Compartir en:

Trucos y consejos para fotografiar a los recién nacidos

 

Si tienes hijos, seguro que al nacer te volcaste en captar todos los detalles de semejante acontecimiento. Incluso puede que te atrevieras a tratar de imitar esas tiernas fotos de bebés que todos hemos visto, por ejemplo como las que popularizó Anne Hedges. Pues bien, vamos a intentar daros unas claves para lograr buenas fotos de bebés recién nacidos.

Y es que estos son un tema fotográfico especialmente delicadoporque, como es obvio, hay que tener mucho cuidado con ellos y la forma en que se les retrata. Por cierto, que antes de seguir hay que recalcar que no estamos hablando de niños o bebés en general (que de eso ya hablamos hace no tanto tiempo) sino de recién nacidos.

Es decir, hablamos de hacer fotos a bebés de pocos días, especialmente en el caso de que queramos hacer una de esas sesiones de fotos denominadas NewBorn para las que vamos a ofreceros algunos trucos y consejos. Porque tomar imágenes con el móvil de tu bebé para mostrarlo a la familia está bien, pero si lo hacemos de una forma “más seria” seguro que lograremos unas fotografías memorables para el recuerdo.

Documentar su crecimiento

Como decimos, os vamos a orientar para realizar una sesión de fotos artística (al estilo Hedges), donde pongamos al recién nacido en diversas posturas y utilicemos atrezzo. Pero también podemos optar por retratarle de una manera natural, es decir sin preparar y sin que haya intervención alguna.

De hecho, siendo fotógrafos lo ideal es convertirnos en una especie de fotoperiodistas de nuestro hijo/a, siempre con la cámara preparados y pendientes de captar los movimientos de la «criatura», documentando su crecimiento, sobre todo durante el primer año (periodo en el que cambiará mucho).

Por supuesto lo ideal será captarle en sus momentos más tranquilos, cuando sonría, bostece, balbucee, haga muecas o empiece a fijar la mirada, pero hacerle fotos cuando esté llorando o enfadado también será un bonito recuerdo a largo plazo. Lo mismo que esa sesión artística que podemos realizar poco después de su nacimiento.

De hecho, hay que hacerla antes de que pasen las dos primeras semanas de vida (lo ideal entre los días cinco y diez) porque es en ese periodo cuando se pasan prácticamente todo el tiempo durmiendo, mantienen la flexibilidad que tenían dentro del vientre materno y conservan la posición fetal. Pasado ese momento será muy difícil conseguir esas posturas casi imposibles que todos hemos visto en tiernas fotos de bebés.

Preparar bien el terreno

Para realizar una sesión NewBorn, lo primero y fundamental es planificar bien lo que vas a realizar, clave para que todo vaya bien. Empezando por adaptarte a sus horarios porque lo ideal es realizar las tomas en un momento en el que el bebé haya comido y esté durmiendo. Por supuesto, no hace falta decir que el lugar donde vayas a hacer las fotos sea cómodo y seguro para el bebé…

 

Continúa leyendo en Xataka Foto aquí

Compartir en: