Memoria a largo y a corto plazo
Memoria a largo y a corto plazo

Memoria: Conozca la forma en que usted recuerda… y olvida (Parte II)

2 minutos de lectura

Memoria a corto plazo frente a memoria de largo plazo

La memoria explícita puede ser a corto plazo (desde segundos a horas) o a largo plazo (desde días a años). La memoria a corto plazo tiene una capacidad limitada pero la de largo plazo tiene gran cantidad de espacio de disco duro disponible para almacenar datos, cosa que ilustra un ejemplo sencillo:

Es posible que le sea difícil repetir más de dos números de teléfonos nuevos que le hayan recitado consecutivamente, pero puede recordar con facilidad varios números de teléfono que se encuentran almacenados a largo plazo en su cerebro. Este simple hecho le dice que los mecanismos con los que su cerebro almacena memorias o recuerdos a corto y a largo plazo tienen que ser diferentes.

Hipocampo: La gran estación central de la memoria

El hipocampo es una estructura en forma de ala, de una pulgada de largo que constituye la parte interior del lóbulo temporal que es una estructura mayor, del tamaño de un kiwi grande o de una ciruela oblonga, que se proyecta desde la parte inferior frontal del cerebro y que yace justo debajo del lado, o sien, de la frente.

El cerebro está dividido en dos grandes mitades, por lo que el hipocampo derecho forma parte del lóbulo temporal derecho y el hipocampo izquierdo forma parte del lóbulo temporal izquierdo.

Los impulsos nerviosos de nuestros sentidos pasan primero por un filtro que revisa la información e ignora lo que no es importante. Si la información sobrevive a ese primer baqueteo, es enviada a través de las células nerviosas al hipocampo y regiones que lo rodean.

Cada neurona especializada del hipocampo registra un elemento del hecho o acontecimiento y estas células nerviosas vinculan a todos los componentes y los unen para formar un vestigio compuesto de memoria.

Este vestigio de memoria se alberga en miles de células nerviosas, probablemente en las proteínas y los ácidos ribonucleicos (ARN).

La manera en que la memoria a corto plazo se convierte en memoria a largo plazo

Si la memoria o recuerdo tiene la suficiente importancia, o si el mismo acontecimiento se repite muchas veces durante un período largo, el vestigio de memoria a corto plazo que reside en estas células nerviosas del hipocampo es trasladado, al final, a un almacenamiento permanente a largo plazo.

El hipocampo tiene conexiones de banda ancha como si se tratara de fibra óptica en lugar del alambre de cobre habitual con los lóbulos frontales, en que se almacenan muchos recuerdos a largo plazo (algunos recuerdos de larga duración siguen en el hipocampo).

La red (Web) de la memoria

Cada memoria o recuerdo es una red compleja de material que mezcla hechos, sensaciones y emociones. Cuando una emoción fuerte acompaña a un acontecimiento, se libera más cantidad de los transmisores químicos que comunican a las células nerviosas para ayudarles a formar los recuerdos.

Los estados emocionales representan una pista ambiental «interna» importante para la memoria.

Piense en los recuerdos cargados de emoción que inundaron su mente cuando le entregaron su título universitario, cuando se casó, cuando tuvo conflictos importantes con familiares o cuando perdió a alguien muy cercano. Estos recuerdos quedan incrustados para siempre en su cerebro, listos para ser recuperados siempre que se presente la ocasión.

Por otro lado, sólo recordamos fragmentos de acontecimientos menos importantes y menos emocionales, como los detalles de un aburrido viaje o reunión de negocios; los hilos de la telaraña se han roto por culpa de la falta de interés y por no utilizarlos.

Con el tiempo, la memoria a largo plazo o de larga duración tiene tendencia a ser empujada desde el consciente al subconsciente. Pero una sencilla pista, una asociación rara de ideas, o un encuentro casual pueden activar la telaraña dormida y disparar los circuitos neuronales, resucitando esa memoria a largo plazo que parecía que se hubiera evaporado de su mente.

 

 

 

Lea en Curadas el artículo previo sobre este tema, haciendo clic AQUÍ

Wikipedia

Tomado de: «La manera en que su memoria recuerda… y olvida« por: D.P. Devanand. En: Cómo potenciar su memoria de la Editorial AMAT, Barcelona -España, 2008.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog