Copa Davis Así es la revolucionaria Copa Davis de Gerard Piqué

2 minutos de lectura

Siempre habrá un antes y un después de la nueva Copa Davis, que se estrena desde hoy y se alargará toda la semana en la Caja Mágica. Atrás queda ya la primera edición de 1900.

Las series con el factor campo, para determinar al campeón de la máxima competición por países, dan paso a una sede neutral -durante dos años Madrid- que reúne a 18 equipos. Estos están divididos en seis grupos de tres.

Los primeros de cada uno de los round robin y los dos mejores segundos se cruzarán a partir del viernes en los cuartos. La historia del torneo estará presente porque en liza aparecen las grandes potencias del deporte de la raqueta y que más veces han comido de la Ensaladera de plata.

Estados Unidos, con 32 entorchados, es siempre un rival a tener en cuenta por su bagaje y experiencia. Su capitán Mardy Fish ha mezclado juventud con veteranía. Incluso se ha permitido el lujo de convocar a Jack Sock, que actualmente no tiene un solo punto ATP pero que hace dos años era, al mismo tiempo, Top10 en individuales y en dobles.

A los yanquis les sigue en el palmarés Australia (28), Gran Bretaña (10) y Francia (10). Todos ellos estarán con ganas de ganar y presentando sus mejores formaciones. No ha habido una sola fuga de talentos por el prestigio de la competición. Lleyton Hewitt, seleccionador aussie, ha llegado a convencer hasta a Nick Kyrgios para unirse a la causa.

El díscolo tenista de Canberra se ha recuperado a tiempo de la lesión de clavícula que le ausentó de casi toda la gira asiática. Cuando parecía que no volvería a jugar este año, ha dado un paso adelante. El imperio británico se ha encontrado, sin esperarlo, con la presencia en sus filas de Andy Murray, recuperado de la lesión de cadera que estuvo cerca de costarle la retirada a principios de enero.

El número uno inglés llega descansado porque no ha vuelto a saltar a una pista en competición oficial desde que levantó el título en Amberes el pasado 20 de octubre. Si hay una formación que es fiable cuando defiende la bandera es la Francia de Sebastian Grosjean.

A pesar de la baja por lesión de Lucas Pouille, cuentan en sus filas con los dos mejores jugadores galos de la última década: Gael Monfils y Jo-Wilfried Tsonga. Monfils, además, llega bien entrenado porque ha estado en la Copa Masters de Londres como segundo reserva.

El punto del dobles, probablemente el peor maltratado antes cuando el formato era a cinco partidos, cuatro de ellos individuales, se convierte en fundamental. La constelación de doblistas de primer nivel así lo ratifica. De los diez primeros del ranking, siete estarán en la Davis, además de Nicolas Mahut y Pierre Hugues Herbet, maestros ATP.

 

Vía MARCA

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog