El Cl-Audio de Nazoa: Cosas que todos saben de ti (menos tu)

/
2 minutos de lectura

[et_pb_section fb_built=»1″ _builder_version=»3.22″ fb_built=»1″ _i=»0″ _address=»0″][et_pb_row _builder_version=»3.25″ background_size=»initial» background_position=»top_left» background_repeat=»repeat» _i=»0″ _address=»0.0″][et_pb_column type=»4_4″ _builder_version=»3.25″ custom_padding=»|||» _i=»0″ _address=»0.0.0″ custom_padding__hover=»|||»][et_pb_text admin_label=»Texto Intro» _builder_version=»3.29.3″ background_size=»initial» background_position=»top_left» background_repeat=»repeat» _i=»0″ _address=»0.0.0.0″]

El Cl-audio de Nazoa: Lo que todo el mundo sabe de uno, menos uno.

Hay situaciones y condiciones traicioneras para su portador. Ten miedo, mucho miedo, porque la estás embarrando y no tienes ni la menor idea.

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»Audio» _builder_version=»3.29.3″ background_size=»initial» background_position=»top_left» background_repeat=»repeat» _i=»1″ _address=»0.0.0.1″]

[/et_pb_text][et_pb_button button_url=»mailto:[email protected]» button_text=»Recibir Curadas en tu correo» admin_label=»Botón recibir Curadas» _builder_version=»3.29.3″ custom_button=»on» button_bg_color=»#0C71C3″ button_border_width=»0px» button_border_radius=»10px» background_layout=»dark» button_bg_enable_color=»on» _i=»2″ _address=»0.0.0.2″][/et_pb_button][et_pb_text admin_label=»Artículo» _builder_version=»3.29.3″ hover_enabled=»0″ _i=»3″ _address=»0.0.0.3″]

En la vida hay cosas que dan miedo, como los fantasmas, cosas que dan más miedo, como los malandros, y cosas que dan más miedo todavía: las que no sabemos si nos están pasando o no.

Son situaciones, circunstancias o condiciones que comúnmente notamos en los demás, pero rara vez vemos en nosotros mismos.

A veces tenemos mal aliento y no lo sabemos, aunque la boca está justo debajo de la nariz.

Somos víctimas de la infidelidad y vecinos, amigos y hasta algunos familiares lo saben y no nos dicen nada. Claro, es que lo peor de ser el venado es no saberlo mientras todos lo saben.

¿Cómo saber si somos «mala cama» si nuestra pareja no nos dice nada? (quizá nuestra pareja tampoco lo sabe)

Hay vecinos que cuando abren la puerta de su casa dejan salir un olor desagradable y parecen no saberlo. Pero si ellos no saben que su casa está hedionda, ¿cómo sabemos que la nuestra no lo está? Quizá lo está pero estamos tan acostumbrados al mal olor que no nos damos cuenta. Como la gente que tiene un perro mal bañado o un gato «hueleroso» a miao no lo saben.

También pasa que tenemos un moco guindando, una lagaña, o un pedazo de caraota o de tomate en un diente y todos nos ven y nadie nos dice nada.

Ten miedo, ten mucho miedo, doble chequéate, porque la vergüenza, la discreción y la incomodidad serán más fuertes que la sinceridad y hasta tus más fieles amigos te dejarán andar por ahí con la bragueta abierta.

¿Qué cosa vergonzosa de este tipo te ha pasado o a un conocido? Cuéntanos en los comentarios para aprender y cuidarnos.

[/et_pb_text][et_pb_comments _builder_version=»3.29.3″ _i=»4″ _address=»0.0.0.4″][/et_pb_comments][et_pb_image src=»https://curadas.com/wp-content/uploads/2019/09/claudio-cosas-que-los-demas-saben-de-ti.jpg» _builder_version=»3.29.3″ _i=»5″ _address=»0.0.0.5″][/et_pb_image][et_pb_button button_url=»mailto:[email protected]» button_text=»Recibir Curadas en tu correo» admin_label=»Botón recibir Curadas» _builder_version=»3.29.3″ custom_button=»on» button_bg_color=»#0C71C3″ button_border_width=»0px» button_border_radius=»10px» background_layout=»dark» button_bg_enable_color=»on» _i=»6″ _address=»0.0.0.6″][/et_pb_button][et_pb_blog include_categories=»12036″ _builder_version=»3.29.3″ _i=»7″ _address=»0.0.0.7″][/et_pb_blog][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

6 Comments

  1. Los pelos que se salen de la nariz, común en hombres maduros, también son algo desagradable y el portador no se da cuenta.

    Una buena recomendación es hacer un chequeo básico de aseo personal antes de salir de casa:

    – Uñas bien cortadas y limpias.
    – Cara lavada, sin lagañas.
    – Dientes cepillados.
    – Orejas afeitadas, limpias, cero cera o cerumen.
    – Pelos de la nariz podados.

    Todo lo que tenga que ver con aseo personal es más grave que descuidos menores como la bragueta abierta.

    • Pensar que son solo los gordos es inocentemente optimista. Todos tenemos mal olor o al menos un olor característico cuando estamos sudados o venimos de una caminata. Pero precisamente es el punto: crees que hueles bien sudado o después de caminar, tu crees, uno cree, pero los demás saben que no es así. A los demás sí les pega el hedor.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog