Pensamientos intrusivos: conoce qué son y cuándo son un problema

Pensamientos intrusivos: conoce qué son y cuándo son un problema

5 minutos de lectura

En ocasiones las personas experimentamos pensamientos repentinos que nos llegan a la mente sin saber el porqué y el para qué. Normalmente, estos pensamientos intrusivos pueden crear cierta angustia en nosotros a pesar de que estos han llegado sin nuestro permiso

¿Alguna vez has estado conduciendo por una autopista, escuchando la radio, cuando de repente tu cerebro te dice: «Oye, ¿y si doblo hacia la zona del medio que separa las carreteras?» O tal vez tomaste un cuchillo para cortar un poco de pan y te preguntaste: «¿Qué pasa si lastimo a alguien con esto?». Estos son ejemplos de pensamientos intrusivos, esos que aparecen en tu cabeza por sí solos.

Idealmente, los reconocemos para luego simplemente hacerlos a un lado y seguir adelante. Pero para algunas personas, en ciertos momentos de su vida, descartar los pensamientos intrusivos puede volverse más difícil.

Pensamiento intrusivo

Aquí, con la ayuda de expertos, explicamos qué son los pensamientos intrusivos, qué sucede cuando se descontrolan y cómo tratarlos.

¿Qué son los pensamientos intrusivos?

Un pensamiento intrusivo es cualquier cosa aleatoria que «aparece en la mente», explica el psicólogo clínico Mark Freeston, quien se especializa en el trastorno obsesivo compulsivo (TOC) y los trastornos de ansiedad en la Universidad de Newcastle, en Reino Unido.

Técnicamente, un pensamiento intrusivo podría ser positivo, pero la mayoría de las veces son los negativos los que notamos.

Un ejemplo podría ser un pánico repentino de que dejaste el horno encendido y tu casa se va a quemar. El tipo de cosas en las que todos pensamos de vez en cuando. Es posible que no pensemos en ello como algo «no deseado», porque es solo un pensamiento que olvidamos rápidamente.

Un pensamiento intrusivo muy típico es que dejamos encendido el gas y eso provoca un incendio en nuestra casa.

Luego están los pensamientos intrusivos que realmente son no deseados, en problemas de salud mental como el TOC, el trastorno de estrés postraumático (TEPT) y la ansiedad social.

«En la ansiedad social, los pensamientos intrusivos probablemente serían ‘¿Cómo me ven los demás?’, ‘¿Me tiembla la mano?’, dice Freeston. Mientras que, en el TOC, los pensamientos pueden ser miedos a la contaminación, o en el PTSD, pueden ser recuerdos o escenas retrospectivas de un evento traumático.

En psicología, lo que marca un pensamiento intrusivo como diferente a una preocupación u otro tipo de pensamiento es que está en desacuerdo con lo que generalmente crees que es verdad, o con tus valores. Los psicólogos se refieren a esto como un pensamiento «egodistónico».

Las preocupaciones se consideran más «egosintónicas», lo que significa que están más alineadas con nuestras creencias.

Por ejemplo, si has estado leyendo sobre el aumento de los costos de la energía y los artículos básicos, y estás comenzando a gastar más de lo que ganas, es normal que te preocupe cómo pagarás tus facturas, pero eso sería una preocupación, no un pensamiento intrusivo.

¿Son normales los pensamientos intrusivos?

Adam Radomsky, autor principal de un estudio de 2014 y quien trabaja en la Universidad de Concordia en Montreal, Canadá, dice que todos tenemos pensamientos intrusivos.

«Sabemos que es más probable que las personas los noten o luchen con ellos durante los períodos estresantes», dice. «Pero creo que es solo un hecho de la humanidad que los tenemos. La mayoría de ellos probablemente no los notemos».

Tal vez el hecho de que los tengamos sea el resultado de procesos importantes que ocurren en nuestro cerebro: si nunca tuviéramos pensamientos aleatorios o consideráramos cosas que no creíamos que fueran ciertas, ¿cómo crearíamos arte abstracto o soñaríamos ficciones fantásticas?

Pensamientos intrusivos
Es más probable que los pensamientos intrusivos aparezcan en momentos de estrés.

Freeston está de acuerdo en que los pensamientos intrusivos son «parte de la condición humana», y agrega que es beneficioso para los humanos tener pensamientos aleatorios todo el tiempo.

«Uno de los argumentos que se ha esgrimido es que si no tuviéramos pensamientos aleatorios, nunca resolveríamos los problemas», dice.

En el TOC, se ha explorado la relación entre el pensamiento intrusivo y la creatividad como una forma de enfrentar la condición directamente. Por ejemplo, escribir pensamientos aleatorios podría ser una forma de aprovecharlos en lugar de permitir que bloqueen nuestro cerebro.

¿Cómo puedo saber si mis pensamientos intrusivos son un problema?

Es cómo respondes a los pensamientos intrusivos lo que tiende a determinar si son problemáticos.

«Alguien podría pensar en algo extraño y malvado que está sucediendo», dice Freeston. «Si fueras Stephen King, dirías: «Esa es una gran idea». Y luego escribes una novela. Pero si piensas, ¿Qué tipo de persona tiene este pensamiento extraño? o Podría significar que soy esta persona horrible que creo que soy, a partir de ahí, un pensamiento intrusivo podría convertirse en una obsesión».

Las obsesiones en el sentido clínico son pensamientos intrusivos que no son deseados y se repiten con frecuencia. Estos pueden desarrollarse en el TOC, particularmente en el TOC que ocurre durante el embarazo o después del parto.

Estos pensamientos no deseados repetidos son característicos de otras afecciones de salud mental, desde el TEPT y los trastornos alimentarios hasta la esquizofrenia.

Los pensamientos intrusivos también pueden estar relacionados con problemas de salud física.

Los pensamientos intrusivos también pueden estar relacionados con problemas de salud física. Los pacientes con cáncer, por ejemplo, pueden sufrir pensamientos intrusivos sobre el regreso de su cáncer que pueden afectar su recuperación física.

En las personas que desarrollan obsesiones o pensamientos intrusivos más angustiosos, los pensamientos ocurren más regularmente cuando se esfuerzan por deshacerse de ellos, en lugar de aceptarlos e ignorarlos.

En algunos casos, las personas pasan a realizar acciones físicas para lidiar con los pensamientos, como tocar, contar o verificar que han realizado una tarea en particular. Estas son las compulsiones.

Si estás pasando por un período estresante y te das cuenta de que estás luchando con pensamientos intrusivos más de lo normal, esto no significa que estés desarrollando un TOC. Simplemente significa que debes ser más consciente y tal vez hacer cosas para ayudarte a reducir el estrés.

«No necesariamente descartar el pensamiento o evitarlo, sino centrarse en las cosas que importan»,surgiere Radomsky, junto con un poco de cuidado personal, que podría ser tan simple como dormir y comer bien.

Por otro lado, los pensamientos intrusivos que surgen de la nada deben tomarse en serio. El inicio abrupto de los síntomas del TOC en los niños puede ser el resultado de una infección bacteriana o viral, como en el trastornos pediátrico neuropsiquiátrico autoinmune asociado a estreptococo, (PANDAS, por su acrónimo en inglés).

Pensamientos intrusivos
Centrarse en cosas tan simples como dormir y comer bien pueden ayudar en algunos casos.

Descrito por primera vez en 1990 por la psiquiatra infantil Susan Swedo, el PANDAS es raro, por lo que todavía se considera un diagnóstico controvertido, según Alison Maclaine, cuyo hijo de 12 años, Jack, desarrolló PANDAS hace más de cuatro años.

Jack ahora lucha por salir de su habitación debido a pensamientos intrusivos en torno a morir y huir. «Los pensamientos intrusivos fueron uno de los primeros síntomas de su enfermedad y siempre han sido la causa de la mayor angustia», dice Maclaine. «Durante los últimos cinco meses, no ha podido asistir a la escuela».

Los pensamientos intrusivos de Jack se atribuyeron inicialmente al trastorno del espectro autista y la ansiedad. Finalmente, lo trataron con antiinflamatorios y antibióticos, lo que ayudó, pero Maclaine se pregunta cuán diferente sería la vida ahora si hubieran recibido el diagnóstico correcto de inmediato.

Otros síntomas que pueden indicar PANDAS son tics, hiperactividad, problemas para dormir y ataques de pánico o rabia.

¿Te gustó el artículo? Tenemos mucho más para ti. Únete a Curadas haciendo clic en este enlace.

Continúa leyendo en BBC NEWS MUNDO

CURADAS | Tu compañía en información…

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog