Categorías
Curiosidades Destacadas Historia Sucesos

El fantasma de una mujer logró condenar a su asesino.

Todo comenzó el 23 de enero del año 1897, cuando un hombre llamado Erasmus Trout Shue envió a un pequeño niño a su casa para saber si su esposa Zona necesitaba algo de la tienda donde este trabajaba y así poder llevárselo antes de cerrar.

Compartir en:

A continuación te contaremos una increíble historia ocurrida el año de 1897, en Virginia Occidental, Estados Unidos. El alma en pena de una mujer que había sido asesinada apareció para contar lo que realmente le había sucedido y así poder condenar a su homicida.

Todo comenzó el 23 de enero del año 1897, cuando un hombre llamado Erasmus Trout Shue envió a un pequeño niño a su casa para saber si su mujer, Zona, necesitaba algo de la tienda donde este trabajaba y así poder llevárselo antes de cerrar. Sin mucha réplica, el niño aceptó y se dirigió directamente a este lugar, sin embargo, cuando llegó se encontró con algo totalmente terrorífico e inesperado…

El pequeño encontró el cuerpo de Zona en el piso de la casa sin signos vitales.

Cuando el niño volvió a donde se encontraba Shue y le contó la terrible escena que había presenciado, este al principio quedó totalmente atónito y paralizado, para luego emprender una carrera hacia su casa y así comprobar por él mismo lo que había sucedido.

Frenéticamente, un doctor fue notificado de esta terrible noticia y mientras tanto, Erasmus -o Eddie como también se hacía llamar- agarró el cadáver de Zona y lo llevó arriba, directamente a su cama.

La vistió y jamás se separó de ella, incluso mientras el doctor realizaba su improvisada autopsia, Eddie se mantenía convincentemente a su lado manteniendo de forma firme su cuello…

Luego de todo este proceso y de examinar el cuerpo de la joven mujer, el doctor determinó que la causa de su muerte había sido un »desmayo eterno»…

Conozca el desenlace de esta increíble historia en CULTURIZANDO.COM
Compartir en:

Una respuesta a “El fantasma de una mujer logró condenar a su asesino.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *