Embajada de Venezuela en Bolivia, por medio de su encargada, Crisbeylee González, habría denunciado un ataque con “Dinamita” a la sede diplomática publicaron medios de comunicación del régimen.

Justo después de la renuncia de Evo Morales a la presidencia de Bolivia, al parecer se produjeron los ataques que, también se hicieron a la sede diplomática de Cuba.

González aseguró que fueron asechados a pesar de que el mismo Evo Morales, pidiera que cesara la violencia en las calles de Bolivia.

“Con dinamita, encapuchados con escudos han tomado la embajada de Venezuela en Bolivia. Estamos bien y a resguardo, pero quieren hacer una masacre con nosotros. Ayúdennos a denunciar esta barbarie”, dijo la diplomática.

Vale mencionar que esta línea de información solo se ha publicado por los medios de comunicación afectos al régimen de Maduro.

Al parecer, Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, habría conformado la situación.

Por otro lado, miembros del cuerpo diplomático de la isla de Cuba denunciaron asedio por parte de miembros de la oposición que colocó carteles a las afueras de la sede de Cuba.

Sin embargo, según algunas cuentas de la red social Twitter, anunciaron que el supuesto ataque, no es más que una protesta a las afueras de las embajadas que piden libertad de la opresión comunista a estos países.

La renuncia del presidente Evo Morales después de tres semanas de protestas contra su controvertida reelección y la pérdida del apoyo de las Fuerzas Armadas se celebró en las calles en medio de la incertidumbre sobre quién tomará el poder en el país y los arrestos de las autoridades electorales.

«Renuncio a mi cargo de presidente para que (Carlos) Mesa y (Luis Fernando) Camacho no continúen persiguiendo a los líderes sociales», dijo Morales en Cochabamba en un discurso televisado en referencia a los líderes opositores que convocaron protestas desde el día siguiente a las elecciones del 20 de octubre.

El primer presidente indígena de Bolivia, forjado políticamente como líder sindical, defendió su legado, que según él llevó el progreso económico y social a uno de los países más pobres de América Latina.

«Nos vamos de Bolivia con muchos logros sociales», dijo el presidente de 60 años en su mensaje de renuncia.

Redacción Curadas.

Compartir en: