Venezuela YA está invadida

2 minutos de lectura

Quienes a la distancia piensan que contra una tragedia como la que vive el pueblo venezolano no se debe actuar con contundencia, habría que plantearles un ejercicio con la siguiente pregunta “actuarían diplomáticamente con aquel individuo que entró en su casa para violar y asesinar a sus hijos?”.

La situación inédita que vive Venezuela amerita tomar acciones inéditas para resolverla. Habría que cambiar el término de acciones belicistas que causa temblor en la voz de algunos y llamarlas “acciones necesarias”. La diplomacia cuando es usada por quienes no son víctimas de una desgracia da asco. En Venezuela Nicolás Maduro libra una guerra contra el pueblo venezolano al que ve como su enemigo.

Con los señores representantes del Grupo de Lima, habría que hacer un esfuerzo para invitarlos junto a sus familias a vivir por un mes en la Venezuela que miran desde las gradas para saber si terminadas esas “vacaciones” siguen expresando sólo “preocupación y rechazo ante cualquier curso de acción o declaración que implique una intervención militar en Venezuela”.

Rusia y China, dos países para los que la libertad y la vida de los venezolanos no representa más que el valor de un Rublo ruso o un Yuan, parecieran haberse convertido en los señores a quienes hay que pedirles permiso para actuar en contra de la tiranía del carnicero Nicolás Maduro.

Es muy fácil expresar preocupación y rechazar acciones contundentes contra una desgracia a distancia, cuando los que así opinan descansan sobre cómodos sofás, en las mesas de sus casas no falta la comida y tienen al alcance de la mano cualquier medicina para aliviar un dolor o un tratamiento que les alargue la vida y además no sienten ni viven en carne propia la separación que por necesidad sufren las familias.

¿Sabrán los señores del Grupo de Lima que Venezuela ya está intervenida militarmente por Cuba, y que esa intervención ha ocasionado más de quinientas mil muertes en un combate donde los muertos sólo los ha puesto el pueblo venezolano por falta de comida, medicinas, inseguridad y suicidios motivados por la desgracia que vive el país? Cuba, Rusia, China e Irán no agotaron la vía diplomática para invadirla, lo hicieron poniendo sus intereses económicos, políticos y geoestratégicos por delante.

Señores del Grupo de Lima, ¿no son acaso la democracia y la libertad intereses supremos que ameritan el apoyo de cualquier acción que se los devuelvan a Venezuela y a la región Suramericana?

No es suficiente la preocupación de un grupo de personas por lo que ocurre en Venezuela, como tampoco es ético ajustarse convenientemente al cumplimiento de términos jurídicos internacionales. Cuando una organización criminal viola de manera flagrante los Derechos Humanos de millones de almas.

No actuar, o actuar diplomáticamente contra una tiranía que comete crímenes de lesa humanidad ante los ojos del mundo, los hace cómplices de esa tragedia, pues no hay preocupación ni documento jurídico que esté por encima del derecho a la vida y el respeto de los Derechos Humanos.

 

Cnel (GN) Antonio Semprun

2 Comments

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog