gusto. Disfruta de inmediato.

¿Te gustó el artículo? Tenemos mucho más para ti. Únete a Curadas haciendo clic en este enlace.

Tomado de GASTROLAB

CURADAS | Tu compañía en información…

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog