Evita el exceso de calorías en tu dieta.
Evita el exceso de calorías en tu dieta.

¿Se acabó el pastel? Mejor, si luchas contra el exceso de calorías…

3 minutos de lectura

Reducir la ingesta de calorías puede retrasar el envejecimiento y minimizar las posibilidades de padecer enfermedades graves. Pero, ¿Cómo lograrlo sin sentir que te estás perdiendo algo?

Si quieres vivir más tiempo, practica Hara Hachi. Consiste en dejar de comer cuando te sientes lleno en un ochenta por ciento. Así consigues reducir de forma natural el diez o el cuarenta por ciento de tu dieta.

Es un método practicado por los pobladores más longevos de la tierra, los habitantes de la isla de Okinawa en Japón. Desde luego pasar hambre no favorece la longevidad. Pero comer las calorías justas, en lugar de demasiadas, puede ayudar a permanecer joven durante más tiempo. De hecho, reducir la ingesta calórica es un factor que sin lugar a dudas, según los científicos del antienvejecimiento, influye en la esperanza de vida. Se ha comprobado, por ejemplo, a través de experimentos de laboratorio, que los ratones viven el doble de lo normal si toman la mitad de calorías. También permanecen jóvenes por más tiempo (al parecer es fácil distinguir si un ratón es muy joven para su edad).

La teoría se basa en que la restricción calórica inhibe la creación de radicales libres, esas partículas destructivas que dañan los genes y las proteínas. Otros especulan que una dieta reducida en calorías catapulta el cuerpo a un modo de supervivencia que retarda el proceso de envejecimiento.

En los Estados Unidos, los conversos a la restricción calórica para prolongar la vida se llaman a sí mismos «cronies» (Es el plural del sustantivo «Crony» que significa compinche o amigote), y dicen que los beneficios son tener la tensión arterial y el colesterol bajos, contar con energía constante e inmunidad a los resfriados y la gripe. Los «cronies» comen alrededor de mil cuatrocientas calorías diarias en el caso de las mujeres y mil ochocientas en el caso de los hombres (compara esto con las dos mil calorías que toma de media una mujer y las dos mil seiscientas de los hombres). Los habitantes de Okinawa toman alrededor de mil quinientas calorías diarias.

Una Buena Idea…

¿No se te da bien la gimnasia mental? Entonces olvida contar las calorías y utiliza esta útil guía para controlar lo que comes.

  • Carne o Pescado: El tamaño y el grosor de la palma de tu mano.
  • Queso curado: El largo y el ancho de tu pulgar.
  • Cereal: El tamaño de tu puño.
  • Verduras: Dos puñados generosos.
  • Arroz, pasta o papas cocidas: El tamaño de tu puño.
  • Mantequilla o Margarina: La punta del pulgar (desde el nudillo)

Reducir en una tercera parte las calorías que tomas también puede merecer la pena si tienes sobrepeso. Pero busca el asesoramiento de un especialista en nutrición si tienes algún problema de salud antes de reducir el consumo de calorías, para asegurarte de que no estás dejando de tomar ningún nutriente vital. La clave del éxito está en asegurarse de que cada una de esas calorías suministre el cóctel de nutrientes más completo posible. Eso significa decirle adiós a la poco nutritiva comida rápida, la comida procesada, el alcohol, los dulces y pasteles, y basar la mayor parte de tu dieta en alimentos integrales, legumbres, fruta y verdura. Una dieta rica en nutrientes y baja en calorías limita la cantidad de radicales libres generados y proporciona grandes cantidades de antioxidantes que neutralizan los efectos de los radicales libres en el cuerpo.

Otra Idea Más…

¿No estás seguro del tipo de alimentos que te convienen? Revisa en Curadas un interesante artículo sobre los alimentos que debes evitar y por qué, haciendo clic Aquí

Estudios recientes han demostrado que se puede retrasar el envejecimiento mediante el ayuno. Se sabe que ayunar produce un estrés moderado, lo que dispara la producción de las sustancias llamadas proteínas resistentes al estrés, que son también inmunes a la enfermedad. Además, aumenta la producción de una sustancia química en el cerebro que potencia el aprendizaje, la memoria, el crecimiento y la supervivencia de las células nerviosas.

Puedes conseguir estos efectos tomando unas quinientas o seiscientas calorías un día a la semana o cada quince días: Tan simple como hacer una sola comida al día. Pero no significa que el resto de la semana tenga que ser un no parar de tomar comida basura: Eso daría al traste con todos tus esfuerzos. Procura que el grueso de tu dieta esté compuesto de frutas, verduras, alimentos integrales, frutos secos, soya, aceite de oliva, carnes magras, pescado y productos lácteos descremados.

La Frase:

«Hara Hachi Bu»

Un ejemplo de la sabiduría popular de Okinawa que significa «Come hasta llenar sólo ocho partes».

 

 

 

Tomado de: «¿Se Acabó el Pastel?» por Sally Brown. En: Vive más y Mejor. Técnicas anti-ageing para conservar la salud y la juventud, de la colección 52 Ideas Brillantes de la Editorial Nowtilus, Madrid 2005.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog