Los venezolanos hemos estado soportando una guerra psicológica, en la que silenciosamente nuestra psiquis ha estado sometida a variables de carácter político, social, espiritual, cultural y por analogía, estudios internacionales desvelan que ahora la pandemia ha derivado en una influencia emocional negativa.

Para la psicóloga Mariana Hernández el cerco comunicacional al que estamos sometidos impide a los especialistas de la psicología hacer recomendaciones para el entretenimiento y la distracción de los ciudadanos bajo la condición actual de aislamiento social. “Hemos visto muchas personas consternadas, descompensadas al recibir la noticia de Directv; es una situación grave la cual no se le puede restar peso e importancia ya que se va normalizando estas cosas que nos van quitando poco a poco”.

Por su parte, Yorelis Acosta, psicóloga clínico y social, reconoce que desde el inicio de la pandemia Covid-19 o Virus Chino, los venezolanos hemos estado hiper informados, de los hechos y acontecimiento que se han dado «en efecto dominó», desde el oriente del planeta. Al manifestarse los primeros casos en nuestro país, generó además todos los padecimientos por servicios un estado demencial, en el que el cerebro en alerta, produjo efectos letales, aunado al confinamiento, como detonante para la depresión y la ansiedad durante la cuarentena.

“Desafortunadamente la lluvia de informaciones ha incrementado las afecciones de disociación psicótica y la situación de carácter psicológico que se ha venido incubando en los venezolanos, debido a variables entre la ilusión y la alegría”.

Al mismo tiempo, Mariana Hernández afirma que “los venezolanos estamos viviendo de manera intensa, se nos han arrebatado muchas cosas y la TV sobre todo para los niños era esencial. La salud mental del venezolano es deficiente, vivimos en un estado de constante carencia, nos falta agua, luz, gasolina tv; cada vez hay más testimonios más alarmantes. Incluso para nosotros los psicólogos es complicado recomendar algo, no nos podemos desligar de la realidad, siempre podemos trabajar los síntomas a nivel cognitivos y conductual, pero la realidad no la podemos negar”.

Hernández señaló que una vez pasada la pandemia, los venezolanos necesitarán apoyo clínico para tratar la salud mental; “ya se ven picos muy importantes de ansiedad y depresión, ya se ha advertido que este confinamiento prolongado traerá consecuencias importantes a nivel de trastornos mentales; el pronóstico es lamentable y deficiente para los venezolanos una vez superemos la pandemia”.

Yorelis Acosta, quien además es profesora de la Universidad Central de Venezuela indica que cuando se chequean estos casos, nos damos cuenta que es por el sufrimiento y las consecuencias que trae esta situación. No se trata de una persona aislada a la que le pasa esto, ya es una epidemia nacional porque se está generando una enfermedad mental, que ha provocado incluso el aumento de consultas psicológicas para tratar sus efectos.

La pandemia que agobia al mundo entero parece ser la máscara perfecta para que Nicolás Maduro y su régimen acosen, aun más, a la oposición venezolana. Para ello, no solo persiguen a políticos y activistas, sino que también hostigan a la prensa, añade.

El chavismo tiene dos enemigos claramente identificados: el Coronavirus y todo lo que no sea rojo… Maduro aprovecha esta emergencia global para cercar, acosar y atacar a la oposición y a la prensa libre. En Venezuela, al igual que en China, se censura toda la información relacionada al virus, que no venga por parte de fuentes oficiales. Tal como sucedió en el país asiático, el régimen de Nicolás Maduro, persigue y hostiga a todos los que revelen datos que ellos no manejen, puntualizó.

En la web

Compartir en: