Las curitas del futuro
Las curitas del futuro

Nueva curita sensible al calor capaz de acelerar el proceso de cicatrización

/
1 minuto de lectura

Cortes, ampollas, rozaduras, quemaduras, astillas o pinchazos: hay muchas formas en las que una lesión puede dar al traste con la función protectora que desempeña la piel.

Hasta el momento, la mayoría de los tratamientos para tratar este tipo de heridas implicaban simplemente el colocar una barrera sobre ellas, generalmente una curita , una venda o gasa adhesiva para mantenerla húmeda, limitar el dolor y reducir la exposición a microbios infecciosos. Sin embargo pese a proporcionar este tipo de protección, ninguno de estos tratamientos ofrecen una ayuda activa en el proceso de curación.

Próximamente esto podría ser cosa del pasado, ya que en los últimos años se han venido desarrollado una serie de apósitos más sofisticados y susceptibles de registrar varios aspectos de la curación de las heridas, como el pH o la temperatura; y al mismo tiempo administrar localmente el tratamiento necesario para la sanación.

No obstante, hasta el momento, habían sido complejos de fabricar, caros y difíciles de personalizar, lo que ha limitado la generalización de su uso.

Una nueva curita sensible al calor, mecánicamente activo, elástico, resistente, altamente adhesivo y antimicrobiano capaz de acelerar el proceso de cicatrización.

Ahora, un equipo de investigadores del Instituto Wyss de Ingeniería de Inspiración Biológica de la Universidad de Harvard, la Escuela de Ingeniería y Ciencias Aplicadas John A. Paulson de Harvard -SEAS- y la Universidad de McGill, ha desarrollado una nueva curita a base de hidrogeles sensibles al calor, mecánicamente activos, elásticos, resistentes, altamente adhesivos y antimicrobianos capaces de acelerar el proceso de cicatrización de las heridas: son los llamados apósitos adhesivos activos -AAD por sus siglas en inglés, y son capaces cerrar las heridas y prevenir la proliferación de bacterias sin la necesidad de cualquier otro estímulo adicional.

 

Continúe leyendo esta interesante noticia en  NATIONAL GEOGRAPHIC 

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog