En España se crean redes vecinales de solidaridad por el coronavirus
En España se crean redes vecinales de solidaridad por el coronavirus

En España se crean redes vecinales de solidaridad por el coronavirus

/
2 minutos de lectura

Para que no tengan que salir a la calle, se han creado redes vecinales en diferentes puntos de España. También están proliferando las iniciativas individuales

Los portales de los edificios han dejado de ser un lugar de paso para convertirse en una frontera inesperada, pero insalvable, para ancianos, mujeres embarazadas, inmunodeprimidos o vecinos con síntomas leves de gripe.

Sin embargo, son también el origen de redes vecinales creadas de urgencia en diferentes puntos de España, desde Madrid a Oviedo y La Rioja, para luchar contra el coronavirus. Gratis y de forma voluntaria.

«Vecinos/as. Me ofrezco para el cuidado de niños/as, traer compra o medicamentos. Debemos permanecer unidos. Cuenta con mi ayuda y no salgas de casa. Sandra, 3ºY». Este cartel figura en un edificio de la localidad de Aranjuez, al sur de la Comunidad de Madrid. Lo escribió Sandra Piñón, pero lo podrían firmar Camila, Luisa o Miguel, todos ellos dispuestos a apoyar a sus vecinos.

Lo que empezó como una idea individual, de Sandra y de los vecinos, se está convirtiendo en un sistema organizado, que reúne a más de medio millar de madrileños que actúan por distritos a través de grupos de Whatsapp.

En ellos explican dónde viven, qué disponibilidad tienen para ayudar y también qué respaldo necesitan.

Sandra Piñón, actriz, fue despedida el pasado lunes en el museo en el que trabajaba. Cuenta a Efe cómo, tras perder su empleo por el COVID-19 se preguntó cómo se iba a apañar y llegó a una conclusión: «Seguramente haya gente peor, menos mal que no tengo hijos».

Pensando en quienes no pueden costear a un ‘canguro’, el lunes por la tarde creó un grupo cuando se anunció el cierre de los colegios.

Lo formaban conocidos, pero rápidamente se desbordó. Cuando sumaban ya doscientas las personas apuntadas en un formulario, decidió que lo más práctico era dividirse por barrios, sobre todo para no viajar en transporte público.

En estos momentos hay grupos en barrios madrileños como Usera, Chamberí, Latina o Puente de Vallecas. Se están construyendo estos días, haciendo uso en gran medida de los colectivos organizados previamente, desde grupos feministas a ecologistas o agrupaciones vecinales.

En algunos Piñón indica cómo se han organizado hasta ahora: solo deben prestar ayuda personas que no estén en riesgo ni tengan síntomas y hay normas de seguridad para no contagiar a quienes están aislados: llamar al timbre y dejar la compra o los medicamentos en el felpudo, donde también se recupera el dinero de los recados.

En estas redes telemáticas, que se unen a las ofertas en plataformas de segunda mano o iniciativas como «Tienes Sal», algunas personas se plantean otros tipos de asistencia, como sacar a pasear a los perros de los ancianos o preparar concursos de dibujo telemáticos para los niños. Urgen tareas como imprimir panfletos para repartir en edificios y farmacias.

La dificultad ahora es llegar a quien lo necesita y no navega por las redes. «Tenemos localizadas algunas personas que conocemos, pero hay mucha gente a la que no. Hay que hacer un trabajo de campo desde cero, vamos a ir portal a portal y contactando con los pequeños comercios que son los que tienen la información», explica a Efe Miguel, miembro del grupo creado en Chamberí.

 

Continúe leyendo esta interesante noticia en   ABC

1 Comment

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog