La Catedral de Caracas en 1870

La parroquia Catedral de Caracas, una historia de leyenda.

1 minuto de lectura

Los caraqueños exhibieron con orgullo el timbre de poseer una iglesia catedral como sinónimo de prestigio, y con tales intenciones le asignaron esa distinción a su primera iglesia parroquial. Estas son las razones por las cuales esa parroquia de Caracas lleva oficialmente el nombre de «Catedral»

La iglesia que hizo erigir el fundador de Caracas, Diego de Losada, llevó el nombre de Santiago. Se trataba se cumplir con la promesa que el conquistador había empeñado con el Apóstol, Patrón de las Españas, si intercedía para librarlo del miedo en las luchas que hubo de sostener con los temibles e irreductibles indios que dominaban el Valle de los Caracas.

Esto es lo que explica que el precario villorrio lleve el nombre de Santiago de León de Caracas, como también su humilde iglesia votiva, que desde entonces veneraba la imagen de Santiago como primer y principal patrón de la ciudad.

Pese a esta preponderancia del apóstol Santiago, los caraqueños nunca se hicieron llamar santiaguenses, lo que quiere decir entonces que fueron un tanto ingratos con su mítico patrón, al no convertirlo en el símbolo del gentilicio de la ciudad, tras preferir al ancestral topónimo aborigen; vale decir, Caracas.

La posible razón está en el carácter vanidoso que acompañó a los caraqueños desde sus inicios como pueblo; o para ser más exactos, los descendientes de los conquistadores que se convirtieron en la clase más privilegiada y arrogante del orden colonial; siendo la vanidad el principal prejuicio que estimuló en ellos la siempre insaciable sed por las preeminencias y distinciones.

Digamos que para los mantuanos fue una prioridad que la ciudad contara con una catedral como sinónimo de capitalidad, pues esto de alguna manera venía a confirmarlo también, el hecho de haberse trasladado a sus ámbitos urbanos el Gobernador y Capitán General de la Provincia de Venezuela, Juan de Pimentel en 1576.
Una real cédula de 20 de junio de 1637 concretó la sede obispal en Caracas, y otra atendería el caso de lo político y militar en 1777, al crear la Capitanía General de Venezuela. Ya antes se había erigido la universidad de Caracas y después serían establecidas las instituciones coloniales de subida importancia para la capital, como fueron la real Audiencia, la Intendencia, el Consulado y el Arzobispado de Caracas.
En una palabra, a partir de 1637 los caraqueños exhibieron con orgullo el timbre de poseer una iglesia catedral como sinónimo de prestigio, y con tales intenciones le asignaron esa distinción a su primera iglesia parroquial; es decir, estas son las razones por las cuales la parroquia lleva oficialmente el nombre de «Catedral».
Siga leyendo este interesante artículo en Cronicaracas

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog