Tacita a Tacita. Tomar té para tener una vida más larga y saludable.
Tacita a Tacita. Tomar té para tener una vida más larga y saludable.

Tacita a Tacita: Toma té para tener una vida más larga y saludable

3 minutos de lectura

He aquí algo que todos podemos hacer para mejorar nuestras posibilidades de vivir una vida más larga y saludable: Tomar una taza de té. ¡Pon la tetera a calentar!

Es casi demasiado bueno para ser verdad. Con simplemente acomodarte en una butaca con una taza de té entre las manos, estás reduciendo tu tensión arterial, luchando contra el cáncer, la osteoporosis, las enfermedades del corazón y las arrugas.

El té es una de las bebidas más antiguas pero sólo recientemente diversas investigaciones han probado sus importantes efectos antienvejecedores. Está lleno de flavonoides, compuestos antienfermedad que reducen los efectos dañinos de los radicales libres sobre las células del cuerpo. Contiene una poderosa variante llamada catechinos que, por lo que se ha podido comprobar a través de distintas pruebas de laboratorio, es un antioxidante más potente que las vitaminas C y E. Pero no son más que uno de los casi cuatro mil fitoquímicos que al parecer trabajan a la vez para combatir la enfermedad.

Parece que las maneras en las que el té puede ayudarte a prolongar tu vida son ilimitadas. Puede reducir el riesgo de sufrir un ataque al corazón o de padecer cáncer. En un estudio asombroso se comprobó que frotar las lesiones precancerígenas con té verde y negro reducía el crecimiento de las células. También se ha demostrado en los ratones que el té retrasa el desarrollo de tumores de pulmón y de cáncer de colon. Igualmente es beneficioso para la próstata. Los hombres en Asia oriental que beben mucho té verde tienen una tasa de cáncer de próstata más baja que la del resto del mundo y esto se piensa que es debido a los antioxidantes del té verde.

Además protege las articulaciones. Los investigadores han descubierto que dos compuestos del té verde bloquean la enzima que destruye el cartílago. Otros estudios han demostrado que el té incluso puede jugar un papel importante a la hora de fortalecer los huesos y reducir el riesgo de sufrir una fractura de cadera. Y es bueno para los dientes ya que combate las bacterias que producen la enfermedad de las encías y contiene fluoruro que previene las caries.

Una Buena Idea

He aquí cómo conseguir el máximo beneficio de una taza de té. El té debe prepararse con agua recién hervida, no que esté en plena ebullición, pues esto reduce su capacidad antioxidante. De manera que debes dejar que el agua se asiente en la tetera durante un minuto antes de añadirla al té.

Deja la bolsa de té en infusión de tres a cinco minutos para que salgan los catechinos, y no olvides escurrirla bien al sacarla porque así se duplica el número de flavonoides liberados. El té verde y el negro saben mejor sin leche. Si prefieres poner leche al té negro, adelante, una reciente revisión de estudios sobre el té sugiere que no interfiere en sus efectos saludables.

Reduce los daños producidos en la piel. Los compuestos del té verde combaten el daño del ADN inducido por la luz ultravioleta, la fuente del envejecimiento de la piel (y del cáncer de piel). De ahí que el té verde sea uno de los ingredientes favoritos de los cosméticos antienvejecimiento.

Y por si todavía no estás convencido, si aún no te has levantado para hacerte una taza de té, puede ayudarte a perder peso. Un estudio preliminar ha descubierto que el extracto del té verde puede contribuir a perder peso al acelerar el metabolismo de la grasa.

¿Qué tipo de té es el mejor?

Todos proceden de la misma planta (camellia sinensis) pero las diferentes maneras de procesarlo después de su recolección produce diferentes «colores» de té. Y parece que aunque todos los verdaderos tes (las infusiones o de frutas no lo son) poseen beneficios para la salud, algunos tienen más que otros, la clásica taza de te negro, que normalmente se toma con leche, se hace con hojas que se han dejado fermentar después de ser recogidas, esto las oscurece y permite que desarrollen un sabor más intenso. 4

El té verde está menos procesado y contiene algunos flavonoides más que el negro (trescientos dieciséis miligramos por taza comparados con doscientos sesenta y ocho miligramos). También posee un nivel más elevado de catechinos. Recientemente se ha  hablado mucho del té blanco, que ha sido proclamado el más antioxidante de todos. Se labora a partir de pequeños capullos recogidos a principios de la primavera, antes de que se hayan abierto. El té más escaso del mundo, producido a pequeña escala en China y Sri Lanka, lo cual se refleja en su precio.

Ya sea verde, negro o blanco, todos conseguirán proporcionarte una gran cantidad de antioxidantes si bebes cuatro tazas al día. El color por el que optes es una cuestión de gusto, aunque mucha gente prefiere el sabor intenso del té negro para el desayuno y el sabor más ligero y refrescante del verde o del blanco para el resto del día. Tomar cuatro o más tasas al día es probablemente una de las formas más baratas, más sencillas y más placenteras de luchar contra el envejecimiento.

 

 

Tomado de: Sally Brown. Vive más y Mejor. Técnicas anti-ageing para conservar la salud y la juventud, de la colección 52 Ideas Brillantes de la Editorial Nowtilus, Madrid 2005.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog