El país debe aproximadamente 185.000 millones de dólares, y expertos coinciden en que, con las condiciones económicas del país es imposible saldarlos. Además, hay que priorizar el problema humanitario.


La crisis que afronta Venezuela desde hace años y que ha desembocado en problemas humanitarios, económicos y de política internacional no es ninguna novedad.

Sin embargo, el problema de la deuda que el régimen venezolano anunció que renegociaría, tras un fallido proceso impulsado hace dos años, puso de nuevo en el mapa otro de las grandes presiones que debe afrontar el país.

Estas son las claves para entender en qué va la deuda de Venezuela, que alcanza los 185.000 millones de dólares.

Un informe que realizó la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) en 2018 indica que la contracción de la actividad económica, la creciente inflación y la merma en la capacidad productiva de Petróleos de Venezuela S.A afectaron las finanzas públicas de Venezuela, que pese a la recuperación experimentada por el precio del petróleo en 2017 y en los primeros meses de 2018, todavía requiere de un elevado financiamiento del Banco Central de Venezuela.

Giovanni Reyes, profesor de la Escuela de Administración de la Universidad del Rosario, indica que es muy difícil dar una cifra exacta porque no se conocen informes oficiales que confirmen el monto de cuánto debe Venezuela. Sin embargo, se calcula que ronda los 185.000 millones de dólares.

Reyes afirma que los dos países con los cuales Venezuela mantiene una alta deuda son Rusia y China.

El Centro para los Estudios Internacionales y Estratégicos de Washington (CSIS, por sus siglas en inglés), afirma que Venezuela ha sido, con aproximadamente 62.000 millones de dólares, el principal receptor de fondos chinos de América Latina.

Video insertado
Venezuela efectuó su más reciente pago de deuda a Rusia en virtud de un acuerdo de reestructuración de 3.150 millones de dólares en rublos, después de que las sanciones de Estados Unidos le impidieron transacciones en dólares.

Si bien las medidas del Departamento del Tesoro impiden que Venezuela pague la deuda por medios tradicionales, Maduro dijo que su régimen tiene alternativas, como las criptomonedas.

«Estamos renegociando cómo pagar», dijo en conferencia de prensa en Caracas. «Hay otras formulas para pagar, y es lo que estamos usando, porque nuestro sistema de pago funciona perfectamente en China y Rusia», afirmó.

¿Cuáles son los antecedentes de esa deuda?

Reyes señaló que la deuda de Venezuela entre 2008 y 2009 no era tan alarmante y rondaba los 50.000 millones de dólares. Sin embargo, el analista afirmó que en los tiempos cuando las exportaciones internacionales de materia prima de América Latina tenían precios altos y favorables para la región, Venezuela no se concentró en pagar la deuda, sino en continuar el endeudamiento para no devaluar su moneda.

Luego de la muerte del  presidente Hugo Chávez en 2013, Maduro asumió una política económica caracterizada por un mayor endeudamiento para compensar las obligaciones adquiridas por los bajos ingresos que registra el petrolero.

La Cepal afirma que 2017 fue un año crítico para la economía venezolana, que reflejaba la gravedad de la deuda adquirida.

El informe de ese organismo establece que el PIB de Venezuela cayó por cuarto año consecutivo en 2017 y la producción de crudo disminuyó 13,7%, si se comparan los niveles de producción petrolera que fuentes secundarias dieron a conocer a la Organización de Países Exportadores de Petróleo en diciembre de 2016 y en diciembre de 2017.

En el caso de la producción de crudo venezolano, este sería el tercer año con caídas desde 2013. En 2017 también se aceleró la inflación, por lo cual la economía atravesó su primer episodio multianual de inflación de tres o más dígitos.

El régimen venezolano entró en incumplimiento de pagos desde 2017. . .


 

 

 

Continuar leyendo Vía EL NACIONAL.

Compartir en: