Max Perutz: Nobel de Química y padre de la biología molecular moderna
Max Perutz: Nobel de Química y padre de la biología molecular moderna

Max Perutz: Nobel de Química y padre de la biología molecular moderna

/
3 minutos de lectura

Max Perutz dejó una marca indeleble en la historia de la ciencia

El ganador del Nobel de Química en 1962 mostró por primera vez cómo se ve una proteína y fundó un laboratorio considerado un semillero de investigadores de prestigio mundial.

«Uno de los gigantes de la ciencia del siglo XX»: así es como Max Perutz ha sido descrito por otros científicos. Considerado una de las grandes figuras de la biología molecular moderna, su principal contribución fue solucionar la estructura de la hemoglobina, la enorme molécula que transporta oxígeno en el torrente sanguíneo. Por ello compartió el premio Nobel de Química en 1962.

Su logro allanó el camino para que otros científicos lograran descifrar las estructuras de otras grandes y complejas proteínas. Su papel en el desarrollo de la ciencia de la biología molecular fue fundamental y condujo directamente al surgimiento de la rama moderna de la biotecnología y a maneras más eficientes de crear y poner a prueba nuevos medicamentos.

«La biología moderna sería impensable sin el aporte pionero de Max», declaró Venki Ramakrishnan, biólogo molecular, presidente de la Royal Society, la Academia de Ciencias del Reino Unido, y ganador del Premio Nobel de Química 2009, que compartió con Thomas A. Steitz y Ada Yonath.

Entrevistado por el físico Brian Cox para la BBC, Ramakrishnan dijo que el trabajo de Max Perutz mostró por primera vez cómo se ve una proteína. «Eso nos ha dado una gran cantidad de información de cómo funcionan las moléculas biológicas, cómo funcionan las enzimas, cómo las moléculas se reconocen a sí mismas dentro de una célula», continuó.

Venki Ramakrishnan también destacó que Perutz fundó uno de los institutos de investigación más exitosos del mundo, el Laboratorio de Biología Molecular (LMB), en Cambridge, Reino Unido, un centro que presidió hasta 1979. El LMB se convirtió en un semillero de investigadores, produciendo más de una decena depremios Nobel hasta la fecha.

El secreto de la vida»

Max Ferdinand Perutz nació en Viena, Austria, el 19 de mayo de 1914. Allí estudió química inorgánica en la universidad y luego se trasladó a Reino Unido, en 1936, donde recibió un doctorado en la Universidad de Cambridge. Fue allí que Pertuz empezó a trabajar con John Desmond Bernal. pionero en el uso de cristalografía de rayos X para estudiar la estructura de proteínas, las masas moleculares que el cuerpo usa para su mantenimiento.

«Quería conocer el secreto de la vida», cuenta Ramakrishnan. Pero en esos años, «la molécula más grande que hasta entonces se había resuelto tenía menos de 100 átomos. Y lo que quería hacer era resolver la estructura de la hemoglobina, que contiene más de 20.000 átomos».

Para eso, Perutz contrató a un estudiante de posgrado que luego se convirtió en su colega, John Kendrew. Como no tenían una financiación estable, los dos construyeron una cabaña sobre un cobertizo de bicicletas en el patio del departamento de física de la Universidad de Cambridge y ahí fue donde Perutz y Kendrew iniciaron un trabajo investigativo que se extendió 23 años antes de resolver la estructura de la hemoglobina.

De «extranjero enemigo» a Nobel

La labor fue interrumpida por la Segunda Guerra Mundial y, según relata Ramakrishnan a la BBC, «como Perutz era considerado por el gobierno británico como un «extranjero enemigo», fue trasladado a un campo de confinamiento en Canadá.

Tuvo que ser solicitado de vuelta por su mentor John Desmond Bernal. Tras someterlo a una revisión de seguridad, el gobierno británico reportó que Perutz «parece en orden, excepto su conocida asociación con ese notorio comunista (Bernal)», cuenta Ramakrishnan.

Ya de regreso en Reino Unido, en 1953 Max Perutz logró resolver la compleja construcción de la hemoglobina y, en 1957, su colega John Kendrew, estableció la estructura de la más pequeña molécula de mioglobina, utilizando la metodología de Perutz.

Estos dos logros, en los que las primeras estructuras de las proteínas fueron resueltas, les mereció a Perutz y Kendrew el Nobel de química, en 1962. Fue un trabajo fundamental que creó toda la rama completa de la biología estructural.

 

Continúe leyendo esta interesante noticia en  BBC MUNDO

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog