Coronavirus: la «bomba de tiempo» para Venezuela que nadie ha podido desactivar

//
2 minutos de lectura

Los expertos, científicos y académicos en Venezuela han sido claro: en materia de coronavirus, «lo peor está por llegar».

Con América convertida en el epicentro mundial, mientras la vecina Brasil y otros países latinoamericanos transitan hacia la cima de su curva de contagios y Europa intenta poco a poco recuperar la normalidad, Venezuela ha evitado de momento un estallido que muchos expertos consideran inevitable.

El régimen ha reportado poco más de 1500 casos y 14 muertos, unas cifras muy por debajo de las de los países de su entorno.

El último estudio en dar la voz de alarma ha sido uno elaborado conjuntamente por la ONG Human Rights Watch y por los centros para Salud Pública y Derechos Humanos y para Salud Humanitaria de la Universidad Johns Hopkins, la institución que diseñó el mapa de seguimiento de la pandemia de referencia en todo el mundo.

Según el estudio, «la absoluta falta de preparación del sistema de salud venezolano» agrava el riesgo de propagación del virus en América Latina y hace necesario el envío urgente de ayuda humanitaria.

Sus conclusiones están basadas en el trabajo de un equipo de expertos que realizó entrevistas en profundidad a personal sanitario en 14 hospitales venezolanos, así como a trabajadores humanitarios y expertos en sanciones en los últimos meses, antes del inicio de la pandemia.

Delcy Rodríguez ha asegurado en cada intervención diaria que Venezuela tenía la menor tasa de fallecidos y contagiados del continente americano.

Pero en los últimos días, el informe diario ha recogido un incremento sostenido de los contagios.

Hay informes que indican que los casos reales son muchos más de los reportados por las autoridades y que la curva de los contagios podría aumentar pronunciadamente en las próximas semanas, poniendo al límite de sus capacidades a uno de los países más vulnerables, según Naciones Unidas.

De acuerdo a un reciente estudio de la Academia de Ciencias de Venezuela, el país debe prepararse para que el pico de la pandemia llegue entre los meses de junio y septiembre, con entre 1.000 y 4.000 nuevos casos diarios. El martes el gobierno informó de 34 contagios nuevos.

«En Venezuela, el desarrollo de la epidemia ha experimentado un retardo como consecuencia del confinamiento de la población en las fases iniciales del contagio. Sin embargo, no parece factible que la epidemia detenga su avance», señala el informe.

Falta de tests fiables

Desde que hace ya más de dos meses decretó una cuarentena nacional, el gobierno de Nicolás Maduro insiste en que lleva a cabo un «programa de despistaje masivo y personalizado».

El 28 de abril, el ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez afirmó que Venezuela «es el país de América Latina que más pruebas por millón de habitantes ha realizado», con más de 15.500.

Pero, de acuerdo con el informe de situación publicado el 22 de mayo por la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas, la inmensa mayoría de las pruebas realizadas por las autoridades venezolanas han sido tests rápidos «de sensibilidad limitada».

Solo un 2,3% habían sido pruebas PCR, las consideradas más fiables por la Organización Mundial de la Salud.

Una curva en ascenso

Aunque aún muy lejos de las cifras que reportan otros países de la región, la estadística venezolana de contagios empieza a engordar.

Después de casi dos meses dando un parte diario que casi nunca superó los 20 contagiados, en los últimos días se llegó incluso a superar el medio centenar.

Human Rights Watch y la Universidad Johns Hopkins han alertado del riesgo que supone el hacinamiento en las zonas populares y en las cárceles, y de la falta de agua en zonas de alta densidad.

Las interrupciones en el suministro de agua son frecuentes en muchas comunidades del país y sin agua resulta imposible seguir el consejo básico de lavarse las manos con frecuencia para prevenir los contagios.

Con información de la BBC

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog