Un equipo de científicos se adentró en la selva de la Ciudad Perdida y registró más de 300 especies.

El grupo, dirigido por el Programa de Evaluación Rápida (RAP) de Conservation International en coordinación con el Gobierno de Honduras, se adentró en la selva tropical de Mosquitia, en Honduras, donde se encuentra un sitio arqueológico donde hay antiguas ruinas y un ecosistema aparentemente próspero, y realizaron descubrimientos sorprendentes de más de 300 especies.

En 2015 se descubrió el sitio que se especula que es un asentamiento precolombino de la región conocido como «La Ciudad Perdida del Dios Mono» o «La Ciudad Blanca». El gobierno de Honduras quiso saber qué vida silvestre habitaba en esta región sin perturbaciones y encargó este extenso estudio de la biodiversidad del área, con resultados increíbles.

El equipo registró 246 especies de mariposas y polillas, 30 murciélagos, 57 anfibios y reptiles, junto con muchas plantas, peces, mamíferos e insectos. Muchos de estos son raros y en peligro de extinción.

Trond Larsen, director del programa de evaluación rápida de Conservation International, declaró al sitio de la CNN: «Es tan emocionante visitar lugares donde literalmente hay muy pocas maneras de llegar allí”.

 

Siga leyendo esta interesante noticia en  CLARÍN

Compartir en: