Compartir en:

«Sembrando la Luna» es una tradición ancestral que considera la sangre menstrual como símbolo de fertilidad.

Cada mes, Laura Teixeira realiza un ritual en «conexión» con la Tierra. Esta mujer, de 27 años de edad, recolecta la sangre de su menstruación, unta un tanto en su rostro y diluye el resto en agua, que utiliza para regar las plantas.

La práctica, llamada «sembrando la Luna», está inspirada en unas tradiciones ancestrales que celebran la sangre menstrual y la consideran un símbolo de fertilidad.

Las mujeres que realizan estos ritos tienen sus propias formas de celebrar sus «lunas», con fases y ciclos de distinto significado.

Teixeira relata a la BBC su ritual para regar las plantas: «Lo siento, perdóname, te amo y estoy agradecida».

«Me imagino las plantas creciendo de manera hermosa y recibiendo un montón de nutrientes», dice.

Cuando se frota su cuerpo con sangre menstrual, explica que simplemente cierra sus ojos y se siente agradecida y con energías renovadas.

«Extremadamente poderoso»

Para Laura, este ritual también se trata de empoderar a las mujeres.

«Una de las grandes formas de discriminación es el repulso que siente la sociedad hacia la menstruación, avergonzando a las mujeres durante su período», agrega.

Sembrando la Luna es un ejercicio «muy simple pero extremadamente poderoso, sanador, y profundo para cada mujer», según Morena Cardoso, terapista del cuerpo y la mente, bailarina y escritora que inició el Día Mundial de Sembrar tu Luna en 2018.

Este evento atrajo a 2.000 personas que sembraron sus lunas juntas en espacios públicos.

Sembrando la Luna es un ejercicio «muy simple pero extremadamente poderoso, sanador, y profundo para cada mujer», según Morena Cardoso, terapista del cuerpo y la mente, bailarina y escritora que inició el Día Mundial de Sembrar tu Luna en 2018.

Este evento atrajo a 2.000 personas que sembraron sus lunas juntas en espacios públicos.

 

Continúe leyendo esta interesante noticia en  BBC MUNDO

Compartir en: