Científicos crean el Cocristal, un nuevo tipo de "mineral" extraterrestre
Científicos crean el Cocristal, un nuevo tipo de "mineral" extraterrestre

Científicos crean el Cocristal, un nuevo tipo de «mineral» extraterrestre

/
3 minutos de lectura

Estudiando cómo se mezclan y cristalizan el acetileno y el butano, dos compuestos que probablemente sean comunes en Titán, los investigadores descubrieron un «mineral» desconocido que podría ser abundante en la luna.

El último facsímil de Titán que ha creado el equipo está causando sensación: mezclando acetileno y butano de forma novedosa, han creado un tipo de «mineral» desconocido.

Morgan Cable recrea entornos alienígenas en miniatura. Puede fabricar un lago del tamaño de un vaso de chupito, desencadenar chorritos de lluvia e improvisar otras maravillas para imitar la superficie de Titán, la luna de Saturno. En este mundo lejano, las temperaturas descienden a cientos de grados bajo cero y los ríos de etano y metano líquido esculpen valles en un paisaje gélido de hielo de agua.

«En cierto modo, podemos tocar Titán en el laboratorio aunque se encuentre a millones de kilómetros», afirma Cable, científica del grupo de astrobiología y planetas oceánicos del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA.

Aunque llevan años trabajando con este tipo de reconstrucciones de mundos en miniatura, el último facsímil de Titán que ha creado el equipo está causando sensación: mezclando acetileno y butano de forma novedosa, han creado un tipo de «mineral» desconocido. La nueva sustancia no entraría en la definición de mineral terrestre, ya que habría que confirmar que puede formarse en la naturaleza. Es más bien lo que técnicamente llaman «cocristal».

Es improbable que este mineral pueda formarse de forma natural en la Tierra, pero podría ser abundante en la superficie con hidrocarburos de Titán, según informan los científicos en la revista ACS Earth and Space Chemistry. De ser así, el descubrimiento ofrece nuevas vías para investigar la evolución y los entornos de esta luna intrigante e incluso su potencial para albergar vida diferente a la observada en la Tierra.

«Cruzamos los dedos para que acabara haciendo algo interesante», cuenta Cable sobre el experimento.

Combinando sustancias de Titán

Hace años, Cable y sus colegas empezaron a leer acerca de las curiosas formaciones en torno a los lagos de hidrocarburos de Titán. Los datos de la misión Cassini de la NASA a Saturno sugerían que, cuando los lagos se secan, queda una sustancia misteriosa parecida al anillo espumoso que queda cuando se vacía una bañera. El equipo se preguntó de qué estarían compuestos esos restos.

Los investigadores partieron de la idea de que debía de ser la sustancia menos soluble en los lagos de metano y etano de Titán. Así que se centraron en el benceno y el etano, que se resisten a mezclarse como el aceite y el agua. Su razonamiento fue el siguiente: si parte del líquido del lago se evaporase, el benceno sería lo primero que quedaría.

En el laboratorio, la mezcla de ambos compuestos formó cristales. A continuación, el equipo disparó láseres a los cristales y documentó lo que se reflejaba, un método denominado espectroscopia Raman, que puede revelar información sobre las interacciones entre las moléculas y la naturaleza de sus vínculos químicos.

«Uno de mis colegas echó un vistazo al espectro y me dijo: “Mmm, qué raro”», recuerda Cable. Al parecer, el benceno se dispuso alrededor del etano formando un cristal orgánico insólito. Ante este alentador resultado, el equipo empezó a probar con otras combinaciones de sustancias de Titán para ver qué se formaba.

Para su último trabajo, recurrieron a dos sustancias que probablemente sean habituales en la superficie de la luna: el acetileno y el butano. Ambos compuestos son gaseosos a temperatura y presión ambiente, así que los bombearon en una pequeña cámara de congelación donde los gases se toparon con un portaobjetos frío. Allí se condensaron y se dispusieron en los nuevos cocristales.

El equipo también tenía curiosidad por comprobar la estabilidad de la sustancia con las temperaturas y las presiones de la superficie de Titán. Resulta que es bastante estable. Intentaron verter etano líquido sobre los cristales, como ocurriría durante un chaparrón en Titán, y los cocristales conservaron su estado sólido.

 

Continúe leyendo esta interesante investigación en   NATIONAL GEOGRAPHIC

1 Comment

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog