Elisa Rego en las Vivencias de Milagros S. Castro

4 minutos de lectura

Cuando me enteré que Elisa Rego tenía previsto venir a Venezuela para presentar su show con Frank Quintero y Pedro Castillo, me dio mucha nota. Tres talentos venezolanos que alegraron mi juventud en las innumerables parrandas que disfruté cuando estudiaba en la  magna Universidad Central de Venezuela.

En esta oportunidad, quiero compartir la historia de cómo conocí a Elisa Rego. A esta maravillosa cantante y compositora, a quien comencé a admirar y a seguir desde que se dio a conocer en 1988.

En ese año, ya estaba residenciada en Barquisimeto. Mi labor en el diario El informador era muy interesante. Me desempeñaba como periodista de información general y como coordinadora de la página de espectáculos.

Esa experiencia “farandulera” fue muy grata e inolvidable. Fue una época especial, porque a raíz del “Viernes Negro”, comenzaron a surgir nuevos artistas venezolanos. Hombres y mujeres que marcaron una huella musical y siguen siendo escuchados y admirados. Unos activos, otros no. Pero todos extraordinarios.

Y yo, como fan y como periodista, los seguía a todos. Además, considero que ha sido increíble haber conocido a muchos de esos artistas, que hoy en día son nuestro orgullo.

Elisa Rego en uno de sus shows en la capital musical de Venezuela.

El deseo de entrevistar a Elisa Rego

Durante mi paso por la coordinación de la página de espectáculos de El Informador, siempre tuve una excelente relación con los promotores de las disqueras. Eran mis aliados. Ellos me daban la exclusiva para entrevistar a los artistas que llegaban a la ciudad. Tanto para cumplir con una gira de medios, bautizar discos o presentar conciertos.

Uno de esos aliados fue César Parra, promotor musical de Sonográfica. Un amigo de primera, a quien aprecio mucho y me gustaría volver a ver.

Resulta que un día de 1990, le comenté que me gustaba mucho el estilo de Elisa Rego. Y que sería un privilegio poder entrevistarla en Barquisimeto. Una ciudad muy importante para ella, porque algunos de sus familiares más queridos vivieron aquí.

Le dije que desde que presentó su primera producción discográfica en 1988, me encantó. El tema Blanco y Negro es hermoso. Así como otros que también forman parte de esa selección. Me refiero a Libre de ti, Selva y Amor Incesante.

La respuesta era siempre la misma: “Aún no está en agenda una gira en Barquisimeto. Cuando se concrete, te prometo que serás la primera que entreviste a Elisa”. Y así pasaron los meses…

“Elisa visitará Barquisimeto”

Hasta que un día del año 1992, lamentablemente no recuerdo el mes, me llamó mi amigo César Parra. Me tenía una sorpresa.

Me comentó que Elisa estaría en Barquisimeto durante varios días. Su agenda incluía una gira de medios, para promocionar su más reciente disco titulado Vale la Pena. Y lo mejor de todo, es que la disquera estaba ultimando los detalles para bautizarlo en esta ciudad.

Fue una noticia sumamente agradable. Se cumpliría el deseo de conocerla y entrevistarla.

La buena nueva se la comenté a mi inseparable amigo y compañero de trabajo, el reportero gráfico Julio Colmenarez. Mi pana con quien disfrutaba de esas aventuras musicales con los artistas y promotores que nos visitaban regularmente.

Nuestro plan siempre era el mismo. El día previsto del escape, llegábamos temprano al diario. Cumplíamos con la pauta del día y luego… a compartir y disfrutar con los visitantes. Y confieso, que era una nota. Eran otros tiempos, pero muy agradables e inolvidables.

Elisa en acción.

Llegó el día de la bienvenida a Elisa Rego

Ese día, Julio y yo nos pautamos con Cesar el lugar y la hora. Y muy puntuales llegamos a la cita, para conocer a Elisa. Fue un encuentro muy agradable. Ella siempre fue muy simpática, agradable, quizá un poco tímida. Pero hicimos amistad de una vez. Desde que llegó hasta que se fue, la acompañamos a todas las visitas que realizó.

Fue una experiencia muy enriquecedora. Se trata de una persona con una conversación muy interesante. Y una cultura muy amplia sobre la historia de la música. Tal vez producto de su pasión por su profesión, o por lo aprendido con su padre o su esposo. Ambos, personas muy importantes en esta vida musical que disfruta cada día.

El bautizo de Vale la Pena

Luego de un ir y venir intenso por los medios de comunicación de Barquisimeto, llegó el día del bautizo de su disco.

La sorpresa me la llevé yo. Sería la madrina. Por supuesto, acompañada por un grupo de amigos ligados a los medios de comunicación social de Lara. Me refiero a Carlos Argenis Lugo, quien era el director de la emisora radial en A.M. Mundial Tricolor; Edecio González, director del diario El Informador. Ambos recordados con cariño por la trayectoria que desarrollaron en aquellos años.

Además, estaba el destacado locutor César Granado, también animador del evento, y yo. Nosotros cuatro, acompañamos a Elisa Rego en ese momento tan especial de su carrera musical.

Para mí fue una nota total estar allí, deseándole lo mejor en este ambiente, que le ha dado tantas satisfacciones.

Después de esa emotiva ceremonia, Elisa cantó y deleitó a todos los presentes. Compartió canciones, anécdotas, sonrisas y aplausos.

El momento del bautizo del disco Vale la Pena con Carlos Argenis Lugo, Edecio González, Elisa Rego, César Granado y yo.

Nuevas visitas y conciertos

Posteriormente, Elisa visitó varias veces Barquisimeto. Incluso, presentó varios shows. Recuerdo uno en especial en lo que era la discoteca New York, New York, ubicada en la Urbanización Santa Elena.

En esa oportunidad, Elisa se sentía con gripe y hasta tenía un poco de fiebre. Pero eso no la detuvo. Se presentó en la tarima con su ímpetu, talento y hermosa voz, para deleitar a todos sus fans. Y por supuesto, Julio y yo estábamos allí.

Uno de los conciertos de Elisa Rego en Barquisimeto.

Con los años, yo me dediqué a otras actividades periodísticas en otros medios y perdí el contacto con Elisa Rego. Pero siempre estuve y estoy pendiente de su trayectoria. Siempre aplaudiendo sus éxitos.

Realmente, unas Vivencias muy agradables las compartidas con Elisa Rego, mis amigos Julio y César. Lo importante son los recuerdos y las satisfacciones que quedan para compartirlas posteriormente.

Hasta la próxima.

Saludos y bendiciones.

Milagros S. Castro

@milicas33

Más Vivencias de Milagros…

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog