Respira mejor y expande tu vitalidad
Respira mejor y expande tu vitalidad

Respirar es vida: Si mejoras tu respiración, expandes tu vitalidad.

3 minutos de lectura

Hay algo que puedes hacer para retrasar el envejecimiento desde ya mismo. Respirar profundamente.

Algunos de los efectos del envejecimiento son inevitables; están ahí cada vez que te miras en el espejo. Otros son fáciles de pasar por alto.

Debemos aprender a respirar mejor. Respiramos una media de veinte mil veces al día. se piensa que a medida que nos hacemos mayores, la mayoría de nosotros experimentamos una reducción de un veinte por ciento en los niveles de oxígeno en sangre provocada por malos hábitos al respirar. Y como todas las células del cuerpo dependen del oxígeno para vivir, eso tiene un gran efecto en nuestra salud y en la velocidad a la que envejecemos.

Probablemente ni siquiera te has dado cuenta de que tuvieras «una forma» de respirar. Es algo que hacemos la mayor parte de las veces sin pensar. Pero la combinación de una mala postura y músculos débiles o rígidos alrededor de los pulmones puede disminuir la cantidad de oxígeno que tomamos.

El resultado es una manera de respirar a base de respiraciones superficiales llamadas hiperventilaciones. Puedes estar hiperventilando si tu pecho, en lugar de tu abdomen, se mueve con cada respiración, si respiras más rápido de lo normal (más de catorce respiraciones por minuto) o tienes tendencia a tomar una buena bocanada de aire antes de hablar, retienes el aire en medio de una conversación o suspiras o bostezas con frecuencia y de manera inconsciente durante el día.

Una Buena Idea…

¿Quieres saber lo profundamente que respiras? Pon tus manos sobre el abdomen, justo debajo de la caja torácica, mientras tomas aire. Si estás respirando profundamente, tus manos se moverán a medida que tu estómago se expande. Todos nacemos respirando así, observa a un niño durmiendo y verás como sube y baja su estómago, pero nuestra respiración se vuelve más superficial a medida que envejecemos. Cuando los pulmones se llenan a su capacidad máxima empujan el diafragma, lo cual hace que el estómago se expanda ligeramente. Si tus manos no se mueven, entonces respira más profundamente y más despacio hasta que lo hagan. Haz este ejercicio de manera regular hasta que se vuelva algo natural.

Si se trata de un hábito que tienes desde hace mucho tiempo, puede ser que ni siquiera notes los efectos. Pero se piensa que el uso excesivo de los músculos del pecho y del cuello por respirar de esta manera puede provocar tensión y dolor muscular. La hiperventilación puede también conllevar bajos niveles de dióxido de carbono en la sangre, lo cual está ligado a un ritmo cardíaco irregular, y el hecho de que no llegue suficiente oxígeno al cerebro puede hacerte sentir cansado, olvidadizo e irritable. Las personas que hiperventilan también tienden a tener una tensión arterial alta e incluso hay una teoría, aunque no apoyada por la `profesión médica, que defiende que la hiperventilación desencadena ataques de asma: si respiras con demasiada frecuencia, expulsas demasiado dióxido de carbono lo cual provoca espasmos en las vías respiratorias de tus pulmones, desencadenando los síntomas del asma.

La hiperventilación sí tiene un propósito útil: Es parte de la respuesta de lucha o huida diseñada para ayudarnos a escapar del peligro. Pero hiperventilar constantemente significa que estás constantemente mandándole al cuerpo señales de que está bajo estrés. Esto no es sólo desastroso para el sistema inmunológico, puede también desatar ataques de pánico.

Otra Idea Más…

Muchas clases de yoga se concentran en mejorar la respiración. (Artículo del Yoga)

Pero es posible reentrenar tus hábitos respiratorios. Llevará tiempo cambiar un hábito de toda la vida, así que no esperes resultados instantáneos. Empieza por intentar disminuir conscientemente el ritmo de tu respiración de manera que hagas unas diez o doce respiraciones por minuto. La acción de respirar debería localizarse en tu diafragma, no en tu pecho; el pecho apenas debería moverse. Y cuida también tu postura, es difícil respirar bien si no estás derecho. Ponerse derecho, con los hombros hacia atrás, abre automáticamente la zona del pecho. Muchas personas descubren que aprender la Técnica de Alexander para mejorar la postura también tiene un gran efecto sobre la respiración, y por eso es tan popular entre los actores. También podrías ir a clases de canto, aprender a respirar desde el diafragma es una parte esencial de las mismas. ¡Quién sabe, además de sentirte más tranquilo y con más energía puedes descubrir que tienes un nuevo talento!.

La Frase:

«Vive más el que más aire respira».

Elizabeth Barrett Browning

 

Tomado de: «El aliento de la vida» por Sally Brown. En: Vive más y Mejor. Técnicas anti-ageing para conservar la salud y la juventud, de la colección 52 Ideas Brillantes de la Editorial Nowtilus, Madrid 2005.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog