Muffins ingleses caseros: rica receta para un desayuno perfecto

Muffins ingleses caseros: rica receta para un desayuno perfecto

1 minuto de lectura

Ya sea para acompañar platos salados o con una taza de café, los muffins ingleses caseros son el desayuno perfecto

Los muffins ingleses son un clásico del desayuno en varias lugares, son perfectos para el acompañamiento de distintos platos y además sus características los hacen deliciosos para la primera hora de la mañana, son esponjosos, ligeramente dulces y sobretodo fáciles de preparar. Así que si quieres tenerlos en casa, nosotros te enseñaremos a elaborar estos ricos muffins ingleses caseros con una sencilla receta.

Los muffins ingleses o panecillos tienen un sabor bastante neutral, así que son el acompañamiento perfecto para cientos de platos, ya sea que los uses para realizar un delicioso sándwich con tus ingredientes favoritos dentro, acompañar el plato principal de tu desayuno o incluso colocarles mermelada y complementarlo con una rica taza de café u otra bebida caliente, estos muffins son ideales para comenzar tu día.

Muffins ingleses caseros

Ingredientes:

  • 250 gramos de harina
  • 11 gramos de levadura instantánea
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 30 gramos de mantequilla
  • 100 mililitros de leche
  • 50 mIlilitros de agua
  • 1/2 cucharadita de sal
  • Aceite

Preparación:

1-Comienza activando la levadura, para ello colócala en un recipiente junto con la mitad del azúcar, una cucharada de leche tibia y una cucharada de harina, forma una pasta uniforme y reserva.

2-Por otro lado debes mezclar la harina con la sal y el resto del azúcar para formar una fuente en tu mesa, cuando esté lista agrega poco a poco la leche y el agua tibia, luego tu levadura ya activada y amasa todo hasta obtener una masa homogénea y uniforme.

3-Una vez que tu masa esté lista tápala con un paño y reserva hasta que doble su volumen.

4-Después de este tiempo desgasifica la masa y extiende sobre tu mesa de trabajo con un poco de harina hasta que alcances un grosor de 2 cm y utiliza un vaso o un cortador redondo para cortar los panes.

5-Colócalos en una bandeja con papel para hornear hasta que vuelvan a doblar su tamaño.

6-Cocinalos en un sartén muy caliente con un poco de aceite y tapa, dale vueltas por ambos lados sin destaparlos, hasta que estén doraditos y sirve.

¿Te gustó el artículo? Tenemos mucho más para ti. Únete a Curadas haciendo clic en este enlace.

Tomado de GASTROLAB

CURADAS | Tu compañía en información…

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog