¿Por qué los venezolanos no responden lo que se les pregunta?

/
2 minutos de lectura

¿Por qué los venezolanos no responden lo que se les pregunta? (Y responden cosas que no les preguntaron)

En este artículo, trataré de aclararte, de una forma sencilla y amena, el misterio de por qué los venezolanos no responden lo que se les pregunta… No sé si personas de otras nacionalidades también lo hacen; es posible que sí, pero yo conozco a los venezolanos y prefiero escribir sobre lo que conozco.

Si preguntas a un venezolano ¿Qué harás más tarde? quizá esperas que te diga «Voy a cenar y luego a dormir» o algo así. Pero lo más seguro es que te diga, Chamo, no sé, es que mi mamá llegó de sorpresa y se unieron unos primos.

¿Sabes mi prima la que se fue a España? Está aquí de visita. Nos vimos el sábado y esta noche quizá nos veamos otra vez. Igual no sé a qué hora me desocupe en el trabajo y tengo ganas de ir al gym un rato… y por ahí se va la cosa y la conversación se extiende y nunca sabrás qué iba a hacer el venezolano esa noche…

Por qué los venezolanos no responden lo que se les pregunta

Lo mismo si preguntas a un venezolano algo más concreto como ¿Dónde naciste? Bueno, mi mamá dice que nací en Coro, pero mi hermana mayor, que ya estaba grande cuando eso, dice que fue en Valencia, pero en la partida de nacimiento dice que nací en Morón. Igual esa partida de nacimiento no es de fiar porque la original se perdió y esa la sacaron luego en otro registro y ahí hasta me cambiaron el segundo nombre…

Son varios los misterios

¿Por qué el venezolano siente la imperiosa necesidad de dar vueltas a lo que va a responder como si tuviera miles de alternativas? (Aunque la pregunta sea Cuánto es 2 + 2)

¿Por qué los venezolanos pensamos antes de responder preguntas que solo tienen una posible respuesta?

Y quizá lo más misterioso, ¿por qué los venezolanos contestamos algo distinto a lo que se nos preguntó?

Sí, ya sé, no somos todos, y también sé que generalizar es cuando menos una falta de cortesía, pero sin ponernos tan serios, hagamos un sano debate al respecto elucubrando las posibles causas de esta conducta guabinosa.

Por qué los venezolanos no responden lo que se les pregunta

Por qué los venezolanos no responden lo que se les pregunta…

Algunos ejemplos adicionales:

-¿Cuál color usaste para pintar la pared de tu cuarto?

-¿Por qué, vas a pintar tu casa? Chama no uses ese color que usé yo porque me dijeron que deprime.

-¿Estudiamos juntos mañana para el examen de la semana que viene?

-Pana no sé nada de esa materia. El profesor me cae mal, no entiendo nada. Cuando era chamo tenía un profesor parecido, creo que la tenía agarrada conmigo.

-Carlitos, ¿hiciste la tarea?

-Bueno, me bañé, ordené mi cuarto, cené, recogí los juguetes de la sala…

-Carmen, ¿viste a María ayer?

-Cónchale yo la conozco, siempre la veo por ahí. El otro día estaba con un primo. Sabes que yo estudié con ella en primaria…

Ahora, un poco más en serio, creo que debemos aprender a responder lo que se nos pregunta sin dar tantas vueltas, y también a no hablar de más.

En algunos casos, como en entrevistas de trabajo, es mejor limitarnos a responder lo que se nos está preguntando, sin irnos a historias paralelas, sin llegar hasta la historia de la creación. Escucha la pregunta y respóndela. Recuerda que casi siempre es válido decir «No sé», «No recuerdo», y casi nada supera a un simple «Sí» o «No».

Cuéntanos otros ejemplos o danos tu opinión en los comentarios más abajo.

No dejes de leer en CURADAS… El impétigo: qué es, conoce las causas y síntomas

¿Quieres mejorar en tus redes sociales? Visita Superpiedras.com

39 Comments

  1. Jejeje, cierto mis hijos siempre me reclaman por no contesto si o no. Pero yo solo quiero estar un rato más con ellos.

    • No vale es el eterno peo con mi mujer y mis hijas le preguntas algo y salen con una justificación, es el hecho de que vivimos en la sociedad de las excusas. Dan mil excusas y no responden lo que se les pregunta.

  2. Mirntras leía me daba mucha risa, es así jjj es que somos muy conversadores y originales. Soy fanatica de nosotros (cada vez me enamoro mas del venezonslismo) jjj

  3. ¿Por qué perdí mi tiempo leyendo esta sarta de tonterías?

    Chamo creo que en una webpage que no tenían nada interesante para publicar, alguien a quien le regalan el salario no tenía nada que hacer y se puso a escribir algunas tonterías sin sentido real y le dijeron que tenía que tener x cantidad de párrafos y pues metió relleno porque tenía hambre y pensó en una arepa rellena y al final un perro (que no transmite el CoVid-19 según estudios hechos en algún sito que no recuerdo) lo meó (el escrito no al tipo que sie cree escritor o periodista o disque comunicador social) y entonces terminó entregando un montón de boberías sobre y que los venezolanos no respondemos lo que nos preguntan. ¡Vaya que tontería!.

    Por eso perdí mi tiempo (aahh pensabas no iba a responder eehh).

  4. Tan sencillo como estamos en otro país, rompemos el hielo fácilmente y de esa forma abordamos a cualquier persona, gentilicio cultura y de allí nos agarramos para ganar su amistad.

  5. Porque hay gente muy entrometida y hace preguntas como para averiguar lo que van a hacer los demás y a veces preguntan lo que no deben preguntar. A nadie le gusta que lo interroguen.

    • Esa es una opinión particular tuya. El tema de los venezolanos es que extendemos nuestras historias porque así nos gusta familiarizarnos con el interlocutor, de lo contrario seríamos antipáticos… y no lo somos… En Madrid hay pruebas contundentes de que la gente noble madrileña prefiere a los venezolanos en sus trabajos. Somos cálidos y damos este plus de la empatía.

  6. Al final, tú tampoco respondiste a la pregunta inicial y objeto de esta discusión. Recuerdas la pregunta? POR QUÉ EL VENEZOLANO CASI NUNCA RESPONDE LO QUE SE LE PREGUNTA? Jejejeje. Responde pues..

    • Porque en boca cerrada no entran moscas, y algunas veces, entendemos que cada quien tiene una forma de ver las cosas y sucesos y para no caer en dimes y diretes, aplicamos el dicho con el que inicie el comentario o repuesta. Pero a pesar de la tragica situacion, POLITICA, SOCIAL Y CONOMICA, que estamos viviendo en nuestro pais, no hay otro pais como el nuestro, VE NE ZUE LAAAA.

  7. Ciertamente esa actitud es muy recurrente entre nosotros los venezolanos, y no nos damos cuenta o no lo reprochamos, hasta que escuchas a un político responder una pregunta, hecha por un periodista, y se desvía totalmente la respuesta de la esencia de la pregunta, asi mismo lo calificamos con, «que cinismo» o «que sin verguenza…»…..asi son las cosas…

  8. Esta pregunta puede estar relacionada con nuestro mestizaje, puede ser consecuencia residual de la interacción aprendida entre el blanco, el negro y el indio en todas sus derivaciones posteriores.

    Responder sí o no es demasiado breve, lacónico, y no permite que la gente obtenga información y desinformación del otro.

    Está circunstancia nos obliga a utilizar la respuesta como instrumento de tantear el terreno y entender la intencionalidad del otro. Utilizas descripciones y evocaciones casi históricas para alargar la conversación o interrogatorio inverso, de manera que un venezolano hace un intercambio valioso de conocimiento y tiempo para hacerse de una idea más profunda del interlocutor.

    Esta táctica le permite ganar amistades que le bajen la guardia, que lo estimen, o que le saquen el cuerpo, pero todo en haras de socializar.

    No sé si será una virtud o un defecto, pero no responder respondiendo tiene su arte y es difícil de cultivar.

    Cantinflas con su expresión era un fiel participe de ese tipo de conversaciones, y lo mejor era que convencía, comunicaba, y todo era sin riesgo porque nunca se sabía si lo decía en broma o en serio.

    Ojalá haya podido aportar algo. ¿O se trataba de responder solo sí o no?

    Jajaja jajaja jajaja jajaja jajaja

  9. El venezolano es un artista respondiendo con comentarios y con otras preguntas, para no contestar lo que le preguntan !!!

  10. Artículo de alto interés para el conocimiento de la cultura del Venezolano, más sin ningun aporte.

  11. Nosotros somos alegres y definitivamente no respondemos a tiempo, simplemente porque somos auténticos y dignos de ser tomados en cuenta, como en efecto lo hizo el articulista.

  12. Sería bueno que tuvieras un poco de respeto, porque abrir tu artículo, escribiendo si los de otra nacionalidad son así, o peores que los venezolanos, se entiende xenofobico, o es que tu piensas generalizar a todo un gentilicio, por un grupo de personas que seguro serán como tu.

  13. Ahora le pregunto yo a usted, ¿acaso se siente avergonzado por la manera (casi de cuna) que tenemos los venezolanos para ser y estar?

    No le parece que una respuesta simple es… emmmmm… Aburrida? Porque fíjese, mí abuela decía que del buen conversar nacían las buenas amistades y las comadres (con quienes se sentaban a echarse «los cuentos»).

    Sin ánimos de parecer pedante, los tricolor y vinotinto somos únicos, créame que he rodaaaaaado y como mi gente hermosa nadie más…

    Por cierto, ¿cuál era la pregunta?

  14. Interesantes las diferentes opiniones. Me pareció gracioso la pregunta ya que yo me he preguntado lo mismo. Para mi hay 2 razones 1. Porque queremos conectarnos. 2. Para evadir la respuesta, ya sea por pena o culpabilidad.

  15. Jajaja jajaja jajaja jajaja jajaja es verdad, con mi esposa me sucede igual… fíjate; le envié el artículo y luego le pregunté: mami leíste el artículo? Y dijo: me fuí a duchar porque tenía calor y luego hice el almuerzo…. jajaja jajaja jajaja jajaja jajaja NO ES FÁCIL!!!!

  16. Pienso que tenemos un montón de ideas en la cabeza dando vueltas, mientras se piensa y se organiza, se va hablando… la otra es que no queremos responder, entonces para no decir lo que por ello vamos a ser » regañados» empezamos con «las vueltas» , para suavizar impactos, la otra es que nos gusta echar cuentos para todo, ser muy descriptivos

  17. Por lo general los llaneros son muy cuidadosos al responder.

    Nunca emiten una respuesta donde se pueden perjudicar o ser mal entendidos. Lo digo con propiedad. Mis padres eran llaneros y lo que a continuación voy a exponer corrobora lo que he mencionado.

    Si yo le preguntaba a mi papá algo, por ejemplo:

    «Papá, ¿eso es muy lejos?» él me contestaba: «Sí hijo, es lejos…»

    Si yo agregaba: «Pero no tan lejos, ¿verdad?», él contestaba: «No… no tan lejos. Más o menos».

    Y si le preguntaba «¿Eso es bonito o feo?», él contestaba: «Bueno sí, es bonito, y tambien es feo.»

    «Ahhh, pero no tan feo?», preguntaba yo, entonces él decía: «No, no tan feo, más o menos»

    «¿Pero es bonito verdad papá?»

    «Sí, es bonito…»

    Y así nunca respondía con certeza o seguridad.

    Así somos los venezolanos, más que orgullosos de nuestra nacionalidad. Es el país de la amistad y la bondad.

    Otro ejemplo muy común en la respuesta son los comentarios que surgen y demás, es una conversación de nunca terminar.

    En conclusiòn, nada como Venezuela.

    Lamentablemente los gobernantes han sacado provecho negativo a esas características nuestras, pues hablan hasta por los codos, pero no dicen nada.

    • Juan, muchas gracias por compartir parte de tus conversaciones con tu padre. Bienvenido siempre a Curadas.

      Si quieres, únete a nosotros en redes sociales, WhatsApp, correo electrónico o Telegram:

      curadas.com/unete

      Saludos.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog